•  |
  •  |
  • END

En la tertulia dominical que celebramos en mi casa, desde hace muchos lustros abordando temas diversos, en especial los políticos y los propios del Derecho y la justicia, que a mi juicio son fuertes pilares para conformar y sostener la vida democrática en Nicaragua.

Justamente, recientemente y enfocando los graves y penosos desaciertos de nuestro Poder Judicial, entramos a conocer la situación que vive en estos momentos el prestigioso Judicial Baltazar Garzón con reconocimientos bien señalados de diversos colegios de Abogados como de instituciones de estudios de las funciones laborales en el campo del Derecho Penal del citado Garzón y por su entrega total al ejercicio del desempeño en que es visible su dominio de la Legislación Penal e Internacional.

Garzón está por viejos resentimientos políticos de parientes de ciudadanos españoles que en el gobierno de Francisco Franco se vieron envueltos en robos, asesinatos, secuestros, estafas millonarias y dolosas declaraciones están haciendo un solo frente con la causa común de acorralar con dolo, venganza y cálculos mortales a Garzón porque éste ha anunciado investigación sobre los caudales de que disfrutan los familiares de los viejos servidores de Franco, tengo en mi poder el libro escrito por Garzón con el título de “Un Mundo sin Miedo” que es un completo texto de confesiones y reflexiones de Garzón de sus muchos años de servicio al Poder judicial Español, el libro en cuestión registra una nueva edición y circula ya en muchos países de Europa y América Latina.

En la tertulia en que fue el tema principal el contenido del citado libro, como jurista y dedicado siempre a los estudios penales y habiendo ocupado diversos cargos en el Poder Judicial de Nicaragua, me considero con el aval suficiente para expresar que las funciones judiciales tienen en los encargado el poner en práctica todo lo propio y pertinente de la administración de justicia, decisiones y resoluciones que definen el talento, la seriedad y responsabilidad de los judiciales.

Vale decir y comprendo los sin sabores que vive en estos días Garzón donde no es remoto que se esté considerando entre sus enemigos darle muerte, y recuerdo con mucha tristeza que procurando siempre que en mis funciones judiciales, una total independencia y haciendo resaltar mi apego a las normativas Penales, me vino un sorpresivo y brutal atentado con arma blanca que me tubo en crisis mortal por varios días y de regreso a mi trabajo como Magistrado de Apelaciones seguí el rumbo de considerar que un judicial en estricto cumplimiento de las leyes corre riesgos dolorosos, Garzón, ha llevado a juicio a sujetos de alta peligrosidad, como terroristas y a delictivos involucrados a la ETA, Garzón el libro “Un Mundo sin Miedo”, dedica muchas páginas a lo que es y lo que representa el crimen organizado y así especifica “Este fenómeno que escalofriante tiene un historial muy antiguo y es su círculo de mucha dimensión que registra Magnicidios, la explotación desenfrenada de la vida sexual de mujeres, hombres y la repudiarte como condenable ultraje a los menores de edad”.

No dudo de la honestidad de Garzón y que como judicial merece mucha credibilidad y los que están buscando su separación de sus funciones inclusive su muerte, no han pensado en la valentía de este juez que ha vivido “Su Mundo sin Miedo”.

Registran los cables noticiosos de ayer que “al Juez Baltazar Garzón, tras haber sido inculpado por haber querido investigar los crímenes amnistiados de la época Franquista, ante la indignación de los defensores de los derechos humanos y de víctimas de la dictadura”.

La suspensión cautelar fue decidida “por unanimidad” por el pleno del C.G.P.J, el órgano del gobierno de los jueces españoles, reunido en sesión extraordinaria para decidir sobre el cese del juez de la Audiencia Nacional, principal instancia penal española”.

Finalmente, desde mi querida Nicaragua y por mi dedicación por muchas décadas al estudio de todo lo concerniente al Derecho Penal hago llegar a Baltazar Garzón mi solidaridad y que Dios le brinde protección que bien se merece, y que los que han fabricado la trama dolosa en su persona reciban del Divino Dios el castigo que se merecen.


Masaya.