•  |
  •  |
  • END

“Los morteros son parte de la tradición y la cultura nicaragüense; se utilizan hasta en las fiestas patronales. ¿Cómo vas a hacer para cambiar esa cultura? “Si no van a herir a otras personas, si no le van hacer daño a terceros, si el disparo es al aire, no le veo problema”, “Yo no he visto a nadie disparando morteros contra otros”. Ministro de Educación, Miguel De Castilla (19 de noviembre de 2009)

 Los morteros que se disparan siempre hacen daño, aún cuando no se dirigen contra alguien en especial: afectan en primer lugar a quien los hace explotar y a quienes están cerca; contaminan la atmósfera, por tanto nos afectan a todos y a todas; porque la contaminación no se detiene ante el militante de ningún partido ni de ninguna religión o cultura.

 El ruido afecta, además del oído, muchos órganos y funciones del organismo. Es contradictorio que mientras se hacen escuerzos por la salud, se afecte la salud con el ruido. No lo vemos, pero tenemos oídos e información para entenderlo. Ya llevo diez años escribiendo sobre esto. Y muchos medios han publicado sobre el tema.

 Hay muchas personas estresadas, mal de salud y a punto de estallar debido a las diferentes fuentes de ruido que los agraden. Y buscan quien los escuche y ayude: el Ministerio de Salud, el Ministerio del Ambiente, los juzgados, las alcaldías, los centros de Derechos Humanos, etc. Yo he creído que lo más eficaz es la educación ambiental, aunque sea a largo plazo. Quizás porque pienso como docente.  

La contaminación acústica debe integrarse en la educación ambiental, y  los morteros como una fuente de ruido. Es triste, muy triste, que quien dirige la educación, incluida la educación ambiental, se exprese de esa forma. Quiero creer que no lo dijo él, que fue otra persona con su rostro y su voz. El maestro De Castilla hizo, por un instante, que mis castillos (y de muchos más) fueran castillos en el aire: que algún día tendremos paz sonora. Hoy ha sido un día de duelo para mí. Y de mayor compromiso.

Mientras en otros países se está buscando formas de evitar y mitigar el deterioro ambiental, incluyendo la contaminación acústica, aquí estamos peleando por rotondas y contaminando más. Por mucho apoyo que nos den otros países, por mucho esfuerzo que hagamos por salir adelante, con actitudes como éstas seguiremos en lo mismo. Y heredaremos lo mismo: un país sumido en la pobreza y la violencia.  ¿Cómo podemos cambiar esto? Mediante la educación, con educación científica y en valores.

Es posible cambiar, pero “La verdadera dificultad, la que ha decepcionado a los sabios de todos los tiempos es esta: cómo hacer de la educación algo lo suficientemente poderoso en la vida para que su influencia resista la presión de las fuerzas psíquicas elementales del individuo.” Albert Einstein.