Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Estimado Camilo:

Percibo en tu carta rabia, una cólera que se te escapa hacia mi persona sin que yo te haya hecho absolutamente nada. De mí hacia ti sólo existe aprecio porque fuiste incondicional conmigo en apoyar la defensa de mi diputación revisando mis denuncias interpuestas en los tribunales y aconsejándome en ese proceso viciado frente a un estado de injusticia que vivimos en Nicaragua.

Mi comportamiento en relación a nuestro PC es fortalecer su identidad y su institucionalidad, para beneficio de las alianzas que tenemos y de Nicaragua. No tengo ningún conflicto contigo ni nadie de nuestro partido, pero es obvio que vos lo tenés conmigo. Otros como vos también presentan el mismo comportamiento. Algunos andan sembrando cizaña diciendo tonterías, otros dicen verdaderas infamias en contra de Azalia Avilés, Presidenta de nuestro partido. Ahora parece que el ataque viene en mi contra. Quiero que sepas que no me doy por ofendido con tus palabras, por más pedestres, incultas o ignominiosas que sean.

Mencionas varias cosas en tu carta. Una de ellas es Granada. Yo no formo parte de ese problema. Mauricio Chamorro, Presidente Departamental de Granada, sometió al seno del Consejo Nacional del PC declarar nula y sin ningún valor legal la reunión efectuada el 16 de diciembre en una calle de Granada y la efectuada en Diriomo el 26 de enero. Esta moción fue secundada por varios delegados y aprobada por UNANIMIDAD por el Consejo Nacional. Tu furia entonces deberías evacuarla en contra de Mauricio Chamorro o el Consejo Nacional del PC.

Fueron varios Presidentes y delegados departamentales quienes pidieron sancionar a Hugo Ruiz, Presidente de la Comisión Electoral, por haberse parcializado con uno de los candidatos, por haber desatendido la petición de la Junta Directiva Nacional, y sobre todo por haber incumplido los estatutos del PC. No fui yo quien pidió sanción. Nuevamente, tu enojo y exasperación deberías dirigirla hacia el Consejo Nacional del PC, o hacia quienes pidieron esa sanción.

Con lo anterior únicamente pretendo ayudarte a orientar tu furia hacia el lugar correcto. Quizá pudieras dirigirla también hacia los directivos del PC y delegados del Consejo Nacional que no asisten a estos foros institucionales para debatir posiciones y tomar las decisiones que quieren tomar. Vos estuviste en la reunión del Consejo Nacional el 31 de enero, detrás de una ventana con celular abierto en mano informando a estos directivos que prefieren boicotear las reuniones en lugar de asistir a ellas y debatir democráticamente los temas de fondo. Dirige tu berrinche hacia ellos para que asuman su responsabilidad y asistan al único foro donde podemos resolver juntos, democráticamente, en un diálogo de altura, los temas que nos preocupan.

Ellos debieron haber llegado para contra-rebatir la moción ded Mauricio Chamorro, la exigencia de varios delegados de sancionar a Hugo Ruiz, y la conclusión del tema de la bancada PC, tema abierto desde hace más de un año y que concluyó ahora.

Sólo porque pensamos diferente en torno a ciertos temas no significa que tengamos “trastornos de personalidad” o que seamos “paranoicos”. Loco puede estar quien pretende obligar a otros a pensar como uno piensa. Yo no pretendo que vos pienses como yo. Espero que vos no me estés diciendo que yo debo pensar como vos, pues tendría que suponer entonces que se te aflojaron algunas tuercas.

Yo sí creo, como lo creen igualmente la gran mayoría de conservadores, que una bancada PC en alianza con el ALN eleva la identidad del PC. ALN debería responder diciendo que aplaude que hagamos bancada pues el fortalecimiento del PC es el fortalecimiento de la Alianza. La misma Resolución del Consejo Nacional advierte que “hacer bancada no afecta la Alianza ALN-PC.”

Creo, Camilo, que debés abrir mucho los ojos. Existe dentro del PC quienes quieren desaparecer al PC y llevarse las bases al ALN. Es hora de definiciones. Estamos en un país libre y en el PC no retenemos a nadie por la fuerza. Si algunos desean pasarse al partido ALN, adelante. Pero si continúan en el PC están obligados a respetar los Estatutos y las Autoridades. No se puede luchar por la democracia y el estado de derecho si dentro de tu partido político irrespetas el mismo. Fabricio Cajina dice: No es hora de cumplir con los Estatutos, es hora de la unidad contra Ortega. El mismo argumento que dice Ortega con fines distintos: no es hora de legalidades en la Asamblea Nacional, es hora de luchar contra la pobreza y el imperialismo.

Quiero creer que en el fondo estamos por lo mismo. Que estamos en contra del pacto y a favor de la unidad de todas las fuerzas democráticas (incluyendo al PLC no-pacto) para vencer al FSLN. La alianza que firmó Montealegre con Castillo Quant tiene el germen del pacto (Alemán), por ello, el PC no forma parte de esa alianza. El PC es la única salida sólida que tienen las fuerzas democráticas si inhiben a Montealegre, si se pierde la casilla 9, y si el PLC fuerza a todos los liberales a ir en la casilla 1, la casilla del pacto. Por el bien de Nicaragua debemos ser muy precavidos y cautelosos, y no desbocarnos detrás de un ALN que ya se dejó atrapar por el PLC de Alemán. Quedaríamos igualmente atrapados. Debemos mantener cierta distancia hasta que se “disipen los nublados”. Debemos agruparnos los conservadores y poner nuestra organización y nuestra casilla 4 al servicio de la patria, pues lo que se ve en el horizonte es un PLC y un ALN atrapados por Ortega.


Nuevamente, Camilo, no me doy por ofendido. Recibe de mí el aprecio y la consideración de siempre.