•  |
  •  |
  • END

La oposición quiere lavarse las manos echándole todos los males de la crisis política que vive el país al gobierno de Ortega, pero esto no es tan cierto, la verdad es que ha estado en las manos de los líderes de los partidos y de los diputados de oposición en resolver la crisis.

Los diputados del PLC, los de la BDN, los de la ALN y los mismos del MRS han tenido su momento en que han venido haciéndole el juego a Ortega, creo que de todo es sabido lo que ha venido pasando. Primero Arnoldo Alemán con el pacto puso a Nicaragua en una situación difícil que no tiene pies ni cabeza y que muy difícil se pueda despegar del pacto si cada vez es más evidente que depende de Ortega; el caso más reciente de Arnoldo fue negociar su libertad definitiva a cambio de la presidencia de René Núñez en la Asamblea Nacional; si es el caso de la BDN, el mismo Eduardo ha cometido sus errores y algunos diputados se les han libreteado; los de la ALN son los que más han puñaleado al pueblo, los del MRS tuvieron sus momentos de crisis cuando se fueron Mario Valle y Juan Ramón Jiménez al orteguismo, después de esta tormenta el MRS ha estado más estable que los otros partidos y se han mantenido en una posición firme hasta el momento; en el caso de los conservadores Alejandro Bolaños Davis se ha prestado al juego de Ortega, acordémonos que de pronto salió la resolución del Consejo Supremo Electoral devolviéndole la personería al PC y la restitución de Alejandro, que me imagino que fue condicionada a favor de Ortega.

En el caso del MRS no le han resuelto la devolución de su personería jurídica por dos razones: le pondrían en sus manos a la oposición del consenso una casilla con más firmeza y lo otro sería de acuerdo a conveniencias políticas del orteguismo. En la Asamblea Nacional la mayoría son diputados de la oposición que si realmente jugaran el papel de ser consecuentes y leales a su partido y al pueblo que confió sus votos a estos diputados para que defendieran los intereses del pueblo y no se vendieran ni los traicionaran, Nicaragua estuviera en una situación estable.

Ortega a estas alturas no estuviera irrespetando la constitución y las leyes y mucho menos estuviera reprimiendo al pueblo, pero estos han venido irrespetando la confianza que el pueblo depositó en ellos, ustedes creen que Mario Valle cuando se fue al Orteguismo arrastró todos los votos que le dieron el gane como diputado, yo les aseguro que ni el uno por ciento se fue con él; lo que pasa es que algunos diputados están actuando a título personal para obtener beneficios personales.

Desgraciadamente, la Asamblea Nacional está en manos de algunos diputados sin escrúpulos y que estos deciden el destino del país sin consultar al pueblo porque ya no obedecen al mandato del mismo, sino al mandato de los cañonazos, a este respecto de los cañonazos a una pregunta que le hizo Miguel Mora en el programa de TV de IV Poder al Chele Grisby, de que si era verdad que habían cañonazos del orteguismo, el dijo: “que el fin justificaba los medios”, como ven es evidente, ustedes creen que alguien se va a colorear a cambio de nada, es muy difícil.

Tenemos dos salidas para el pueblo de Nicaragua: una es la de evitar derramamiento de sangre: la cual sería que los diputados no cedieran a las pretensiones de Ortega y que voten pensando en Nicaragua, en su país, en su nación y no en Ortega, que se pongan a reflexionar los diputados aunque sea por un minuto qué tan grande sería el daño que ocasionarían y que ellos mismos no estarán exentos de las consecuencias. Y la otra salida sería si los diputados cedieran el voto por el dinero entonces el pueblo no tendría más opción que lanzarse a las calles y a jugarse la vida por restaurar la democracia en el país; ahora otra cosa sería que Ortega quiera lanzarse a la fuerza, ya aquí se terminaría la tolerancia del pueblo.

Una de las llaves principales las tiene Arnoldo Alemán la cual es la de romper el pacto con Ortega y que sus diputados mantengan firmeza y lealtad a su partido y al pueblo y la otra llave que tiene es el desistimiento de su candidatura como presidenciable y que ponga a la disposición la casilla del PLC para que toda la oposición converja en una sola unidad para derrotar al orteguismo, creo que a esta acción, el pueblo la vería como una aptitud de muy buen gesto, responsable, madura y patriótica, ésta valiente aptitud llevaría a Arnoldo a su reivindicación total ante su pueblo como un héroe y de no hacerlo sería la muerte política para siempre y quedaría ante el pueblo y la historia como un villano.