•  |
  •  |
  • END

Penetrar en el pensamiento humano de los grandes teóricos de la revolución socialista o comunista de la altura de Marx y Engels, no es cosa fácil. Ellos estudiaron la historia de la humanidad, hasta sus días, paso a paso, y explicaron la pasada y la contemporánea, a través de la concepción materialista, partiendo de la situación económica existente. Ellos demostraron, en el Manifiesto Comunista, cómo el sistema económico del capitalismo, agravado por su crisis, anunciaba la antitesis que era el socialismo. Un nuevo sistema de producción basado en la propiedad social de los medios de producción significaba el porvenir de la humanidad. Los pensadores del socialismo científico formularon el concepto práctico de la revolución, donde el proletariado se convierte en la clase, capaz de transformar el sistema al identificar sus intereses con los de la sociedad progresista. Los fundadores del socialismo científico descubrieron el sistema socialista de producción y con ello mostrar la clave de la historia; pero la historia no tiene clave.

En general, el socialismo científico recorrió varias etapas para convencer: La comuna de París fue una de ellas, luego se fundó la Internacional socialista, se crearon los partidos socialdemócratas, se fortaleció el movimiento obrero europeo, años después se le da contenido a los partidos comunistas. Bajo los principios de la estrategia y la táctica formulada por Marx y Engels, el Partido Bolchevique ruso toma el poder en 1917, en alianza con otras fuerzas políticas (más adelante cambió de nombre y se le bautizó Comunista) usando el concepto comunista para diferenciarse de lo partidos socialdemócratas europeos.

Cuando triunfa la revolución Rusa, en 1917, este país vestía formas esclavistas de producción, así tomaron el poder los comunistas-bolcheviques en noviembre de ese año para construir el socialismo victorioso de la clase obrera rusa y el pueblo en general. No obstante, ni los bolcheviques, ni la clase obrera ni ningún otro sector de la economía estaba preparada para asumir semejante tarea o responsabilidad. Un socialismo democrático, un socialismo pluralista, una economía capaz de hacerle frente a las necesidades de la población, distribuidor de riqueza, pleno de libertades, de pensamiento, de palabra, de expresión y de igualdades, una revolución que no había sepultado la esclavitud, era imposible consumar la obra de la revolución socialista.

La Revolución Rusa y después transformada en la Unión Soviética no fue más que la continuación del sistema político de los zares. Los bolcheviques (Partido Comunista Soviético) recogieron la herencia de los zares (así como Daniel es continuador del sistema político somocistas) los comunistas soviéticos heredan la historia del pasado creyendo que han derrotado con la revolución la esclavitud zarista. Como dijo Mao Tse Tung, en su lucha ideológica contra la dirección comunista soviética, en los años sesenta y setenta: los calificó “los nuevos zares del Kremlin”. Lo mismo a los chinos, también por esa época se les llamó los nuevos mandarines.

La experiencia de la Comuna de París de 1848-1849, Marx reflexiona y formula una serie de ideas importantes, como la necesidad de la dictadura del proletariado en la transición hacia la sociedad comunista; dos, de hacer permanente la revolución; y, tres, de asegurarse que el proletariado se constituya en partido independiente. La dictadura del proletariado Marx la extendió hacia la revolución comunista en relación directa a la dictadura de la burguesía que ejercía el poder del Estado para reprimir el movimiento obrero. Esta teoría y práctica formulada por Marx se aplicó en los países atrasados que consiguieron derrotar la dictadura, y no en los avanzados, como se preveía, pues no había triunfado ninguna revolución en estos países.

Otro rasgo de la economía soviética, en sus inicios, consistió en programar el avance técnico y científico planificando para una mejor producción y distribución de la riqueza originada por el sistema socialista, en contra del mercado. Los resultados están a la vista; sin muchos comentarios.

El Partido Comunista de la Unión Soviética se convirtió en la organización por excelencia, estando por arriba de la sociedad al suprimir el Estado de Derecho, la Dieta (el parlamento) el sistema jurídico imponiéndose a los órganos institucionales del pasado y a los mismos de la revolución; era pues un zarismo sin zaristas, a tal grado de dirigir los destinos de la sociedad soviética, de igual manera la investigación social y científica se sujetaron al partido, llegando a calificarlo de inmortal, todo esto fue iluso. En tal sentido llegó la Pereztroyka y desplazó al sistema comunista, a los comunistas y la izquierda. Desaparecieron sin dejar rastro.

Por su parte, los países llamados subdesarrollados o emergentes, como se le llama hoy, es poco lo que han aportado al desarrollo de la ciencia y la técnica a lo largo de su existencia de vida independiente; en los avances sociales se puede considerar algunos cambios, sin embargo, hay que relacionar la transformación de la economía en la influencia europea y estadounidense, la base de todo sustento en la estrategia económica y social.

Deseo plantear algunas ideas de los problemas actuales. Así como el mercado determina una serie de fenómenos económicos y sociales, independientemente de negarlo en la interrelación de cambio, se impone; de la misma manera el Estado debe estar atento en distribuir la riqueza originada por el trabajo, que generan mercancía Ahora bien, el estudio de esta reflexión nos lleva a la conclusión que la mano de obra profesional debe estar preparada para asumir su responsabilidad en la producción por cada estudiante egresado. Pues bien, hay que instruir a la vez, a lo que tienen menos capacidad profesional y elevar su profesión para incorporarlo a la producción. Eso se llama revolución; sin mucho ruido.

Es importante destacar al movimiento sindical en la era de la globalización. A mi modo de ver, no es lo mismo en la década de los 80 a nivel mundial pues nunca decidieron a nivel internacional asuntos importantes del gremio. Federaciones como la FSM, Social cristiana y liberal es poca la influencia que ejercieron; y, por hoy, menos, por no decir, nada. Cuando a mediados del siglo pasado aparecen los Organismos de la sociedad Civil reclamando y apoyando los intereses económicos de la clase obrera y de los sin trabajo, desde ese momento estos organismos sustituyen a la clase obrera.