•  |
  •  |
  • END

He sido un sistemático aportador a la página de Opinión del distinguido rotativo EL NUEVO DIARIO, y el artículo de Amaru Barahona (http://www.elnuevodiario.com.ni/opinion/73714#top) ha activado mi vocación de negociador internacional de acceso a mercados en los diferentes tratados comerciales suscritos por Nicaragua (excepto Cafta-DR). Estoy de acuerdo con el planteamiento de Don Amaru al referirse a la necesidad de potenciar las capacidades exportadoras de alimentos de Nicaragua hacia países insuficientes en estos rubros. Claro que tenemos esa capacidad de crear no sólo oferta exportable, sino su diversificación.

No comparto el criterio de que sea malo el modelo de libre comercio, por ser herencia del neoliberalismo. Para hablar de libre comercio o de comercio justo debemos hacerlo despojándonos de fanatismos ideológicos, de alineamientos políticos. Porque de igual manera el modelo ALBA se ha quedado muy corto en sus impactos, al ser altamente discriminativo y centralizado en su aplicación, responde más bien a negocios de elites en el poder que a un modelo de países y mucho menos de región. Sin esto el ALBA podría ser viable y acercarse a postulados y efectos positivos que también embarga el libre comercio.

Partamos de que el libre comercio no es una moda, sino un modelo histórico que las naciones vienen aplicando a través de los siglos, a fin de ir liberando de alto proteccionismo arancelario y no arancelario aplicados a los flujos de mercancías, lo cual definitivamente obstaculiza la posibilidad de los países pequeños como Nicaragua sacar provecho de las ventajas del comercio internacional. El libre comercio es contrario al desarrollo autárquico de los países (economías cerradas), el libre comercio es sinónimo de economía abierta donde deberán ser compatibles procesos de apertura comercial y económica recíprocos.

La compensación de abrir las importaciones tiene muchas formas: acceder a bienes de capital, materias primas, insumos y otros medios de producción no producidos internamente a precios y costos bajos, al liberárseles el arancel y otras barreras no arancelarias, la capacidad de desarrollar procesos productivos endógenos, modernos y competitivos, lo que demanda una sostenida estrategia de desarrollo sectorial y multisectorial (es lo que actualmente no hace el Mific, ni el gobierno, andan en otra onda), el desarrollo de capacidad exportadora. Al desarrollar la capacidad exportadora sostenida y competitiva es cuando cerramos el modelo de economía abierta o de libre comercio, a fin de compensar las pérdidas de ingresos arancelarios producto de la apertura unilateral a las importaciones.

Entonces, respondiendo a don Amaru, en su ataque al libre comercio y defensa del ALBA, considero que el problema no es el libre comercio, no es el comercio Justo (ALBA) es un problema de férrea voluntad estratégica de poner a trabajar a todo vapor el país y no enfrascar su destino en contradicciones políticas inicuas que llevan a Nicaragua al hundimiento. El problema de Nicaragua no es de acceso a mercados, es de producción. Antes de firmar los TLC los mercados principales ya gozaban de libre comercio para las exportaciones de Nicaragua y qué pasó, no aprovechamos al máximo los mercados preferenciales de Europa, Estados Unidos, Centroamérica (MCCA), México (Acuerdo Alcance Parcial Aladi), Venezuela, Colombia (Acuerdos de Alcance Parcial), etc.

Para concluir, el desarrollo de Nicaragua tenemos que verlo más con visión técnica, estratégica y de unidad de la nación. Llegará el día en que las tecnologías deben disipar a las ideologías, hasta entonces seremos libres y creceremos como nación. Nuestro problema es de crisis intelectual, crisis moral y alta politización, lo que desmejora cualquier estrategia empresarial. Actualmente son los empresarios y el sector privado en general los que están sacando la cara por Nicaragua. El Estado parece estar algo ausente en su rol de facilitador, regulador y estimulador de la actividad económica y productiva. Estado, ponete al servicio de tu país.


*Economista, Máster en Administración Pública y Comercio Exterior
Ex Negociador Internacional de Comercio y ex Director General de Fomento Empresarial MIFIC
glopez@cablenet.com.ni