•  |
  •  |
  • END

“El derecho de acceso a agua constituye la base esencial del derecho a la vida. De allí se deriva la necesidad de luchar cotidianamente porque todas las personas tengan acceso a este líquido vital e imprescindible para la vida. (Coalición de Organizaciones por el derecho al agua)
El acceso a agua limpia es un derecho humano de todas las personas, sin distingo de edad, sexo, condición social, económica, pertenencia étnica, religiosa, ideológica o cualquier otra condición. Disfrutar de agua potable es un derecho humano que está relacionado e interconectado con el ejercicio y respeto del resto de derechos humanos reconocidos por la comunidad de naciones.

El agua es salud. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que 80% de todas las enfermedades son causadas por la falta de agua limpia en los países empobrecidos. Cuando las comunidades disponen de agua potable son comunidades sanas, el desabastecimiento de agua implica riesgos para la vida y la salud de los pueblos.

El agua es un bien común universal, un patrimonio de la humanidad. Si las sociedades siguen tratando el agua como una mercancía que se compra y se vende, se continuará privando a grandes conglomerados de la población a ejercer ese derecho fundamental y se atentará contra la existencia de los ecosistemas y la continuidad de la vida en el planeta. El agua no nos pertenece, es de la Madre Tierra, es su savia, su sangre.

El agua es el fundamento del desarrollo sostenible, en la medida que nos relacionemos con los depósitos de agua, los mantos acuíferos, las plataformas marítimas de forma respetuosa, racional y armónica dispondremos de una fuente esencial para la defensa de la soberanía nacional, una economía democrática, dinámica y autosustentable, calidad de vida, higiene comunitaria y un caudal para la energía, el turismo, la producción agrícola y las comunicaciones.

El agua es alimento y vida. La principal comida y el elemento fundamental para la existencia de la vida humana y de todas las formas de vida es el agua.

Desde niños y niñas en las escuelas nos enseñaron que somos el planeta azul porque la mayor parte de la Tierra está conformada del vital líquido. Hasta hace algunos años según el PNUMA, el agua cubre el 75% de la superficie terrestre; el 97,5% del agua es salada, sólo el 2,5% es dulce. Los casquetes de hielo y los glaciares contienen e1 74% del agua dulce del mundo. La mayor parte del resto se encuentra en las profundidades de la tierra o encapsulada en la tierra en forma de humedad. Sólo el 0,3% del agua dulce del mundo se encuentra en los ríos y lagos. Para uso humano se puede acceder, a menos del 1% del agua dulce superficial subterránea del planeta. (Angulo González Carlos).

Sin embargo, esta geografía global se va trastocando aceleradamente debido al cambio climático que está produciendo descongelamiento de los glaciares, desertificación de la tierra, subida de los niveles de los mares, muerte de los ríos y lagos, extinción de las corrientes de aguas del subsuelo.

Las naciones han tomado paulatinamente conciencia de que el agua se debe proteger y que es un derecho humano inalienable, irrenunciable y universal, por eso se han aprobado una serie de llamados y compromisos que estatuyen al agua como derecho humano.

Uno de esos llamados fue el que hizo en noviembre de 2002 el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (CDESC), de las Naciones Unidas; encargado de vigilar el cumplimiento del Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales (PIDESC) emitió la observación General Nº 15 sobre el cumplimiento de los artículos 11 y 12, del PIDESC, señalando de manera explícita el acceso al agua segura como un derecho humano fundamental.

El Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (CDESC), establece que “el derecho humano al agua es indispensable para llevar una vida en dignidad humana” y que éste es “un pre-requisito para la realización de otros derechos humanos”…Y que los países deben velar para que la población tenga progresivamente acceso al agua potable segura y a instalaciones de saneamiento, de forma equitativa y sin discriminación, adoptando estrategias y planes de acción nacionales que les permitan “aproximarse de forma rápida y eficaz a la realización total del derecho a tener agua”. Estas estrategias deben considerar componentes como la Disponibilidad, Calidad y Accesibilidad al agua.

A pesar de estos avances hay una movilización global para que Naciones Unidas apruebe una Convención sobre el Derecho al Agua, una de las personas que ha sistematizado la idea del proyecto es la canadiense Maude Barlow que cree que este instrumento normativo es necesario porque “sentaría el marco para que el agua se considere un bien social y cultural y no una mercancía. Al mismo tiempo, establecería el terreno legal indispensable para un sistema justo de distribución…. Una convención sobre el derecho al agua podría servir como un cuerpo coherente y común de reglas para todas las naciones y clarificaría que el rol del estado es proveer agua potable y accesible para todas las personas. La Convención sentaría también los principios y prioridades para el uso del agua en un mundo que está destruyendo la herencia de este recurso…”

El Movimiento Mundial por el Derecho al Agua y el Movimiento Nicaragüense por el derecho al agua nos han enseñado que Somos Agua y que todas las personas debemos aportar nuestra gota que debemos honrar el Agua como lo hacían todas las antiguas civilizaciones y como aún lo hacen los pueblos originarios en todo el planeta.

Nicaragua tiene 129,494 kilómetros cuadrados de territorio. De esta extensión aproximadamente el 15.0% de su superficie lo cubren cuerpos de agua: lagos, lagunas y ríos. Recordemos que nuestros antepasados entendieron que somos una nación de aguas, de ahí el nombre nuestro país.

En el país contamos con un marco jurídico que nos permite exigir, respetar y promover todos juntos al Agua como un derecho humano en septiembre de 2007 se aprobó la Ley No. 620 ó Ley General de Aguas Nacionales… en otra entrega discutiremos sobre esta Ley que tutela el derecho a la vida en Nicaragua… Nación de aguas, tierra de aguas…

*Activista de derechos humanos
* ccasaabierta@yahoo.com