•  |
  •  |
  • END

He venido siguiendo con mucha atención los acontecimientos políticos que poco a poco se han venido desarrollando en Nicaragua, y digo con mucha atención y objetividad, lo cual me ha caracterizado siempre en mis análisis, a pesar de mis críticos; y enfocados de forma específica a las actuaciones del Poder Ejecutivo encabezado por el Excelentísimo e ilustrado Presidente de la República y su distinguida y muy presentable Primera dama.

Me imagino que muchos de los ciudadanos deseamos que este año fuese diferente al anterior, lo digo porque la mayoría ya estamos hasta la coronilla de las confrontaciones políticas, de la corrupción administrativa y del terrorismo de Estado que en política ya se ha consolidado en Nicaragua, en la Teoría Política actual las dictaduras ya no se miden con el esquema clásico de los años sesenta o setenta, se toman otros parámetros de carácter democráticos que tienen como base fundamental el respeto al Estado de derecho, por mucho que el único fundador sobreviviente del partido de gobierno, cada vez que sale de su sarcófago partidario, niegue a cada momento la existencia de esta nueva dictadura que nos oprima la dignidad nacional e internacional.

Es muy difícil entender que existan seres inteligentes dentro del mismo Frente Sandinista, de los cuales conozco a muchísimos y que son muy buenos amigos míos, que acepten de forma consciente semejante vorágine de corrupción, nepotismo y abusos del Poder que comete cada día el Presidente de la República y su familia real, es que me gustaría verles a la cara defendiendo semejantes barbaridades y degeneres que con una cara de palo y de caoba pura, la esposa del gobernante acepta como si de nada malo ocurriera con el descaro de tener a toda la familia “laborando” y succionando por ende lo que queda del presupuesto de los pobres del mundo.

La única comparación más cercana la podemos hacer con el Dictador Anastasio Somoza, para derrocarlo se derramó mucha sangre y en su momento hoy estos nuevos beneficiarios de las mieles del poder lo rechazaban a grito partido desde sus papeles de guerrilleros, parece que lejos de cambiar la historia, lo que hacen es empecinarse en repetirla, son muchos los elementos que los delatan, pero solo vamos a citar algunos como detalles ante algo que todos evidencian en nuestro país:

1. Confusión Estado-Partido: Somoza nunca tuvo ni la delicadeza ni la intención de separar sus funciones de líder del Partido Liberal Nacionalista frente a su posición de Presidente-Dictador de la República, eso es difícil e imposible para un megalómano que teme al siquiera pensar de no tener el control sobre todos los tejidos del poder dentro de su propio partido, no se puede mover una hoja sin que lo sepa o sin que lo apruebe, las rebeliones en la granja se pagan con la decapitación política, es exactamente lo que Ortega ha hecho con el ex alcalde de Managua o de las Ministras que hablaban demasiado o salían mas en la televisión que su propia mujer, ahora todos lo saben, apoyar al Presidente y mantener el trabajito, es callarse la boca lo más que se pueda, eso está más que confirmado, en resumen, el partido no sale de las manos y por ello me llevo la Presidencia a la casa. Empatado con Somoza.

2. Servilismo a las potencias extranjeras: durante toda su vida Somoza fue un fiel aliado, por no decir un perro fiel de los Estados Unidos, esta potencia le proveyó de asistencia militar y económica, tenía protagonismo ya que contaba con un padrino excelente, al final , según el propio Somoza, le traicionaron, bueno, en los conflictos internacionales de la época siempre le siguió en la dirección que le ordenaba su amo internacional, lo demostró en la segunda guerra mundial al declararle la guerra a Alemania, Ortega, igualando a Somoza, se ha sometido de forma servil a Hugo Chávez, no le importa quedar en ridículo al hacer cada declaración que motivada por los millones del petróleo le haga repetir su nuevo amo, es capaz de inventar ejércitos fantasmas llamados ejércitos de Generales locos por guerras que cuando eran jóvenes no tuvieron la oportunidad de volar tiros ni a los patos de un charco. Empatado con Somoza.

3. Administrar el país como una finca privada: Otra de las actuaciones típicas de los dictadores ha sido abusar del poder y cometiendo cada arbitrariedad en la administración del propio Estado, su enfermiza locura de poder no le deja diferenciar entre discrecionalidad y abuso, abusa de los fondos para actividades propias de su partido con tal de satisfacer su ego y ensalzar el culto a la personalidad copiado fielmente del modelo de Pol Pot, Kim Il Sum, Hitler o Musolini, (perdón si ofendo al Embajador exiliado), Somoza era un experto en llenar estadios deportivos en sus campañas o cuando estaba aburrido, a veces no importa de donde vengan los fondos, sean de los recursos propios del Estado o no, es un abuso porque nadie da nada gratis, en otras palabras siempre habrá algo a cambio y de forma concreta recibir fondos privados comprometen la institucionalidad de la figura Presidencial y que no pertenece al individuo que se encuentra ocupándola en ese momento. Para no quedarse atrás Ortega llenó el Estadio en honor a su líder Huguito, el mismo en que el Alcalde Nicho Marenco protestó contra el anterior dictador, pero en ese momento el Presidente utilizando fondos turbios y llenándolo de pobres desempleados que con tal de entrar gratis por agitar una bandera y gritar una que otra locura, fueron llevados para alabar a los nuevos dictadorzuelos de Latinoamérica. Empatado con Somoza.

4. Lo único que hace falta para estar parejos: hasta el momento están casi taco a taco, pero como sé que no se quiere dejar ganar por la historia, aunque esto signifique repetir lo más trillado y absurdo, de seguro están ya preparando el último golpe para emparejarse con su antiguo sucesor en modelo de gobernar, las condiciones ya están dadas y el espacio está disponible, ya le hicieron el favor, y un hecho que parecía una señal de protesta pura, a través de los años se ha convertido en un favor de una profecía inesperada, solo les falta hacer una estatua de un caballo y montada sobre éste, la figura de Ortega con su mano levantada y con la bandera como capa, en la base, una placa que diga ¡Arriba de los pobres del mundo! El espacio está esperándolo frente al estadio nacional, ya formó parte una vez en bajar la estatua de Somoza, ahora lo hará también con la de Sandino, puesto en ese lugar de la forma más humillante; de seguro pronto prepararán el acto y el decreto, prepararán una gran tarima llena de flores y una gigantesca y carísima foto del mandatario igualado e irrespetuoso a la par de los héroes nacionales, como invitado especial su benefactor y patrón venezolano, la fecha todavía no la sabemos, pero ya estamos enterados de que han comenzado con la construcción de este ridículo monumento, le han ordenado al escultor que el caballo sea más grande que el que tenía Somoza García, y si es un modelo venezolano mejor. Conclusión, se la ganó a Somoza, ¡quien diría que iba a ganarle a su antecesor histórico en la forma de gobernar y someter a un pueblo y sus opositores, se dieron cuenta a tiempo, en su fauna, ¡solo les faltaba un caballo!