•  |
  •  |
  • END

Es un hecho que en la política no hay amigos, solo hay intereses. Los enemigos de ayer pueden ser los amigos de hoy y viceversa, y como decía mi padre, “el amor y el interés se fueron a pasear un día y pudo más el interés que el amor que le tenía”.

Dejando a un lado opiniones legales, equidad, justicia o moral en relación con la amnistía que ayer se pretendió aprobar por las fuerzas autollamadas democráticas de la asamblea, parece que para una bancadita con apenas diputados, la repartición de los panes esta antes que la amnistía o la discusión del decreto que mantiene en sus puestos a los miembro de la Corte Suprema de Justicia, Consejo Supremo Electoral y Contraloría y no se logró reunir quórum en la Asamblea Nacional. Todo está sujeto al número de panes recibidos en la repartición.

¿Cuál será la opinión del pueblo ante estos hechos?

De inmediato puse a trabajar mi compañía de “Censos y Estadísticas” e inicié una encuesta de opiniones. Entre mi “muestra” nacional elaborada para dichos censos y la cual consiste en mi secretaria, mi asistente, el conductor, el jardinero, mis dos empleadas domésticas, el que llega a lustrar mis zapatos, el panadero que pasa dejando el pan, los CPF de mi oficina, los de mi casa, los asociados de mi oficina, cuatro de mis amigos, el vendedor de lotería, los empleados de la tienda de mi señora y cuatro de mis clientes.

Todos ellos concuerdan con el Dr. Argüello Poessy en que los partidos políticos ya decidieron quiénes serían los nombrados y la sociedad civil lo único que ha hecho es aportar artistas para una telenovela en la cual sus directores y promotores ya saben cómo terminará.

Sabe usted cómo se desarrollan las telenovelas, me preguntaba un cliente, dueño de una agencia de publicidad. El Director conoce los primeros capítulos y el final de la serie. La parte de en medio la desarrollan dándole gusto semana a semana a las sugerencias de la teleaudiencia, pero el final no cambia. La única forma de suspender una serie de estas es que el “rating” de audiencia sea mínimo o sea que la oposición a ver dicho programa sea de tal magnitud que obligue a los promotores a suspenderla del aire, que es a como llaman el cancelar su proyección televisiva. Ya se le dio gusto a la sociedad civil para que mocione candidatos, pero de eso a que estos salgan electos al final de la telenovela, es casi como ir a la luna.

Opinan mis entrevistados que por la gobernabilidad del país, la estabilidad económica, el progreso, la paz, nadie quiere guerra, ni volver al pasado, se llegará a un acuerdo nacional en cuanto a que los nombramientos se efectúen en combo y saldrán electos en la Corte Suprema de Justicia, Consejo Supremo y Contraloría aquellos que entren en la repartición que harán el PLC, el FSLN y el MVE/pli.

Mi “muestra” no cree que el PLC y MVE, a pesar de la necesidad de pasar la amnistía, le den participación a la ALN en la repartición de los panes.- Sentí cierta fobia de los partidarios de los diferentes partidos, tanto de los de la mal llamada izquierda como de los de la derecha en contra de esta bancada de quien sienten que únicamente existen con el propósito de volverse pescadores y hacer realidad el refrán de “a rio revuelto ganancia de pescadores”.

Piensan que a la sociedad civil quizás le den un caramelo en el Consejo Supremo Electoral o la Contraloría y (agregado del suscrito), el Cosep se pronunciara con alegría triunfal diciendo que “al menos no todo el mundo fue reelecto”.- Ya esa alegría y euforia de la victoria se demostró al pasarse la reforma de la Ley de Equidad Fiscal y manifestar “por lo menos no se paso el proyecto inicial”.

En lo personal, yo creo que el costo político que pagarán el PLC y el FSLN de no cumplir con un buen porcentaje de las demandas de la sociedad civil será grande. Sobre todo el FSLN, que dentro de sus propuestas a ocupar cargos en el Consejo Supremo Electoral y la Contraloría lleva gente del liberalismo y las primeras y segundas generaciones del “hombre nuevo” del FSLN no entienden lo anterior. El nuevo sandinista, o de tercera generación, más fuerte con Daniel y más cosmopolita ideológicamente lo mira como algo normal. Su partido ya no es un partido con ideología, es un partido con chequera, buscando posicionamiento económico. Es el resultado del triunfo del pragmatismo. Como decía Guillermo Areas Rojas (q.e.p.d), no hay revolución que no se “aburguese”.

Referente a la amnistía para los dos líderes liberales, Alemán y Montealegre (listados por orden alfabético para no crear más rivalidades, acerca de quién es el Número Uno), mis entrevistados no entienden el porqué el apego de estos líderes a una amnistía, si la misma no tiene sentido alguno, pues si según ellos mismos la razón de no someterse a juicio es porque el poder judicial está en poder del partido “rojinegro”, de que sirve ésta si la semana entrante pueden ser acusados de algo nuevo.¿Se promulgará otra amnistía?

Aun si fuera aprobada por la Asamblea Nacional, ésta sería vetada por el Ejecutivo y casi seguro lloverían los amparos en contra de dicho acto haciendo imposible la vigencia de la misma. ¿Y el pacto? No dicen que ya está acordado que para 2011 los candidatos son el Dr. Alemán por el PLC y el Comandante Ortega por el FSLN. ¿Por qué desean echar preso al Dr. Alemán? ¿Qué hay detrás de todo esto? El pueblo está confundido.

Mis entrevistados son del sentir que la única forma de dejar estos juegos de guerra política o como se les quiera llamar, es que el Dr. Alemán y Montealegre, enfrenten con valor las acusaciones de las cuales son objeto. Es la única manera que miran salir victorioso al Dr. Alemán y recuperar su liderazgo nacional e invertir la tendencia al “capricho suicida” que demuestra la población de abstenerse en una votación sí él corre como candidato y al Dr. Montealegre, como única forma de recuperar sus legiones de seguidores perdidos por sus desaciertos políticos y recuperar su oportunidad de ser candidato a la Presidencia de la República dentro de un conglomerado de unidad opositora.

De lo contrario consideran que políticamente una amnistía los convierte en perdedores. La verdad es que muy pocas organizaciones de la sociedad civil se han pronunciado a favor de la amnistía.

El Dr. Alemán es quien más necesita de “obras y no palabras en estos momentos” pues cualquier actitud que trasmita la percepción de incumplimiento de los acuerdos de Metrocentro de parte del PLC, por equivocación al pulsar los botones de votación, diputados ausentes, diputados abstencionistas o conversaciones a destiempo o fuera de lugar, únicamente serviría de estímulo al capricho suicida de aquellos que han decidido abstenerse de votar si él corre como candidato a la Presidencia.

Así piensan mis entrevistados. Sin entrar a juzgar a ningún candidato, ojalá todos los partidos, PLC, FSLN y MVE/pli se pongan de acuerdo y escojan a los mejores candidatos, pensando en patria y no en intereses de partido o personales.

gareas@cablenet.com.ni