•  |
  •  |
  • END

La última encuesta de MyR Consultores, que se hizo pública la semana pasada, revela el crecimiento de las personas que se declaran independientes, ajenas a filiaciones partidarias. Según esa encuesta, ya es el 57% de nicaragüenses el que se declara independiente.

Pero, a la vez, esos nicaragüenses se declaran dispuestos a respaldar una opción amplia, unitaria, azul y blanco, es decir, que simbolice un sentimiento patriótico y no partidario. Por esa razón no se sienten atraídos por ofertas de elecciones primarias que están diseñadas para confirmar liderazgos tradicionales, en los que ya no creen.

Esos independientes son nicaragüenses que hoy por hoy están desencantados, desesperanzados. Anhelan un cambio y respaldarían una opción política que represente ese cambio que se desea. Unas elecciones primarias que en vez de confirmar liderazgos tradicionales, que son más del pasado, ofrezca liderazgos que representen el cambio, podrían resultar atractivas para esa inmensa mayoría de nicaragüenses, e incluso para el 15% que se declaran liberales.

Como ya lo dijimos en una ocasión, no se construye el futuro ni se recupera la esperanza con las desilusiones del pasado. Esta probablemente sea la reflexión que más pese en el sentimiento de los independientes que cada vez más, son más.