•  |
  •  |
  • END

Cuenta la fortuna que el día dedicado a las Madres, el consumo del 50 % iba por el Banco que te da tranquilidad en toda Nicaragua. Inicio entonces la pequeña historia en la ciudad de Masaya. Pasamos cuando el negocio visitado desconocía la oferta de los banqueros, pues en ningún momento se nos dijo de la especialidad del Día, tampoco el tarjetahabiente o el consumidor precisaba del mínimo o máximo a consumir.

Resulta que hubo dos facturas del mismo emisor- servidos por diferencia de tiempo. Es obvio que a veces surge un empacado y eso aumenta el total; sin embargo, eso era lo de menos, pues se creía que el descuento era un hecho. Al consultar a las facilitadoras, se nos dijo que como eran dos facturas se invalidaba el descuentazo, dado que lo establecido por el Banco es que debía de ser una sola factura.

El mínimo fue ponderado en 600 córdobas, las facturas pasaban la prueba, pero el consumidor, el que posibilita que el cliente siempre tenga la razón, se le echaba fuera de borda de la forma más elemental: el Banco no lo aprueba.

Si usted hubiese consumido un mil doscientos córdobas en tres facturas, por diferentes situaciones que se dan en un lugar ameno, por ejemplo, le hubiese sucedo lo mismo, porque no iban en la misma bendita factura, sino prorrateada.

Perdí, entonces, confianza en el Banco. No recuperé lo que había sostenido en su publicidad (tengo en el archivo del descuentazo) y me quedó un mal sabor de los servidores. La sugerencia es que sean más claros en sus ofertas, estableciendo satisfacción para los usuarios.


*Docente UNI