•  |
  •  |
  • END

El hombre que se acuesta con un varón como se acuesta con una mujer, ambos han cometido infamia: Los dos morirán y su sangre caerá sobre ellos. Levíticos 20:13.

El derecho a pensar y opinar, la polémica o el debate, es y continuará siendo un derecho inalienable del hombre libre de nuestro tiempo y que trate de conservar la ética, un lenguaje apropiado y con el debido respeto para aquellos que “no piensan como yo quiero”, de otra manera, se mutilaría la libre expresión y por consiguiente, estaríamos castrados en la inteligencia y en la sabiduría.

El hombre es un ser pensante y como tal, “debe gozar del libre albedrío”, un privilegio del que Jehová Dios lo dotó para que fuese libre. De aquí, surge el poder distinguir entre el bien y el mal, para al final, alcanzar la razón, que es el ideal que se persigue en el mundo lleno de conflictos y contradicciones que padecemos y que son considerados signos inequívocos de la actual sociedad en descomposición, en que con frecuencia caemos en el error de creer que “lo malo es bueno”.

En Dios no hay perversidad ni tiranía, sino grandeza en su misericordia y justicia, ni siquiera tienta, sino Satanás. Nínive es un ejemplo de su piedad. Cuando Jonás anunció que sería destruida por sus maldades, cuando el clamor del pueblo llegó a oídos del rey, éste rasgó sus vestiduras y ordenó que todos deberían expiar sus pecados, incluidos los animales, y Jehová escuchó sus gemidos y los perdonó.

Sodoma y Gomorra, en cambio, sucumbieron a fuego y azufre porque estaban corrompidos. Génesis 19:5 dice: “¿Dónde están esos hombres que llegaron a tu casa anoche?” ¿Echalos para afuera para que abusemos de ellos? Y en Ezequiel 33:11 se lee: “...conviértanse, conviértanse de sus malas costumbres.”

Las páginas de Opinión de END, llenan ese objetivo, cuando ponen a disposición de los nicaragüenses un espacio para que expresen “su criterio” sobre tal o cual tema, que en esencia no son precisamente con las ideas que todos debemos compartir, ni tampoco la verdad absoluta.

Como cristiano evangélico, alzo mi voz, protesto y disiento totalmente de lo que sostiene el señor Pánfilo José Orozco Izaguirre en su artículo “Del derecho de adopción y matrimonio entre homosexuales”, publicado en END este 26 de agosto 2010, en cuanto a lo que se refiere únicamente a Dios y al que califica de “inexistente y falso”, “que es a su vez el peor de todos los tiranos creados por la humanidad y un dictador”, entre otras blasfemias.

En lo personal y con la certeza de que también es el sentir de millones de nicaragüenses que hemos aceptado a Jesucristo “como nuestro único y suficiente Salvador”, pedimos al señor Orozco Izaguirre que, así como defiende con tanto ardor causas mundanas, tenga más respeto por la libertad de culto y oración que nos garantiza la Constitución de la República y que hiere lo más hondo de nuestra conciencia.

Pido a Jehová Dios, al que hoy con tanta vehemencia niega y ataca furibundamente, que lo ilumine y que así como a Pablo de Tarso, un día lo llame para que le sirva.


josefmelendez@hotmail.com