•  |
  •  |
  • END

El Ministerio de Educación dio a conocer su nueva “Estrategia Educativa” (12 de abril de 2010). Esta vez no se conoció de ninguna consulta previa con los sectores interesados en la educación. Ni siquiera los maestros, de quienes la Estrategia va a demandar más esfuerzos, fueron consultados ni sus organismos gremiales.

El documento no pareciera haber sido elaborado por educadores, dadas las serias deficiencias conceptuales que presenta desde el punto de vista pedagógico. La Estrategia, más que promover un mejoramiento del Sistema Educativo Nacional, provocará su estancamiento o deterioro por su falta de compromiso con la calidad educativa. Intereses políticos y propagandísticos prevalecen en la propuesta, que pareciera haber sido elaborada con miras a las elecciones de 2011. Eso explica el afán del documento de proponer metas de muy corto plazo, absolutamente irrealizables y sin las previsiones presupuestarias indispensables, con el evidente propósito de dar la impresión de que el actual gobierno está llevando a cabo una extraordinaria labor en el campo de la educación y así captar votos en las próximas elecciones.

Por otra parte, la Estrategia tiene una fuerte carga ideológica. Se trata, según el documento de: “Establecer un modelo educativo donde prevalezcan los valores del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional: valores cristianos, ideales socialistas y relaciones solidarias”. La intención es desarrollar “una conciencia con valores y principios socialistas”. Se supone que si Nicaragua es, según nuestra Constitución Política, “una república democrática, participativa y representativa”, son los ideales y valores propios de la democracia representativa los que deberían inspirar e inculcar el Sistema Educativo Nacional. Es absurdo y abusivo diseñar toda una Estrategia Educativa, que va a influir en las conciencias de las futuras generaciones de nicaragüenses, atada a los valores de un gobierno que fue electo por solo el 38% del electorado y al que le restan menos de dos años de duración. Y, además, sin ninguna consulta previa a la sociedad nicaragüense.

La estrategia se propone que Nicaragua, en el 2012, alcance el 6to grado de escolaridad y en el 2015 nueve años de escolaridad (la primaria más el ciclo básico) para toda la población. Quienes proponen estas metas no tienen la menor idea del enorme esfuerzo que significa alcanzar la universalización de la enseñanza primaria, especialmente en un país como el nuestro donde la tasa de escolaridad primaria es de solo 87.3% y donde de cada 100 niños que ingresan al primer grado solo 40 aprueban el 6to grado. Es imposible alcanzar en dos años la universalización de la educación primaria con semejante rezago. Felices estaríamos si lo logramos en el 2015, que es la meta de los Objetivos del Milenio. Sin embargo, según los analistas, Nicaragua se encuentra entre los países que posiblemente no logren este objetivo en el 2015, por la insuficiencia de los recursos asignados a la educación. La Estrategia dice que “los recursos financieros para desarrollar nuestras metas educativas, dadas las limitaciones existentes, deben ser los mismos asignados actualmente en el presupuesto general de la república”.

La otra meta, la de los 9 grados para toda la población en el 2015 es aún más fantasiosa. Entre las estrategias que se proponen para alcanzar la primaria universal en el 2012 está la llamada “primaria acelerada”, que intenta impartir en dos años el equivalente a los seis grados del nivel primario. Las primarias aceleradas que se utilizan en la educación de adultos suelen demandar, mediante el sistema de ciclos, tres años y no dos, a no ser que se sacrifique totalmente la calidad, amén de que no existen ni los maestros ni las aulas y recursos financieros que permitan lograrlo.

También es sorprendente que en la estructura del Sistema Educativo de la nueva Estrategia no aparezcan ni la Educación Preescolar, como un nivel educativo con sus objetivos propios, ni la Educación Especial, como una modalidad educativa. La Estrategia, erróneamente, incorpora el tercer nivel de educación preescolar en el nivel de educación primaria, cuando la educación preescolar tiene su propia identidad. No es cierto, como lo dice la Estrategia, que la mayoría de los preescolares actuales sean privados. En el año 2009, el 53.3% de los niños entre 3 y 6 años asistió a la educación preescolar. El 85% de ellos asistieron a preescolares públicos y solo el 15% a privados. La educación preescolar es la piedra angular y asiento de todos los niveles que le siguen. Diversos estudios demuestran de manera contundente que en los primeros cinco años de vida se desarrolla lo esencial de la personalidad de la inteligencia y las habilidades de los niños. Además, la educación preescolar pública es una manera de superar las iniquidades de la pobreza, al darles a los niños de las familias pobres oportunidades antes reservadas a los niños de las clases pudientes que no pueden pagar la educación preescolar privada. La educación preescolar contribuye a romper el círculo vicioso de la pobreza. Compensa carencias de los hogares pobres.

Es peligroso y dañino diseñar estrategias educativas con fines electoreros. La educación de nuestras futuras generaciones es asunto demasiado serio para pretender utilizarla con el propósito de ganar votos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus