•  |
  •  |
  • END

En los últimos días, la prensa nacional ha divulgado profusamente la candidatura presidencial del señor Fabio Gadea Mantilla. El señor Gadea es un empresario radial, dueño de Radio Corporación, guionista del popular programa “Pancho Madrigal” y actualmente es diputado al Parlamento Centroamericano por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC). Algunos medios de comunicación y dirigentes políticos han manifestado que la candidatura del señor Gadea se convierta en una candidatura de consenso de la oposición política, que permita enfrentar al candidato del FSLN en las próximas elecciones generales de 2011. Al respecto, el suscrito pretende presentar sus reflexiones sobre el candidato de consenso.

1) Observo con interés y simpatía la candidatura del señor Gadea Mantilla. Diversos sectores sociales y políticos consideran a Gadea honesto, probo, rectilíneo y de ideales democrático.

2) No obstante, pienso que es fundamental, en primer lugar, luchar por sustituir a los actuales magistrados del Consejo Supremo Electoral que fraguaron el fraude electoral en las elecciones municipales de 2008, por tanto, son protegidos por el señor Daniel Ortega. Proponemos un amplio consenso nacional, tendiente a movilizar a la ciudadanía y sensibilizar a la opinión pública para que la Asamblea Nacional elija personas honestas que conduzcan imparcialmente el proceso electoral de 2011, es decir, que respete la voluntad popular expresada en las urnas electorales.

3) Las fuerzas políticas y sociales antes de consensuar un candidato presidencial están en la obligación de alentar la movilización popular para instalar un Consejo Supremo Electoral creíble y respetuoso de la voluntad popular.

4) Por otra parte, es vital que el candidato presidencial de consenso de la oposición política, sea un candidato que enfrente el oprobioso pacto de Ortega-Alemán, que ha pervertido los Poderes del Estado, degenerándose en instituciones públicas dóciles que se encuentran al servicio de Daniel Ortega y su camarilla, los cuales pretenden instalar una dictadura dinástica en Nicaragua con la complicidad de su socio menor, Arnoldo Alemán y sus aliados. De ahí que el aspirante de consenso de la oposición política debe ser un firme y beligerante luchador contra el pacto, que junto con las organizaciones políticas y sociales establezca la institucionalidad democrática y permita el desarrollo económico y social de la nación.

5) En consecuencia, esto excluye la posibilidad de que los Partidos, Liberal Constitucionalista (PLC) y Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), encabecen la casilla electoral opositora en las elecciones de 2011, por estar comprometidos dichos partidos con el pacto político con Ortega y por su actuación cómplice en el pasado fraude electoral.

6) Otro aspecto importante es que las fuerzas políticas y organizaciones sociales antes de seleccionar el candidato de consenso, deben de aprobar la plataforma programática en la que se defina los aspectos políticos, económicos, institucionales y sociales, de tal forma, que el candidato presidencial se comprometa a desarrollarlos en caso de acceder al poder.

7) Finalmente considero que las organizaciones políticas y sociales se autoconvoque para establecer una asamblea consultiva que tenga como propósito el de implantar mecanismos de selección de los candidatos a presidente de la república por la oposición. Esta asamblea consultiva debería estar precedida de tres a cinco personalidades notables, -por ejemplo, Vilma Núñez de Escorcia, Moisés Hassan Morales, Emilio Álvarez Montalván, Danilo Aguirre Solís, León Núñez, Rosa Marina Zelaya, Carlos Tünnerman, Alejandro Serrano, entre otros, los que propondría a la asamblea consultiva el engranaje para elegir a los precandidatos a la presidencia. En ese sentido, es importante que la Coalición Democrática (CD) y la Alianza Patriótica (AP) tomen la iniciativa y convoquen al resto de organizaciones políticas y sociales, para conformar esa gran Asamblea. Solo así se escogería verdaderamente a un candidato de consenso. Pienso que sería desafortunado establecer un “monopolio-candidato” que no abonaría al fortalecimiento de la genuina oposición política del país, ni despertaría voluntades dispersas de ciudadanos sin partidos.


* Directivo del Partido Acción Ciudadana (PAC), que integra la Coalición Democrática, CD.

njgaitán@yahoo.com