•  |
  •  |
  • END

(Reflexiones críticas, Segunda Parte)

No se trata de enjuiciar a Marx por su obra teórica y práctica, sino examinar sus resultados de acuerdo con las revoluciones socialistas del tercer mundo, y no del primero, una vez que se aplicó en la práctica revolucionaria mundial su teoría para transformar al mundo, sin embargo, la tesis filosófica de Marx de que los filósofos solo han interpretado al mundo y lo que se esperaba era transformarlo, sigue pendiente, pues interpretar al mundo es fácil; transformarlo es lo difícil.

Carlos Marx interpretó al mundo y la humanidad desde el materialismo histórico y la clase obrera como fuerza influyente en el cambio, de tal manera su doctrina, pese a todo, así, es aún discusión sobre las revoluciones socialistas.

Nos cabe a nosotros someter a crítica todo lo experimentado o actuado en el concepto de la teoría y la práctica de las revoluciones socialistas victoriosas o derrotadas del siglo pasado, por ejemplo, la revolución Rusa, la influencia en el mundo, la revolución mexicana del mismo modo, la cubana y desde luego la sandinista, pregunto: ¿hay resultados capaces de hacerle frente al capitalismo y al imperialismo?. De todas formas, de lo que se trata es de estudiar e interpretar a Marx hasta nuestros días, por medio del pensamiento del materialismo dialéctico que él ayudó a profundizar y aplicar en compañía de Engels, que pronosticó el fin de las revoluciones burguesas. Los resultados no han sido favorables a pesar de la victoria soviética y China. Estos dos países son los más importantes del socialismo donde se experimentó; no obstante, no son escuela de la revolución socialista.

La revolución sandinista había logrado derrocar la dictadura somocista, en una gran alianza, sin embargo, hay que preguntarse qué fue lo más destacado de ese episodio de la revolución y nos preguntamos si fue la independencia contra el imperio yanqui lo más acertado y qué resultados se consiguieron si fue así; por otro lado, qué efectos produjo la alianza con el campo socialista, y en qué lugar se ubicó la economía; qué valor se le dio al Estado de Derecho. En todo caso, sería por ese tiempo nuestra revolución atada a la extensión de la revolución china, obtenida la victoria en 1949 nuestra fuente de inspiración, lo dudo, o por último, la soviética influyó. A la vez no hay que perder de vista que a los diez años del triunfo chino, en 1959 se da el triunfo de la revolución cubana, partiendo de una lucha antibastitiana, para luego pasar a ser una revolución antiimperialista y por último con la ayuda del campo socialista, se transformó en socialista. No era la revolución socialista la estrategia de los cubanos. En fin, tenemos por delante varias preguntas y respuestas que posteriormente daremos el punto de vista sobre estas revoluciones. Pregunto: ¿todos los errores que cometimos se los debemos al imperialismo yanqui?
Por hoy cabe destacar que el socialismo hay que someterlo a una crítica desde sus orígenes, desde las primeras enseñanzas, de lo cual no es negación de sus creadores, al contrario, podemos aportar algo, sobre todo en el mundo de la globalización. El estudio de esta experiencia socialista, sobre la teoría y práctica para construir un sistema contrario al capitalismo no se habían obtenido lecciones de esta magnitud; no obstante, hay que estudiarlas en el primer momento cuando se dio a conocer el Manifiesto Comunista, de ahí parte la teoría del socialismo científico
Ahora bien, el socialismo científico del siglo XXI no tiene pies ni cabeza. Los fundadores de este movimiento económico y político parten de una furia antiimperialista incapaces de formular una teoría del socialismo de países subdesarrollados o emergentes, por lo tanto el fracaso se puede esperar.

Después de tantas derrotas por crear un socialismo justo, tantos esfuerzos realizados a nombres del proletariado, de los pueblos, de la independencia, de los no alineados, para terminar en nada, a no ser la propia experiencia.

El socialismo del siglo XXI tendrá que tomar en cuenta al ciudadano para que obtenga un trabajo seguro, en que se alimente bien, adquiera una vivienda digna y humana, alcance mejor educación y salud, se garanticen las pensiones y jubilaciones, y comprenda que estas necesidades son obras de ellos mismos y no se las deben al Estado, entonces ese día, posiblemente se iniciará el reino de la democracia y con ella el respeto absoluto a los derechos humanos, entonces nadie le podrá arrebatar lo que se debe a sí mismo. La Revolución Sandinista levantó el estandarte y escribió bajo la lucha contra los gobernantes norteamericanos estas consignas; fueron jornadas de cambio decisivas en defensa de la revolución mostrando la fuerza principal de los campesinos, los obreros, estudiantes, jóvenes, mujeres trazando el horizonte por nuestros héroes y mártires para llegar a que se cumplieran las reivindicaciones de los ciudadanos, que lucharon por un socialismo democrático y republicano.

Estas reflexiones críticas son producto de mi experiencia directa y a través del estudio del movimiento mundial. Sin embargo, el tiempo se agota y la política en Nicaragua y en el mundo se descompone: la corrupción, la droga, el lavado de dinero, la demagogia, el cinismo, el saqueo del Estado, los fraudes electorales y otras, marcan la dirección económica de la política exterior por medio de los países altamente desarrollados, dependientes y subdesarrollados. El mundo de los cambios necesita conocer la nueva realidad y que la famosa izquierda nos dé la explicación y la perspectiva, si en verdad existe, por lo tanto, la interpretación y la transformación es la piedra de toque de las batallas decisivas de los cambios por venir desde el punto de vista de los intereses nacionales y mundiales.