•  |
  •  |
  • END

Este espacio corresponde a la columna sabatina que publicamos, ininterrumpidamente desde hace dos años, en este importante rotativo, cuyo Director, el licenciado Francisco Chamorro, nos ha cedido con mucho interés.

En esta columna abordamos temas idiomáticos con dos enfoques perfectamente diferenciados: uno, desde el punto de vista del uso considerado culto, y otro, en su expresión dialectal.

Los artículos relacionados con el enfoque normativo los hemos reunidos y organizados en un libro, tomando en cuenta las variantes del español en lo que compartimos y en lo que nos diferencia. Los trabajos de carácter dialectal están estructurados en otra obra que saldrá también a luz pública por la misma fecha: El nica en su palabra.

Con fines normativos y didácticos, Nuestro idioma al día presenta un análisis de los principales fenómenos léxico-semánticos y morfosintácticos del español, a la luz de las modernas teorías lingüísticas y los estudios clásicos sobre el idioma.

Estructurada en doce capítulos, la obra expone con la claridad y la sencillez que exige el gran público, diversos temas medulares que invaden frecuentemente el habla común y sobre todo el nivel escrito.

El primer capítulo trata aspectos interesantes sobre la precisión en el lenguaje, específicamente fenómenos del tipo “firmó el documento de su puño y letra”, “abrasar” y “abrazar”, “minimizar al mínimo”, “electo” y “elegido”, “teñido” y “tinto”, “maldito” y “maldecido”, “hombre público” y “mujer pública”. También plantea y aclara otras cuestiones no menos importantes como ¿Beijing o Pekín?, ¿segoviano o neosegoviano?, ¿repitente o repitiente?

En el segundo capítulo se explican fenómenos morfosintácticos como ¿“el calor” o “la calor”?, ¿“taller automotor” o “taller automotriz”?, ¿”de cara al pueblo”?, ¿”busco un chofer” o “busco a un chofer”?, ¿”Lo que es…”?, ¿”subir la escalera” o “subir por la escalera”?, ¿“telepago”?

Las cuestiones de la concordancia se abordan en el capítulo tercero, particularmente dudas del tipo ¿”un grupo de estudiantes entró” o “entraron…”?, ¿”la entrada y salida es por atrás”?, ¿”mi sueldo es o son siete mil córdobas”?, ¿”la espalda” o “las espaldas”?, ¿”los bisturíes” o “los bisturices”?, ¿”la generala” y “la comandanta”?, ¿”la poeta” o “la poetisa”?

El polémico asunto de los préstamos lingüísticos se plantea en el capítulo cuarto con temas como la presencia de la cultura grecolatina en el español, el inglés, puente lingüístico de la vida moderna, la huella del árabe en nuestro idioma y voces que enriquecen nuestra lengua.

El capítulo quinto trata sobre el español de España y el español de América, específicamente con cuestiones sobre la lengua estándar y las variedades estándar, el español de América y nuestras voces frente al español de España.

El curioso tema sobre el origen de las palabras se aborda en el capítulo sexto, con planteamientos como ¿de dónde nos vienen los nombres “nicotina”, “linchamiento” y muchas más?, ¿cómo se originan palabras como “canguro” y burgués”?. ¿a quién se atribuye el nombre “Amerrisque”?, ¿cuáles son los antecedentes de las comidas rápidas como “sándwich”, “hamburguesa” y “hot dog”?, ¿cuál es el origen de las marcas y logotipos?

La pluralización de voces que enriquecen nuestro idioma se explica en el capítulo séptimo con planteamientos del tipo ¿cómo se pluraliza “tedeum”, “referendum” y otras voces de origen latino? ¿cuál es el plural de “máster”, “mitin”, “tabú”, “bistec”, “chip”, “complot”, “coñac” y otras voces de origen extranjero”?

En el capítulo octavo se abordan temas relacionados con la comunicación social; por ejemplo: ¿cómo interpretamos una noticia?, ¿qué necesita la sociedad de los medios de comunicación?, ¿cómo interpretamos un mensaje publicitario?

El capítulo noveno trata de fenómenos lexicosemánticos como “el vocablo azul en la obra fundacional del Modernismo” y “el origen y significado del vocablo ‘modernismo’.

En el capítulo décimo se explican los usos de las construcciones anfibológicas y el acortamiento de las palabras como “Adviento”, “Navidad”, “cine” y “tele”, así como las palabras y expresiones de relleno del tipo “le vuelvo a repetir”, “precipitaciones lluviosas”, “erario público” y otras.

El undécimo capítulo acomete el estudio de la comunicación no verbal, en particular la importancia y significado del lenguaje de las señas y gestos, y los símbolos e ideogramas en el mensaje no verbal.

La obra se cierra con una amplia explicación sobre siglas, acrónimos, abreviaturas y símbolos alfabetizables.

Creemos en la utilidad de este libro, que representa un nuevo esfuerzo personal por hacer llegar a las grandes mayorías los más importantes fenómenos de uso de nuestra lengua en forma clara, sencilla y didáctica. Recordemos que nuestro idioma - ya lo dijo una vez las Naciones Unidas- “mantiene viva las tradiciones, inspiran los conocimientos sobre nuestro pasado y el planeta en el que vivimos y su respeto, y vinculan a las comunidades más allá de las fronteras y el tiempo”.

¿Qué pretendemos con el libro? Apenas ayudar a las personas que tienen dudas y quieren emplear un español de validez universal. Solamente.

rmatuslazo@cablenet.com.ni