Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Los Consejos del Poder Ciudadano (CPC), desde su origen legal han sido severamente cuestionados por la derecha local.

Les han tirado de todo para deslegitimar esta forma de gobierno, todo porque el régimen de completa ideología sandinista y a cuya cabeza está el máximo líder del Partido Frente Sandinista, el mandatario Daniel Ortega a pretendido gobernar bajo una consigna y estrategia muy sui generis como es la del “Pueblo Presidente” o Poder del Pueblo.

Forma de gobierno que aparentemente no descubrió el presidente Ortega; porque a saber y según los medios de comunicación, en el cruce de discurso que se dio en el acto de inauguración del nuevo edificio de la Embajada Norteamericana en Managua, entre el vicepresidente de la república, don Jaime Morales Carazo, y el excelentísimo señor embajador de los Estados Unidos, don Paul Trivelli, resultó que el pueblo presidente, que es igual a Poder del Pueblo, esto ya se practicaba en los Estados Unidos de Norteamérica desde hace más de 200 años.

Según el embajador Trivelli, los padres de la patria gringa cimentaron sus gobiernos en el Poder del Pueblo.

Irónico o no, quien hizo la mejor defensa de la consigna de El Pueblo Presidente fue el embajador del mayor adversario ideológico de este gobierno.

Digo si es o no una perla esto, pues mientras la derecha se deshace en ataques al gobierno, los gringos ven normal esto del pueblo presidente o poder del pueblo, pues también es una expresión propia de sus gobiernos neoliberales y colonizadores.

Pero qué curioso, en estos días en nuestro país, tuvimos la visita del ilustre líder de la internacional liberal, el ultra reaccionario ciudadano alemán Werner Hoyer, diciendo según su brillante análisis político que “ha habido formas de tratar de imponer un totalitarismo por medio, por ejemplo, de participación ciudadana (…) que promovieron nada más el miedo y el poder único del gobierno” (La Prensa 2/Feb/2008), sobradas razones fascistas tendrá para decir esto el Sr. Hoyer.

Hoy resulta que este alemán viene a descalificar la política interna de un gobierno legítimamente electo, haciendo una rara campaña, y como dicen por ahí, llevándose en el saco a sus propios aliados gringos que no se acercan ni en caricatura en la forma de gobierno del FSLN cuando se refiere al poder del pueblo.

La realidad es que los discursos de la derecha, vengan de donde vengan están dirigidos a cultivar la ignorancia, obviamente que esto es asunto de renombre, entre más calificado es el dirigente, más ignorante es el discurso para atacar esta forma de gobierno. El mejor parado en todo este asunto es el embajador trivelli, a quien le retomamos la palabra y nos igualamos en la forma de gobierno “Todo el poder del pueblo”. Así sea
pedropcardoza@yahoo.com