• |
  • |
  • END

Las pugnas internas dentro de las filas del partido de gobierno han propiciado la destitución arbitraria de varios alcaldes, esto en abierta contradicción a la Constitución Política y como una burla a la voluntad popular. Considerando que es una organización política encabezada por un violador del orden jurídico, corrupto y con insaciable sed de poder, podemos esperar cualquier cosa. Sin embargo, una vieja modalidad de atropello a la autonomía municipal reapareció en el caso de la destitución del alcalde de Boaco, Hugo Barquero, la complicidad del pacto.

En el año 2004 durante las elecciones municipales de ese año, se gestó en la ciudad de Granada un fraude electoral que despojó al Partido Conservador de la alcaldía de dicha ciudad y eso sólo fue posible por la complicidad de actores políticos del PLC en contubernio con el FSLN. En el 2008 la experiencia se replicó en unos 40 municipios, donde casualmente los candidatos eran miembros de la facción del liberalismo que dirige Eduardo Montealegre. Cabe destacar que en esa oportunidad el Partido Conservador no fue en alianza con el PLC por no haber condiciones, lo que me hace sostener con orgullo que no nos equivocamos.

Otra arista del irrespeto a la autonomía municipal por parte del pacto es con las autoridades electas, ello debido a que el surgimiento de terceras vías en los gobiernos municipales crea una variante interesante. Al existir tres representaciones políticas en un concejo municipal, existe la posibilidad de que las dos facciones minoritarias se unan en perjuicio del alcalde, retomando las palabras de un joven conservador vinculado a la alcaldía de Granada “estamos a dos puyas”

Pero supongamos por un momento que esas crisis de gobernabilidad en las alcaldías son propias de la incipiente vida en democracia de los gobiernos municipales. Esto implicaría que las crisis de gobernabilidad de las alcaldías, de conformidad con nuestro ordenamiento jurídico, pasarían a ser dirimidas por el Poder Judicial, quienes a su vez se convertirían en los garantes del estricto respeto a la legalidad. Pero resulta que Arnoldo Alemán, según el mismo describe, tuvo la brillante idea de repartirse todos los poderes del Estado con su adversario político y estos funcionarios obedecen cualquier directriz de sus caudillos con tal de mantener sus jugosos salarios, que con seguridad sus calidades profesionales no les hacen merecedores.

La suma de los pactos, sean locales u orquestados por los caudillos y la falta del resguardo de la legalidad por parte del Poder Judicial en detrimento de la autonomía municipal, son caldo de cultivo de violencia política. Cuando el ciudadano promedio ve en las noticias actuaciones repudiables por parte de la clase política se indigna, pero también se siente distante la problemática por ser la cúpula del poder en el país, en cambio casi en la totalidad de los municipios los ciudadanos ven caminar en las calles a sus autoridades locales ejerciendo sus labores cotidianas y tienen la posibilidad de reprocharles sus inconformidades sin mayor formalidad o intermediación.

Cuando los gobiernos municipales pierden legitimidad no sólo se exponen al rechazo, a los insultos y a las críticas, sino que pueden ver afectados su proyectos al disminuir sus recaudaciones. A final de cuentas, los serviles que se presten a estas marañas no van a mandar en las alcaldías porque tendrán que obedecer la directriz del caudillo, tienen limitaciones para trabajar por el pueblo ya que el caudillo sabe que tiene su lealtad y no hace falta apoyarle económicamente en su gestión, ese dinero mejor se invierte en comprar más voluntades. De igual manera, pasaran a la historia como traidores y la inconformidad de la población sólo favorece al opositor genuino. La regresión en la autonomía municipal no favorece a nadie.

No puedo concluir sin hacer un reconocimiento al Dr. Hugo Barquero por su valentía y determinación en la defensa de la voluntad popular de los boaqueños, no sólo ahora sino en el proceso electoral del 2008. Dicen que saber y saberlo demostrar es hacerlo dos veces, su convicción es inspiradora y le insto a que continué adelante.


*Miembro de la Juventud del Partido Conservador