•  |
  •  |
  • END

Mucho se ha discutido en este último par de meses sobre esta ley, centrando quizás equivocadament0e la discusión sobre el tema de las riñas de gallos, cuando en esencia, ésta es una ley regulatoria de todo tipo de animales, y de las relaciones entre estos y los seres humanos.

La tozudez inquebrantable de los apostadores de galleras nos ha hecho desviar la atención de lo esencial, a la vez que han desinformado a la población tremendamente acerca de los objetivos y alcances de la ley.

Antes que nada, vayamos a las generales de la ley, ¿por qué es que se hace todo esto? ¿Es acaso un invento de un par de esclarecidos o es algo que está pasando en todo el mundo?
Pues les cuento que vivimos en un mundo y eras diferente, que más allá de la globalización, va cambiando, desarrollando nuevos conceptos y valores éticos y morales, y va comprendiendo los derechos mínimos e inherentes de las etnias, género, niños, familia, ambiente, animales, etc., existiendo una “Declaración Universal de Bienestar Animal”, promovida por la Sociedad Mundial de Protección Animal, de la que Nicaragua es signataria desde junio del año pasado.

Qué me dicen si les cuento que un par de semanas antes de fin de año, más concretamente el 18 de diciembre, ingresó al parlamento Catalán en España un Proyecto de Ley para Prohibir las Corridas de Toros. Corridas que ya están prohibidas desde 1991 en Islas Canarias y que no se practican en Barcelona desde el año 2004, cuando el Ayuntamiento Barcelonés declaró Barcelona: “Ciudad Antitaurina”, sí señor, las “Corridas de Toros”, y me vienen aquí a hablar de tradición cultural.

En España y el resto de los países europeos, así como en Estados Unidos, y la mayoría de los países de América del Sur están prohibidas las riñas de gallo y las de perro, así como de cualquier tipo de animal.

Señores, el mundo está cambiando y es un hecho. La gente está cansada de los desmanes y del maltrato hacia los animales.

El proyecto de ley que existe en Nicaragua, ya presentado en la Asamblea y debatido en el seno de la Comisión de Medioambiente, define antes que nada que se entiende por bienestar y por maltrato animal, y qué animales se encuentran amparados bajo la ley… señores, seamos claros, las cucarachas y los zompopos no se protegen, son plagas. Se protege a los animales domésticos y a los animales silvestres entendiendo por sí a los vertebrados: aves, mamíferos, reptiles, anfibios y peces.

La ley plantea los derechos de los animales, propios de cada habitante de este mundo, más allá de que no sean seres pensantes o racionales como aducen algunos, tienen los mismos derechos que nosotros, al ser habitantes de un mismo planeta, de una misma tierra y muchos de ellos más antiguos que nosotros aún.

La ley regula las condiciones en que hay que mantener a los animales domésticos y qué significa maltrato. Y en esto comprende a los caballos (también los de carretones), los perros, los gatos, los cerdos, las aves y todos los animales domésticos y/o silvestres.

La ley establece la prohibición de mantener en los hogares animales que no estén admitidos convencionalmente como mascotas.

La ley establece y regula la experimentación, la utilización de animales con fines didácticos, el rol de las instituciones en estos aspectos.

La ley no está contra la matanza de animales para consumo, y en ningún lugar plantea que la gente deje de consumir res, cerdo o pollo, sino que regula el transporte, espera y muerte de los mismos en condiciones humanitarias.

La ley intenta regular los zoológicos y prohibir la exhibición de animales en circos.

La ley establece las competencias de las distintas organizaciones estatales y sociales en su ámbito.

Infelizmente, la Ley no cubre con su brazo protector a los gallos de riña, exceptuándolos. Pero nosotros pedimos, solicitamos y exigimos que por lo menos se prohíba el uso de navajas y se prohíban como en muchos países las apuestas. Veremos la intensidad de la cultura y la tradición sin apuestas en las turbias galleras.

La ley es un elemento necesario, en forma urgente, para regular la cohabitación natural entre el hombre y las especies, una herramienta formidable con la que podremos intentar vivir en paz y armonía todos aquellos que poblamos Nicaragua.


*Médico Veterinario
erimbaud@gmail.com