•  |
  •  |
  • END

El municipio de Ticuantepe, ubicado 14 kilómetros al sur de Managua, es una de las principales reservas de agua de la capital, alberga una laguna subterránea de unos 20 kilómetros cuadrados de líquido, lo cual permite el abastecimiento del 60 % del agua que se consume en la capital.

A pesar de esa gran riqueza hídrica, varias de las comunidades de este municipio han sufrido el desabastecimiento de agua a tal grado que muchas veces es necesario enviar pipas para suministrar al menos un poco del vital líquido a las familias más necesitadas. Al menos unas veinte comunidades asentadas sobre este reservorio de agua, uno de los más importantes del país, hoy en día viven unas de las crisis más severas de escasez de agua.

La UNAN-Managua, a través del Programa UNAN-Ambiental, está promoviendo la iniciativa para declarar “Reserva natural de producción de agua” al municipio de Ticuantepe. Esta propuesta es de pleno conocimiento de las comisiones ambientales del Parlamento y organismos de la sociedad civil y se espera un acercamiento con las autoridades de Enacal y del Instituto Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (INAA) para ponerla en marcha.

Se estima que al menos 32 millones de galones de agua potable son bombeados diariamente desde este municipio a la capital, de los cuales una gran cantidad se pierde en el trayecto sin dejar ningún beneficio a Ticuantepe. Además, Ticuantepe abastece de agua a otros municipios como La Concepción, Nindirí, Masaya y El Crucero, y tampoco el municipio es retribuido por esta producción.

A pesar de la gran importancia de este reservorio de agua potable no se ha hecho nada para protegerlo, a tal grado que ahora se encuentra en riesgo debido a la producción agrícola de la zona, especialmente por el uso de agroquímicos, la deforestación, la falta de infiltración y el avance del cultivo de la piña y la pitahaya, dos productos agresivos y poco amigables con el medio ambiente.

Uno de los principales problemas que amenaza la producción de agua en este municipio es el ritmo de crecimiento poblacional acelerado de los últimos años, grandes extensiones de terreno han sido deforestadas para construir urbanizaciones y esto provoca grandes trastornos al medioambiente.

Considerando las proyecciones de necesidad de agua del país y todos los procesos que advierte el cambio climático, es de “suma importancia” proteger toda la micro-cuenca que se explota, especialmente en este municipio privilegiado del país y de una importancia estratégica para la capital.

En la zona de Ticuantepe, sólo la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), explota unos 38 millones de galones de agua por día mediante unos 15 pozos, sin incluir el bombeo de algunas urbanizadoras y empresas comerciales asentadas en el lugar, las cuales pagan muy poco o nada por la extracción del líquido, alegando que son pozos privados.

La ventaja de que Ticuantepe sea declarado Reserva Natural de Agua a través de un decreto presidencial o por la Asamblea Nacional, es que sería mucho más factible no sólo proteger este importante reservorio de agua, sino también todo el ecosistema de la zona, lo cual garantizaría la preservación de todos los recursos naturales del municipio.

Es evidente que en un futuro próximo el abastecimiento de agua se agravará de manera drástica y si no se realizan acciones contundentes para proteger este recurso, principalmente en Ticuantepe, será imposible manejar el problema del desabastecimiento de agua.

El Programa UNAN-Ambiental ha constatado, a través de estudios realizados por especialistas en el tema hídrico, que la parte alta de la cuenca hidrográfica de Ticuantepe está fuertemente afectada por los gases que emana el volcán Masaya y debido a la deforestación acelerada, carece de una cobertura boscosa que la proteja. Además, la mayoría de los suelos no son usados correctamente y su capacidad productiva ha sido deteriorada por la erosión provocada por las lluvias.

La falta de capacitación a los productores de la zona provoca que éstos utilicen agroquímicos indiscriminadamente, causando un daño ambiental severo. Tanto en la población de Ticuantepe como entre los principales agentes económicos de este pequeño municipio no existe conciencia sobre la importancia económica de los servicios ambientales y el papel ecológico de la biodiversidad. Por otra parte, la pobreza en todas sus formas además de la presencia de minifundios y la alta tasa poblacional, inciden de manera negativa en los recursos naturales y la biodiversidad de este municipio.


*Comunicadora Social
Programa UNAN-Ambiental