•  |
  •  |
  • END

Es innegable que el lenguaje moldea la conducta humana y por ende nuestra historia. El latín y el idioma inglés por su uso en la interacción de distintos pueblos han sido los principales lenguajes humanos que han tenido gran influencia en los sistemas jurídicos.

Como lingüista y traductor, desde hace años me he dado a la tarea de escribir el primer diccionario jurídico bilingüe en Nicaragua y muy probablemente en Centroamérica. Por ello, en este artículo comparto algunas ideas que pueden ser de gran utilidad, especialmente para los profesionales del derecho, gerentes, diplomáticos, estudiantes, etc.

La internacionalización de las actividades económicas nos trae instrumentos jurídicos escritos en inglés procedentes de todas partes del mundo, dichos documentos pueden venir de Rusia, China, Europa, Taiwán, EU, Australia, etc. Obviamente, existen diferencias de significados en los diferentes sistemas jurídicos de las naciones. No obstante, la mundialización, internacionalización o globalización, como se diría en países diferentes, nos obliga a buscar la terminología más adecuada para ejecutar dichos instrumentos.

En ese sentido, se necesitan diccionarios especializados de referencia que nos ayuden a comprender y si es posible escribir en inglés, esto último es una habilidad requerida entre algunos profesionales que trabajan en organismos y empresas internacionales.

A veces los diccionarios bilingües escritos en España no contienen las acepciones utilizadas en América Latina. Por lo general, éstos también desestiman la influencia de los términos legales utilizados en lugares como Miami, California, Nueva York, etc. El español latinoamericano presta o toma muchos términos utilizados en comunidades hispanas estadounidenses. El idioma es un fenómeno dinámico en función de los términos que se utilizan actualmente en el ámbito comercial y jurídico.

El objetivo de mi obra consiste en proporcionar una referencia en materia jurídica para entender mejor las transacciones que se realizan en el concierto de las naciones.

Además de contener términos utilizados con gran frecuencia en Nicaragua, este diccionario considera la naturaleza cambiante y multidisciplinaria de las relaciones jurídicas, así que también aparecen ciertos términos financieros, económicos, contables, comerciales, etc., de gran utilidad para el profesional competitivo en un mundo globalizado.

Igualmente, estudiantes en las facultades de derecho, diplomacia y relaciones públicas internacionales deberían adquirir esta herramienta que les ayudará para desenvolverse mejor en sus actividades. Si queremos desarrollarnos, debemos invertir en nuestra educación.

Finalmente, la lengua franca de nuestros tiempos para la interacción entre las distintas naciones del mundo es el idioma de Shakespeare. Tal vez siga siéndolo dentro de dos o tres siglos, siempre y cuando seamos capaces de la preservación del planeta y la sobrevivencia de nuestra especie. Aunque un gran asteroide impacte la tierra, el idioma inglés se seguirá utilizando en las futuras estaciones espaciales, colonias lunares, marcianas, etc.


*Autor de Diccionario de Terminología Jurídica Bilingüe
e.tellez2@hotmail.com
ebacca@gmail.com