•  |
  •  |
  • END

A propósito del gobierno de Daniel Ortega, vale la pena recordar tres figuras gubernamentales que la historia ha experimentado, todas de gran perjuicio a la humanidad: 1. Los reyes. 2. Las dictaduras. 3. Las democracias injustas.

1. Los reyes justificaban su investidura y su actuar en el supuesto origen divino, de DIOS.

2. Los dictadores argumentan su investidura y su actuar en un supuesto mandato del pueblo.

3. Las democracias injustas son los gobiernos que siendo electos con reglas democráticas actúan en contra de los ciudadanos. ¡El desgobierno de Daniel Ortega tiene de las tres figuras!

El actual presidente de Nicaragua se cree el Mesías del pueblo y procura, cuantas veces puede, estar junto al Cardenal Obando y leer pasajes bíblicos. En plazas públicas llenas de trabajadores del Estado, obligados a asistir so pena de despido, exclama que por mandato del pueblo (los presentes) se adhiere al ALBA de Hugo Chávez, le brinda asilo a terroristas y renuncia a la ayuda millonaria de la cuenta reto del milenio, entre muchas otras barbaries. Este gobierno fue electo por una minoría del 38%, pero “gracias” a Arnoldo Alemán esas eran las reglas de la elección. Sin embargo, actúa como si fuese dueño de una hacienda, donde manda él, su esposa y sus hijos. Y para rematar, es incapaz de hacerla producir. ¡Daniel Ortega quiere ser rey y dictador a la vez con la máscara de democracia!
Otro fenómeno que está ocurriendo en Nicaragua es que los partidos políticos, supuestamente mayoritarios, opinan, critican y hasta quieren determinar sobre asuntos internos de otras organizaciones políticas.

Recientemente el Partido Conservador de Nicaragua reestructuró su Junta Directiva Nacional. Decisión que tomaron, según entrevista que realicé a miembros activos del PC, en base a tres elementos fundamentales:

1. La potestad que les otorga el estatuto, y por acuerdo de conservadores que siempre han estado defendiendo la institucionalidad del partido.

2. Con la devolución de la personería jurídica del PC es imperiosa la necesidad de reorganizarlo para vitalizarlo a nivel nacional.

3. Al aproximarse las elecciones nacionales el PC debe elaborar una estrategia electoral que conlleve las necesidades supremas de los nicaragüenses y no acuerdos prebendarios.

A mí parecer esto es materia exclusiva de los conservadores. Cada organización política presenta su propuesta de gobierno a los nicaragüenses, y en caso de alianza, se supone que la hacen en aspectos comunes que benefician a la mayoría. Los acuerdos y alianzas electorales nunca deben pretender desaparecer ni determinar la vida orgánica de otro partido.

En comentarios hechos por un alto prelado de la Iglesia católica, expresando que el filibustero William Walker vino a Nicaragua a instancia del partido conservador, en honor a la verdad, hay que recordar lo que ya está ampliamente documentado en la historia: fue el líder liberal doctor Máximo Jerez, quien solicitó la intervención extranjera. En honor a la verdad, hay que recordar que fue a iniciativa del líder legitimista (Partido Conservador) General Tomás Martínez, leones nagaroteño, que se logró la unión de los conservadores y liberales nicaragüenses para combatir y expulsar al filibustero William Walker, creando también el gobierno binario. En honor a la verdad, estos acuerdos – pactos dieron frutos de nacionalismo, libertad y seguridad en el país.

Miembros del PC me han manifestado que además de estar dispuestos a declinar su candidatura presidencial para que sea candidato único don Fabio Gadea Mantilla, la persona que habla el lenguaje de su pueblo.

En honor a la verdad, solo unidos todos los partidos, movimientos y ciudadanos vamos a devolverle a Nicaragua su grandeza.


*Licenciado en Derecho
Vicecoordinador Comisión Jurídica
Movimiento por Nicaragua MpN-León