• |
  • |
  • END

Por la dura crisis económica que nuestro país atraviesa, seguramente muy pocas personas han logrado ver con detenimiento el nuevo billete de 500 córdobas, recientemente emitido, a inicios de este año, por el Banco Central de Nicaragua, que por cierto es el de mayor denominación y valor monetario del país. Aunque pareciera carente de importancia, el valor simbólico de las imágenes y mensajes que se expresan en esos billetes adquieren realce cuando de identidad nacional y patriotismo se trata.

Hasta antes del actual diseño del billete de 500 córdobas, en la portada del mismo aparecía la imagen del rostro del General José Dolores Estrada, uno de los principales héroes de nuestra historia nacional, lugar que se ganó al dirigir exitosamente la emblemática y patriótica Batalla de San Jacinto, en donde junto con Andrés Castro y unas decenas más de patriotas defendieron la soberanía e integridad nacional. Sin embargo, el actual gobierno que próximamente se prepara para celebrar dicha efeméride, borró del billete de mayor valor, la imagen de ese patriota, a quien hipócritamente seguramente ensalzaran y que hasta ahora sutilmente intentan opacar frente a la imagen “proletaria” de Andrés Castro, quizás por ser de origen conservador o provenir de la “oligarquía” de aquel momento.

Lo cierto es que admirables nicaragüenses provenientes de distintos estratos sociales, económicos y políticos (conservadores y liberales) se unieron para defender con sus vidas la soberanía nacional frente a las intenciones mercenarias de los invasores filibusteros y con ello, gestar una de las hazañas más representativas de nuestra historia patria. Esa unidad, valentía y determinación digna de replicar, es lo que celebramos cada 14 de septiembre.

En el nuevo billete de 500 córdobas se elimina la imagen del General José Dolores Estrada y la escena de la Batalla de San Jacinto sustituyéndola por la imagen de la fachada de la casa natal de Augusto C. Sandino, a quien muchos consideran héroe nacional y otros un bandolero. Sin ánimo de desestimar los méritos de Sandino, es importante aclarar que mucho antes que Sandino naciera, vivieron y lucharon mucho más grandes patriotas que él y que se ganaron su lugar en la historia por sus virtudes, mismos que hoy por hoy son personajes unánimemente aceptados y reconocidos, quizás porque nunca fueron manoseados por intereses partidarios y personalistas que desvirtuaran su verdadera trascendencia.

La ideologización partidaria debe estar fuera de las escuelas y de las fiestas patrias, no se puede jugar con la historia, no se puede esconder la verdad y no se debe traicionar la historia nacional. Cada personaje y/o héroe nacional debe estar en el lugar que por sus hechos y legado corresponde. Aun cuando sean pocos los que en medio de esta critica realidad económica logren tener en sus manos uno de esos nuevos billetes de 500 pesos, es importante que le demos el lugar que se merecen a nuestros héroes nacionales y no permitir que por oscuras y sutiles maniobras traten de manipular y retorcer para sus mezquinos intereses, la historia nacional.

La imagen del General José Dolores Estrada y la gesta heroica de los patriotas de la Batalla de San Jacinto, principal acontecimiento a conmemorar en las actuales fiestas patrias, no solo debiera reincorporarse al billete de mayor denominación del país, sino exponerlos en su verdadera y genuina trascendencia, para el debido respeto y admiración de las actuales y futuras generaciones.


*Dirigente de la Juventud del Partido Conservador
www.juventudconservadora.es.tl