•  |
  •  |
  • END

El 25 de julio de 1949, Río San Juan fue desmembrado de Chontales creándose un nuevo departamento rico en flora, fauna, abundante agua y demás riquezas naturales con los cuales Dios bendijo este otrora paradisíaco y rico lugar del sureste de Nicaragua. Nuestro departamento ha sido una mina de oro para el gobierno central desde el somocismo y empresarios representantes desde antaño, del capitalismo salvaje. La explotación del caucho y, posteriormente, de la raicilla o ipecacuana, fueron las primeras señales de la voracidad capitalista que, con el tiempo, sumirían al departamento en una pobreza y marginación extrema, aislamiento e incomunicación.

La riqueza y exuberancia de Río San Juan, se reflejaba no sólo en sus bosques, flora y fauna, sino en el estudio científico del tiburón de agua dulce, el pez sierra, el sábalo real, el róbalo, el manatí etc. El tiburón de agua dulce y el róbalo son especies, la primera desaparecida, y, la segunda, en peligro de extinción, que a través del océano atlántico, desde Miami, penetrando por San Juan de Nicaragua, subiendo sobre los raudales de Machuca y el Castillo, llegaban al gran lago de Nicaragua.

Todo esto es historia de cuando éramos niños y jóvenes. Han transcurrido 61 años y durante este periodo, el departamento languidece poco a poco a tal punto de poner en duda su viabilidad. El desconocimiento y la falta de interés del somocismo para desarrollar el departamento, constituyó la base para que la ganadería se instalara en toda la geografía de uno de los territorios más grandes del país. La estrategia de apertura de la frontera agrícola somocista, conllevo a la puesta en escena de la ganadería extensiva. Capitalistas del pacifico y del centro del país (Chontales), aparecieron también con grandes haciendas ganaderas, destruyendo la flora y la fauna, saqueando los bosques, explotando maderas preciosas como el cedro real y la caoba hasta su desaparición total. Pequeños, medianos y productores individuales, también se apuntaron hacia la ganadería, desconociendo que los suelos frágiles del departamento, no son aptos para este rubro económico – productivo, sino para cultivos silvo – pastoriles.

Un vistazo al panorama actual refleja un deterioro terrible en cuanto al desarrollo socio – económico que Río San Juan debiera tener producto de sus riquezas naturales. Sin embargo, lo que tenemos es el resultado de un saqueo y una explotación gradual y sistemática de parte del somocismo y capitalistas criollos, tanto ganaderos como madereros del pacifico y centro del país.

A pesar de los esfuerzos del gobierno del FSLN, la situación demanda la inversión de inmensas cantidades de recursos económicos, técnicos y de infraestructura. No basta con los esfuerzos que se están realizando. La Ruta del Agua no lo es todo. Está dirigida al conglomerado turístico pero no es el único rubro económico para desarrollar el departamento. Dentro de este aspecto desolador, el problema del agua potable merece ser atendido de forma seria, responsable y decidida. El deterioro del vital líquido es cada vez mayor. El agua potable a la que tenemos acceso los habitantes, no es apta para consumo humano. Los mantos acuíferos están contaminados así como las corrientes subterráneas.

En San Carlos, por ejemplo, el Silais descarga sus aguas negras hacia un llano donde penetran las aguas del lago de Nicaragua. Estas aguas subterráneas contaminadas, tienen conexión con los pozos de Enacal, agua que es distribuida y que consume la población. Además de la contaminación de las aguas, las quebradas, riachuelos y ríos han desparecidos. El mismo Río San Juan, en su desembocadura al Atlántico, se seca en el verano. Todavía se desconocen planes estratégicos de reforestación en cuencas de ríos, quebradas, fincas, para revertir un poco el deterioro de los bosques, flora, fauna.

Invertir en mejorar la calidad del agua en todos los niveles incluyendo el riego del lago para la agricultura, en las costas de Morrito y San Miguelito, en la pesca, en el recurso bosque y demás cultivos propios del trópico húmedo para su industrialización, deben constituir los ejes de inversión a mayor escala para frenar el letargo y deterioro gradual del departamento.

Un aniversario más que pasa desapercibido por las autoridades municipales, gubernamentales y políticas. La celebración de estas actividades conlleva a la organización de la población desde la comarca, el barrio, el municipio y el departamento. La realización de foros, mesas redondas, debates, ponencias, profundiza el conocimiento, logros, problemas y perspectivas de Río San Juan. Las actividades deportivas promueven la recreación de la juventud. Actividades académicas, culturales, deportivas, organizativas y movilizativas, tienen como objetivo fomentar el sentido de arraigo, identidad y amor al terruño sobre todo cuando se está frente a la desculturización por la relación de la población con la vecina del sur. Complementariamente se deben realizar grandes esfuerzos de inversión para el desarrollo económico – social ya que los esfuerzos encomiables del G.R.U.N, no son suficientes para detener el deterioro sistemático de los pies descalzos de Nicaragua.


*Periodista, docente UPF San Carlos, Graduado en Ciencias Sociales en la ex RDA*