•  |
  •  |
  • END

I
Sigue la economía planetaria en alto riesgo de defunción con lenta agonía y volvemos la vista hacia la banca oligopólica, que es una verdadera ruleta con sus archi-descalificadas “Calificadoras de Créditos”, representadas por la tripleta de la oligopólica anglosajona “Standard & Poor’s”, “Moody’s “ y “Fitch”. Y que sufren ahora una oleada de demandas por calificar negligente o engañosamente de buenos, productos financieros que resultaron malos.

De reciente memoria son sus desacertadas calificaciones que asestaron grandes golpes a Grecia y al Euro, extrañamente sin tocar a Estados Unidos ni a Gran Bretaña, que obviamente estaban en peor situación.

Golpes que indudablemente provocaron la “segunda ola” o la “réplica” de la actual crisis financiera mundial.

II
Con la sospechosa exclusión de Gran Bretaña, la Europa continental ha abundado en críticas contra la actuación de las “calificadoras de crédito”, por el enorme poder que gozan y que a todas luces es necesario controlar.

Extrañas explicaciones se dieron sobre el desplome instantáneo por un error de tres ceros en un informe que transformó mil millones en un billón de dólares acaecido en las bolsas de valores de Estados Unidos el jueves 6 de mayo por la tarde y que afectó al mundo entero.

Es todavía un misterio que se ha querido explicar con razones que van desde un tecleo equivocado hasta la posibilidad de un sabotaje según sospechó el presidente Obama.

III
“¿A qué hacker chino, ruso, norcoreano o iraní, pretenden arrojar la culpa por los desperfectos inherentes al desregulado modelo neoliberal?”,reclama Alfredo Jalife-Rahme, catedrático y periodista mexicano en su reciente artículo “Crash bursátil automático”.

Y agrega, “contra todas las leyes supuestamente inmutables del libre mercado, los cuatro grandes lugares de las cotizaciones de las acciones bursátiles de Estados Unidos: NYSE Euronext, Nasdaq, BATS Trading y Direct Edge, cancelaron sus operaciones durante 20 minutos”.

Por lo visto, en Estados Unidos también “se caen los sistemas”, como ha ocurrido también en nuestras elecciones municipales aún en reclamo.

IV
The Financial Times, del 17/2/10, informa sobre los algoritmos de las supercomputadoras, que son programas de software capaces de decidir cuándo, cómo y dónde comerciar ciertos instrumentos financieros sin la necesidad de ninguna intervención humana. Entonces, los mercados están ahora prácticamente automatizados y lo peor es que no sólo son dominados en un 60% por estos mercaderes que manejan el mercado de alta frecuencia, sino que se aprovechan de la alta tecnología y la supervelocidad para incluir datos que pueden modificar tendencias que usan a su favor.

Los apostadores informados tienen los dados cargados con la ventaja de unos cuantos microsegundos para la compra de gangas en este casino virtual o verdadera ruleta financiera.

V
The Financial Times del 7/5/10 informó que “hoy los mercados bursátiles son manejados aplastantemente por algoritmos matemáticos programados para entrar y salir en los mercados casi a la velocidad de la luz, en búsqueda frenética de gangas que resulten en rápidas ganancias”.

Aunque es poco conocido, la verdad es que los avances de la tecnología permite a los exclusivos usuarios de estas supercomputadoras, operar con ventaja y fuera de lo que se ha considerado como “el mercado mismo”, que ahora está en manos de las oligopólicas entidades financieras globales, que han sacado del juego a los inversionistas ordinarios.

VI
Las crisis financieras sufridas globalmente con efectos catastróficos, especialmente para el último consumidor, ya sean causadas por las mal llamadas “calificadoras de créditos” o por técnicas de la desregulada globalización financiera nos hacen pensar que es hora de cambiar el dominio y manejo del dinero mundial, ya que la posibilidad de una crisis de magnitud fantástica virtual es a la vez real.

Fácil de decir, pero aún sin atisbo de posibilidad de llevarse a cabo, estamos hablando de la liberación del ser humano que hoy por hoy parece comenzar con la liberación financiera.

VII
Siendo optimistas creemos que no está lejano el día en que los países afectados logren concretar sus propios sistemas de emisión de moneda que requiere apoyarse en materias primas estratégicas. Que los países hasta hoy satélites de la globalización logren manejar el crédito con regulaciones nacionales autónomas y que puedan salirse del juego financiero de las plazas bursátiles de Nueva York y Londres.

Jalife-Rahme finaliza el escrito que hemos estado analizando con esta significativa frase: “Éste es el mayor desafío que enfrenta hoy la humanidad”.


Managua, entre las lluvias de Junio y de la Copa Mundial de 2010
elsavogl@gmail.com http://www.acuatromanos.com