•  |
  •  |
  • END

Sandino: Me embrocaron los políticos.

Ortega: Me reclutaron los hombres de negocios del evangelio completo, me remato Obando y Bravo.

Es probable que la situación que vive el sandinismo actualmente, sea compleja, difícil, peligrosa.

Peligrosa porque los danielistas cuentan con recursos humanos, económicos y todavía tienen leales, todo esto tiene un límite.

Ortega fundamenta su estrategia con una alianza religiosa empresarial, bancaria, propensa a la traición.

La crisis económica golpea profundamente a todo el mundo, a excepción de muy pocos, Brasil es uno de ellos. En cambio, Venezuela, a pesar de su petróleo se hunde en la incertidumbre económica social, ya no digamos en lo político. Este puede ser otro factor negativo para Ortega.

Los aliados de Ortega creen que pueden envolver al Ejército y Policía, es posible que en estas circunstancias, cuando están asumiendo cuadros jóvenes, las instituciones se tientan o los tientan a una jugarreta fatídica.

Una de sus valoraciones es que la disidencia sandinista se volvió vieja y no tiene arrastre, ojo. Camaradas; acuérdense de Santos López, a qué edad se reincorporó, piensen que la juventud te da energía intrépida, pero la madurez, sabiduría o mejor dicho puedes conspirar mas serenamente.

Parece que algunos compañeros ya se percataron de que no vale la pena impulsar una acción partidaria electorera. Para resolver la situación actual, optaron por un movimiento anti-reelección, creo que es correcto pero…

¿Volveremos a entrar en otra situación difícil?
Las inteligencias que operan en el país. ¡Ya se activaron!
Los nicaragüenses siempre hemos conspirado; les cuento, es maravilloso, pones a prueba todas tus capacidades, aunque sumamente peligroso, pero a veces necesario. Escribo estas líneas porque creo que el juego ya comenzó; en nuestras manos esta que sea un juego sensato o un juego mortal.

Ojalá que el Ejército juegue un papel determinante, de sabiduría y amor a la patria.

Que los desmovilizados del Ejército nos ubiquemos como muro de contención, reflexión y unidad. Ojala que los políticos recuperen la memoria histórica.

No podemos seguir jugando a los dados; mucho menos cargados.


*Militante Sandinista
Mayor en Retiro Activo del (EPS)
para.exot@gmail.com