•  |
  •  |
  • END

El ideario de Augusto C. Sandino (centrado sólo en tres ideas para fines de este escrito), que recoge actitudes y entrega de los políticos traidores a la Patria; la defensa de la soberanía nacional y sobre su conducta personal irreprochable; y la honra de los héroes y mártires, que en defensa del ideario del Gral. Sandino entregaron sus vidas en consecuencia de su legado “…y si morimos no importa otros nos seguirán”; demandan respeto a esos hitos históricos.

Algunos, este escrito lo calificarán como desubicado y trasnochado; pero sin perjuicio de que Sandino defendiera con igual firmeza otros ideales en su causa, que no les restó validez histórica porque objetivamente existieron en su momento; las causas que motivaron las ideas que encabezan este escrito, aún existen y son las que reclaman retomarlas en defensa y respeto a su memoria.

Recientemente, en medio de la forzada polémica de que funcionarios públicos aunque se les haya vencido el término constitucional de sus cargos se mantienen o no en sus puestos; escuché decir públicamente a uno de esos funcionarios, electo en su momento por la Asamblea Nacional para la Corte Suprema de Justicia, decir, que quienes sostienen que expiró su desempeño en el cargo, son parte de una campaña en contra de ellos, los sandinistas.

Sobre la actitud y expresión anterior, quiero públicamente preguntar, haciendo referencia sólo a dos casos ocurridos a pocos meses de la debacle de la “Revolución Popular Sandinista”; de que, si siendo abogado, con orden judicial en mano, promover el desalojo de compañeros miembros del Ministerio del Interior y sus familias, del Complejo habitacional de Monte Tabor en la Carretera Sur; y también, como abogado del connotado somocista Silvio Arguello Cardenal y de otros más, promoviendo ante los jueces la devolución de propiedades usurpadas durante el somocismo, y el despojo de familias beneficiadas por la revolución con esas propiedades en León (que dicho sea de paso recuerdo fue polémica pública entre dos altos funcionarios del gobierno actual); es ser consecuente con el ideario y pensamiento sandinista.

Igual quiero preguntar públicamente que si la votación y aprobación de leyes antipopulares por parte de diputados del Partido actualmente en el Poder; que internamente para el país significó la consolidación del neoliberalismo y del capitalismo salvaje, el enriquecimiento de unos pocos y el empobrecimiento de la mayoría, y hasta leyes que entregaron parte de la soberanía nacional; y que para mencionar algunas entre otras muchas que aprobaron con su voto en su momento esos diputados están, todas las leyes tributarias de los sucesivos gobiernos después de 1990 hasta la actual, que sigue exprimiendo con impuestos cada vez más altos a la mayoría del pueblo pobre, y unos pocos, los ricos, pagan menos; la Ley que ampara el cobro por servicio de agua potable, que es la más alta de los últimos gobiernos después de 1990; las leyes relativas a los Bancos y Otras Instituciones financieras, que siendo inconstitucional por quebrantar la igualdad de las personas, dispone cualquier medio de prueba a favor de los Bancos para ejecutar a los deudores pobres, y que actualmente sufren su aplicación, los pequeños productores llamados “los no pago”; en particular la Ley 262 de la venta de los activos del antiguo BANIC, que dio lugar a la repartición de dicho patrimonio nacional entre miembros del gobierno de turno; igual votaron y aprobaron las sucesivas leyes autorizando el pago de los famosos CENIS a los ricos banqueros, por el negociado de bienes de los Bancos quebrados; también la Ley 293 por la que se privatiza el patrimonio nacional de la industria de las telecomunicaciones; la Ley 272 sobre la Industria eléctrica por la que se autoriza al gobierno de turno para privatizar ese servicio público, y que permitió la intervención usurera y explotadora de extranjeros como la “Unión Fenosa”, estas dos últimas traficando con la soberanía nacional; e igual otras leyes que cargan sobre los más pobres como la Ley de penalización del aborto terapéutico; y así sucesivamente se pueden citar otras tantas que conforman el andamiaje jurídico del capitalismo salvaje en nuestro país.

Todo lo relacionado antes no es producto de la pluma y del tintero, pues quienes puedan negar la verdad de lo afirmado, los invito a consultar el llamado “diario debate” y registro de votación en la Asamblea Nacional, para que no les quepa dudas; pues ahí consta para la historia, la conducta y actitud reciente de esos políticos que insisten en autollamarse los defensores de los más pobres en Nicaragua.

Pregunto de nuevo, esos que votan y aprobaron esas leyes, son consecuentes con el ideario y pensamiento sandinista.

Finalmente, no puedo dejar de decir que del General Sandino no queda duda de que jamás se manifestó imprescindible no sólo para la causa sandinista, sino que tampoco para los destinos de la Nación; y así como también nunca pidió nada para él más que “un pedazo de tierra para su sepultura”, y que dicho sea de paso, no se lo permitieron; vuelvo a preguntar, ¿la actitud personal de mantenerse en el Poder y la de sus allegados que lo promueven, es ser consecuente con el ideario y pensamiento sandinista?

¡Por favor! Respeten al Gral. Sandino y a los mártires que dieron su vida por la causa sandinista a favor de los más pobres de Nicaragua.