•  |
  •  |
  • END

Lo que vivimos los venezolanos este pasado domingo 26 con las elecciones Parlamentarias da muestra de una sólida democracia que juramos mantener y consolidar, porque aunque quieran desprestigiarnos, en Venezuela vivimos una democracia, el socialismo es la mejor democracia, el poder del pueblo.

17 millones y medio de electores estuvimos llamados a ejercer nuestro derecho al voto, de estos se dice que más del sesenta cinco por ciento participó en las urnas, muestra de credibilidad ante nuestro poder electoral. Algo nunca antes visto en una elección de ese tipo, ni con otro gobierno.

De los 165 escaños, con los datos obtenidos de los centros de votación a esta hora registran que el PSUV y sus aliados contamos con 95 puestos, cifra para mantener una mayoría simple en la Asamblea Nacional. Pero, ¿qué pasó? ¿Por qué la oposición logró recuperar tanto terreno? ¿En dónde estuvo la falla? Ellos fueron al máximo a votar…no tienen más creyentes…pero nosotros no fuimos todos a votar…eso está claro. Creemos muchos en nuestro socialismo, en nuestro presidente Hugo Chávez, pero hay una cúpula a su alrededor que no siente nuestra evolución en el proyecto que vivimos.

Aunque se comporten más como los imperialistas, vendepatria, queramos o no, los integrantes de los partidos de oposición son nuestros hermanos, son parte de Venezuela. Y los vamos a respetar en su triunfalismo, muchas veces ofensivo. Pero esta fue una campaña sucia y deslucida de su parte donde jamás presentaron proyecto alguno, únicamente se basó en atacar al Presidente Hugo Chávez y presentarnos como un país peligroso, mencionándolo tanto a cada rato en los medios de comunicación nacionales e internacionales, que ahora refuerzan más en nuestros barrios…que la vida no vale nada…campaña sucia, en contra de nosotros sus hermanos, incluso diciendo que no hay libertad de expresión cuando dicen cualquier cosa. Aun la mayoría no creemos en ustedes, ni creeremos, muchos años tuvieron en malos gobiernos que afianzaron nuestra pobreza y clasismo, en una década quieren juzgar y criticar lo que no pudieron ustedes hacer en más de cien años de democracia.

La directiva de nuestro Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), desde este momento debe sentarse y analizar en frío, ¿que pasó..?

En verdad, el mensaje de nuestro máximo líder, ¿está llegando a todos los sectores? ¿Son quienes le rodean estupendos voceros? ¿Los barrios nos sentimos identificados con ellos? A muchos nos han apartado, nos han minimizado, dejando en puestos claves a seres únicamente serviles y no parte de la causa, Presidente, ¿no lo siente?

Vamos a reflexionar porque aún queda mucho camino por recorrer, pero hay que dejarse de mezquindad y escuchar al pueblo llano, humilde y atender sus necesidades y resolverles sus problemas para ayer, porque para hoy es muy tarde.

Cuántos mensajes recibe nuestro Presidente por cualquier vía, solicitándole ayuda de toda índole, ¿a qué se debe eso…? ¿Será que al comandante le filtran esas informaciones y por sus tantas ocupaciones no tiene idea de lo que está aconteciendo en su alrededor. ¿Y qué paso con nuestros candidatos? ¿Por qué su campaña no cala en la gran mayoría de los revolucionarios? Estoy seguro que los resultados para la oposición serían menos aún.

Es hora de una revolución en nuestro partido, en nuestra Nación Bolivariana de Venezuela, ganamos perdiendo, es duro, para aprender de nuestros errores, fueron los revolucionarios e indiferentes que se quedaron en casa, falta apoyo digno a las bases que creen en este proyecto. Revolución es con los revolucionarios todos los venezolanos. El pueblo lo apoya. No caigan más en desgastarse con el discurso de la oposición mezquina y círculos que sólo le interesa el poder, aquí estamos, el pueblo que se quedó en casa. Tómenlos en cuenta.