•  |
  •  |
  • END

En END del 3 de octubre de 2010 se publica la razón por la cual Montealegre, representante del gran capital, propuso a Fabio Gadea como precandidato. Dice la noticia que las bases del MVCE no se tragan la candidatura de Gadea y Montealegre tuvo que darles una explicación. Lo propuso por su posibilidad de crear división en el liberalismo por ser del PLC, además como es lógico, por ser consuegro de Alemán. Dice la noticia: “Por su parte, Montealegre resaltó que Gadea era convencional del PLC y ex presidente del Partido Resistencia Nicaragüense, PRN. Según él, eso le permite atraer votos de los mismos miembros del PLC, del MVCE, de ex Contras y de otras facciones que conlleve a unir a la oposición de forma similar a 1990, cuando ganó la ex presidenta Violeta Barrios de Chamorro”.

La estrategia divisionista para destruir al PLC de parte de Montealegre es obvia. Pero solo demuestra una vez más su torpeza y falta de habilidad política. Ni 2011 será 1990, ni Fabio Gadea es Violeta Chamorro.

Nicaragua necesita un cambio, pero no el que promueve Montealegre, todo lo contrario.

Soy liberal y consciente que cada vez más se hace necesario el replanteamiento de la definición de liberalismo y democracia. No creo que las cosas puedan seguir como están en el mundo democrático y liberal. Las ideas adulteradas se han desbordado incontenibles aprovechando la interpretación que cada quien hace a su manera de la doctrina, desvirtuándolas de forma que lo que existe ahora son caricaturas grotescas de los pensamientos originales.

El liberalismo, mentor de la Revolución Francesa y de los derechos del hombre, siempre tendrá vigencia porque la libertad es intrínseca de la naturaleza humana, y no tiene vencimiento, pero ahora está desfigurado, a momentos parece libertinaje y está acercándose a ser un criterio incompleto que no responde a la realidad actual. La democracia no es el poder del pueblo es controlada por grupos de influencia económica, y cada vez acumula en su interior su propia destrucción. Los ciudadanos cada vez más, desde los primeros grados de la escuela, por ejemplo en USA, son convertidos en autómatas víctimas de la tecnología que no los libera pero los aprisiona, pues solo obedecen a lo que ven en la pantalla de un Black Berry o en el Internet. Cada vez más pierden su capacidad natural de pensar, se limitan a seguir instrucciones, sus mentes son formateadas y enfocadas a lo que dicen programas de computadoras.

En estos días será la “gala social en Miami”, que la familia más rica de Nicaragua hace en medio de un esplendor babilónico para recoger fondos para los más necesitados de Nicaragua, que son la mayoría de los ciudadanos. Muchos dicen que es la fiesta anual de esa familia para exponer su fabulosa fortuna y poder en un escenario internacional. Hacen caridad con el dinero de otros, se gastan miles de dólares en una obscena por lujosísima pachanga faraónica que les valdrá una página en las notas sociales. Pero si donaran un pequeño porcentaje de su fortuna no tendrían necesidad de galas sociales y aliviarían la vida de muchos pobres en Nicaragua.

En EL NUEVO DIARIO, el 3 de octubre 2010, se publicó un escrito: “El declive de la doctrina liberal”, de Gustavo Adolfo Vargas, y como liberal me importó leerlo, me pareció interesante, me hizo meditar y me impulsó a escribir esto, pues una de las cosas que en los últimos 20 años he considerado obscena en Nicaragua, es la tremenda desigualdad que existe entre la minoría extremadamente rica y la mayoría extremadamente pobre. Aunque el asunto de las fortunas obscenas, obscenas por ser el segundo país mas pobre del hemisferio, se empezó en Nicaragua, qué contradicción, durante el gobierno del FSLN. Antes del 19 de julio de 1979 había fortunas y se sabía que los dos más ricos eran Pellas y Somoza, las otras eran de unos cuantos millones de dólares, no como ahora de cientos de millones de dólares. En el inicio del exilio me sorprendió que las fortunas de empresarios conocidos, los más fuertes, eran de seis o de ocho millones de dólares promedio, más o menos.

En el escrito Gustavo Adolfo Vargas acertadamente dice… “La ideología liberal representa la lucha en defensa de la libertad del individuo... Libertad de pensamiento, de convicción, de expresión del pensamiento, de participación política y también libertad de actividades económicas; empero, esta última termina por nulificar las anteriores y se contrapone a ellas porque, en la práctica, genera polos de poder económicos que avasallan las libertades de la mayoría desposeída de la sociedad.”

Comparto su criterio cuando dice: “El liberalismo nunca se planteó la riqueza como sustento de la libertad individual ni la distribución del ingreso como infraestructura de la democracia. Incurrió en la ingenuidad de suponer que la igualdad ante la ley, la libertad de contratación, el derecho de propiedad sin limitaciones, la libre empresa y la inhibición del Estado ante tal actividad económica particular contribuían, por sí solos, a cautelar la libertad de los individuos, cuando la realidad práctica se encargó de probar lo contrario: que la abstención de la autoridad pública en la vigilancia del proceso económico, conduce a un estado en que el pez grande se come al chico, frente a un Estado cruzado de brazos.” Igualmente cuando afirma: “La injusta distribución de la riqueza, implica también una injusta distribución de la libertad, donde no es enteramente libre, sino quien tiene los medios económicos para serlo.”

En Nicaragua, particularmente los liberales, tenemos que erradicar tan desarrollada pobreza. Buscar distribuir equitativamente el crecimiento. Ahí está el gran problema que tiene que enfrentar en el proceso electoral que se avecina un buen candidato liberal con mentalidad siglo XXI.

La enorme y obscena desigualdad que existe en Nicaragua impide que la pobreza disminuya y que el país se desarrolle. Los beneficios del crecimiento los coge una minoría que vive en extrema riqueza aprovechándose de un sistema liberal que no debe ser como es.

Lo que necesitan los nicaragüenses son candidatos presidenciales y grupos políticos liberales con mentalidad social que sin codicia y con desprendimiento resuelvan el problema de la mayoría, con proyectos reales de desarrollo social, no con migajas que sigan manteniendo a los nicaragüenses en estado de sobrevivencia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus