•  |
  •  |
  • END

Considerando que la juventud es el bastión fundamental sobre el que se sustenta toda sociedad y el motor de presente y futuro de nuestra nación, estamos claros de que la mayoría de jóvenes no gozan del derecho de capacitarse en igualdad de derecho de todos los jóvenes nicaragüenses. Razón por la que, hoy día, estos jóvenes forman parte del bolsón de desocupados de nuestro país y con la única posibilidad de trabajar en las zonas francas por salarios miserables y sin ningún beneficio para sus empleados de centro de salud, sin centro educativo ni mucho menos.

Con un gobierno que viola los derechos de la juventud, a quienes les hace creer que el 6% es un logro danielista y no de la lucha de los estudiantes, quienes alcanzaron ese porcentaje para la educación mediante mecanismo de presión contra el gobierno y los diputados que se vieron obligados a la aprobación de la Ley, por su presión y el apoyo de sus padres y la sociedad civil. Eso manifiesta que es un derecho social alcanzado por la juventud y no por los danielistas. Por eso reprimen al que no confiesa con este gobierno, el cual concede beneficios laborales únicamente para sus elementos afines. Ha llegado, incluso, a reprimir a estudiantes que no son de UNEN, nombrando a rectores, vice-rectores; así como a decanos, vicedecanos y personal administrativo que guardan sumisión al danielismo. Que perdonen los que no son danielistas, pero que gozan de los privilegios del 6%.

Éste es un gobierno que no invierte en la juventud para que ésta perfeccione sus conocimientos y pueda alcanzar un trabajo y formas de vida más dignos. La condena a un presente y un futuro incierto, ya que no invierte ni en educación ni en generar empleo, para estudiantes que se preparan en diversas universidades y ya debieran estar practicando en la carrera que cursan; tampoco invierte para quienes no tuvieron la oportunidad de llegar a la universidad; están cerradas las puertas para quienes no tienen para pagar una universidad privada.

Detallamos los derechos que viola el gobierno a la juventud nicaragüense, los que se encuentran plasmados en la Constitución Política, y son de ineludible cumplimiento.

Artículo 4.- El Estado promoverá y garantizará los avances de carácter social y político para asegurar el bien común, asumiendo la tarea de promover el desarrollo humano de todos y cada uno de los nicaragüenses, protegiéndolos contra toda forma de explotación, discriminación y exclusión.

Artículo 5.- Son principios de la nación nicaragüense, la libertad, la justicia, el respeto a la dignidad de la persona humana, el pluralismo político, social y étnico, el reconocimiento a las distintas formas de propiedad, la libre cooperación internacional y el respeto a la libre autodeterminación de los pueblos.

El pluralismo político asegura la existencia y participación de todas las organizaciones políticas en los asuntos económicos, políticos y sociales del país, sin restricción ideológica, excepto aquellos que pretenden el restablecimiento de todo tipo de dictadura o de cualquier sistema antidemocrático.

Artículo 29.- Toda persona tiene derecho a la libertad de conciencia, de pensamiento y de profesar o no una religión. Nadie puede ser objeto de medidas coercitivas que puedan menoscabar estos derechos ni a ser obligado a declarar su credo, ideología o creencias.

Artículo 30.- Los nicaragüenses tienen derecho a expresar libremente su pensamiento en público o en privado, individual o colectivamente, en forma oral, escrita o por cualquier otro medio.

Artículo 32.- Ninguna persona está obligada a hacer lo que la Ley no mande, ni impedida de hacer lo que ella no prohíbe.

Artículo 45.- Las personas cuyos derechos constitucionales hayan sido violados o estén en peligro de serlo, pueden interponer el recurso de exhibición personal, o de amparo, según el caso y de acuerdo con la Ley de amparo.

Artículo 48.- Se establece la igualdad incondicional de todos los nicaragüenses en el derecho de su goce de sus derechos políticos, en el ejercicio de los mismos y en el cumplimiento de sus deberes y responsabilidades; existe igualdad absoluta entre el hombre y la mujer.

Es obligación del Estado eliminar los obstáculos que impidan de hecho la igualdad entre los nicaragüenses y su participación efectiva en la vida política, económica y social del país.

Artículo 54.- Se reconoce el derecho de concentración, manifestación, movilización pública de conformidad con la Ley.

Artículo 58.- Los nicaragüenses tienen derecho a la educación y a la cultura.

Artículo 66.- Los nicaragüenses tienen derecho a la información veraz. Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas, ya sea de manera oral, por escrito, gráficamente o por cualquier otro procedimiento de su elección.

Artículo 67.- El derecho de informar es una responsabilidad social y se ejerce con estricto respeto a los principios establecidos en la Constitución. Este derecho no puede estar sujeto a censura, sino a responsabilidades ulteriores establecidas en la Ley.

Artículo 105.- (Segundo párrafo) Los servicios de educación, salud y seguridad social, son deberes indeclinables del Estado, que está obligado a prestarlos sin exclusiones, a mejorarlos y ampliarlos. Las instalaciones e infraestructura de dichos servicios propiedad del Estado, no pueden ser enajenadas bajo ninguna modalidad.

Artículo 116.- La educación tiene como objetivo la formación plena e integral del nicaragüense, dotarlo de una conciencia crítica, científica y humana, desarrollar su personalidad y el sentido de su dignidad y capacitarlo para asumir la tareas de interés común que demandan el progreso de la nación, por consiguiente, la educación es factor fundamental para la transformación y desarrollo del individuo y la sociedad.

Artículo 125.- (Cuarto párrafo) Las Universidades y Centros de Educación técnica Superior que según la ley deben ser financiados por el Estado, recibirán una aportación anual del 6% del Presupuesto General de la República, la cual se distribuirá de acuerdo con la ley. El Estado podrá otorgar aportaciones adicionales para gastos extraordinarios de dichas universidades y Centros de educación Técnica Superior.

Pero la juventud nicaragüense atraviesa momentos difíciles, porque el gobernante partido danielista es su principal obstáculo, para su preparación y perfeccionamiento para servir al país y producir con más capacidad en las áreas de la agricultura y la ganadería, y en las áreas de la construcción y tecnología, para poder gozar de mayores y mejores condiciones de vida. De esta forma, la condena a no pasar de ser un simple peón en el campo o a un vago, pandillero, delincuente y expendedor de drogas. O a no dejar de ser un empleado con muy pocas posibilidades de competir para alcanzar buenos puestos de trabajo.

Por otro lado, el gobierno danielista otorga becas para gozar del beneficio del 6% o para poder optar a un trabajo, por: 1) por confiabilidad política; 2) amistad con los allegados al danielismo, y convirtiéndote en danielista; 3) ser danielista; 4) aceptar ser un sumiso, y que cuando te llamen los jefes del gobernante partido danielista, salgas a atacar a estudiantes, trabajadores y la sociedad civil con piedras, garrotes y morteros e incluso con armas de fuego; amenazar a quien se incorpore a la lucha reivindicativa del pueblo, aunque este sea tu amigo, tu hermano o tu pueblo, separándote de tu verdadera identidad, tus valores y tu moral.

De ti depende liberarte, o continuar siendo un dominado bajo el yugo impuesto por el presidente y la primera dama. La verdad os hará libre, limpio y puro y te permite respirar con toda la energía de tus pulmones y limpiar las manchas que llevas en tus manos.

Luchemos no sólo por ti o por mí, sino por este pueblo que necesita de una vez por todas ser libre y gozar de los beneficios de la Carta Magna. Todos contra la corrupción, la reelección del señor presidente y de los señores magistrados del Consejo Supremo Electoral y de la Corte Suprema de Justicia, así como de la reelección de los señores Contralores que no velan por los bienes del pueblo. Así mismo, la del Procurador General de Derechos Humanos que vela únicamente los derechos humanos del gobernante partido danielista. Exijamos a los señores diputados la inmediata elección de nuevos funcionarios, que repongan a quienes se les ha vencido su período de corrupción.


*Sociólogo