• |
  • |
  • END

Obviando que la Ley 323 en sus normativas establece que cuando el Estado compre un bien que supere C$ 1,000,000 en su valor, tiene que informarlo a la Contraloría General de República (CGR), como asegurado y contribuyente activo del sistema de seguridad social, quisiera conocer, cómo se determinó el valor de compra de Laboratorios Ramos con fondos del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS).

Según afirmaciones del señor Roberto López Gómez, Presidente Ejecutivo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), el valor de la compra de Laboratorios Ramos fue por U$ 3,100,000 (tres millones cien mil dólares), desglosados en: U$ 1,200,000 para adquirir los pasivos de la sociedad, U$ 500,000 para los socios, U$ 1,200,000 pago de las acciones y U$ 200,000 más como garantía con 90 días prorrogables.

Muchas interrogantes por la compra con recursos de los asegurados, exceptuando que dicha compra brindaran “medicinas más baratas” al pueblo.

Es importante dejar claro que los métodos más utilizados para valorar empresas son: Descuento de Flujos de Caja (DFC) y Valores Comparables. Ambas metodologías deben conducir a un valor similar.

El método DFC tiene por objeto realizar una proyección financiera de la compañía con un horizonte temporal de cinco a diez años para que el análisis tenga consistencia y credibilidad.

La tasa de descuento que se aplica a ese flujo de caja recoge la estructura de capital, el coste de capital (WACC), el coste de los recursos propios y el coste de la deuda. Aplicamos esa tasa de descuento a los flujos de caja libre mediante el cálculo del VAN (actualización de los flujos). Estimamos y actualizamos un valor terminal (Gordon Shapiro) a partir del flujo de caja del último año proyectado que refleje el crecimiento futuro de la compañía. Deducimos la posición neta de tesorería, las inversiones financieras temporales y la deuda financiera neta (deuda a largo plazo y deuda bancaria a corto). Aplicando esta metodología obtenemos el valor del negocio y el valor de las acciones.

Como vemos, es un procedimiento complejo, sin embargo, es el método de valoración más utilizado y aceptado. ¿Se empleó DFC? Entonces, apremia conocer la tasa de descuento, el coste del capital (WACC) y evidentemente los flujos de caja libre, ya que reflejaría la rentabilidad y los beneficios reales posibles invertidos con fondos de los asegurados.

El otro método, Valores Comparables (VC), cuenta con dos versiones: Múltiplos de Cotización, que busca estimar el valor de la empresa comparándola con el valor de otras entidades de su mismo sector que cotizan en mercados organizados; y Múltiplos de Transacciones Comparables, que estudia el precio pagado en transacciones anteriores por compañías que se encuentran dentro de la misma actividad que la empresa objetivo, y que sirva como referencia de lo que podría llegar a pagarse por ella, normalmente aplicado en compañías no cotizadas.

Se aplicó el método de Valores Comparables, ¿cuáles fueron las empresas y los múltiplos de comparación? Y a partir de estos, ¿cómo se determinó el valor de Laboratorios Ramos? De forma sencilla, no pueden compararse peras con manzanas.

Para cada sector y actividad se debe identificar el método de valoración que mejor se ajusta a sus características. Cada método no premia por igual los mismos atributos de cada empresa.

El valor de compra no se fundamenta en lo que se hizo en el pasado ni en proyecciones de lo que se comprará en el futuro. Si se sale al mercado con esos planteamientos de valor sobre expectativas futuras, simplemente se hará el ridículo.

Aunque no se podrían mencionar todos los factores que finalmente influyen a la hora de valorar una empresa, lo que está claro es que el punto final lo marca el momento en el que las expectativas del vendedor coinciden con las del comprador, y viceversa.

Hoy en día los compradores no pagan por lo que valen las empresas actualmente sino por lo que valen más las sinergias fundamentalmente operativas y financieras que se pueden conseguir. Si añadimos a la coctelera, excedentes de liquidez, necesidades en algún caso de jugadores extranjeros de entrar en un mercado, tipos de interés y capacidades de apalancamiento, capacidad de negociación y otras series de factores hacen que últimamente sea complicado estimar a priori el precio final de una transacción, y no sea un proceso tan subjetivo como “medicinas más baratas para el pueblo”, ya que si son fondos de los asegurados, tenemos derecho a conocer detalles de nuestra inversión.

A partir de estas preguntas, se derivan otras cuya principal respuesta o justificación sería “medicinas más baratas para el pueblo”.