•  |
  •  |
  • END

La dirigencia del FSLN, encabezada por el comandante Carlos Fonseca Amador, fundador de esta agrupación política que aglutina a los mejores hombres y mujeres de la sociedad, tuvieron siempre en mente golpear fuertemente el corazón de la dictadura militar somocista, expresión de la dominación y represión yanki imperialista en nuestro país.

Este golpe contundente fue el asalto a la casa de “Chema” Castillo el 27 de diciembre 1974. No obstante el éxito político-militar alcanzado, el FSLN no estaba preparado para resistir la contraofensiva militar de la bestia herida mortalmente. Los cuadros fueron cayendo uno tras otro. La operación Águila VI integrada por soldados de los ejércitos centroamericanos, Condeca, literalmente exterminaron en las montañas del norte de Nicaragua a todo aquel inocente, sospechoso de ser guerrillero mediante la implementación de la doctrina de tierra arrasada.

Dentro de este contexto violento, represivo, uno de los periodos más agresivos del último marine, cuando entonaban loas al exterminio de “los sandino-comunistas”, aparece la ofensiva de octubre que se inicia con el asalto al cuartel de la GN en San Carlos, el heroico 13 de octubre de 1977.

A partir de esta acción, el FSLN poco a poco retoma la ofensiva político militar. San Fernando y Mozonte en el norte; asalto al cuartel de Masaya el 17/10/77; la insurrección de Monimbó; el asalto al palacio y la insurrección de septiembre del 78, así como la ofensiva final no hubiese sido posible sin el 13 de octubre.

El 13 de octubre, aunque en otro contexto, tiempo, espacio y condiciones específicas es comparable con el asalto al cuartel Moncada, en Santiago de Cuba, el 26/07/53 por el incipiente ejército rebelde al mando del comandante Fidel Castro R.

Digo comparable, porque los habitantes del departamento, debemos llevar a efecto la conmemoración de tan importante efemérides mediante la planificación y organización de un trabajo serio, concienzudo, responsable, con disposición para avanzar en el fortalecimiento político-ideológico de la militancia sandinista y de la población en general; avanzar en la profundización de los análisis, metas, propuestas y objetivos estratégicos del desarrollo económico-social, político-ideológico, cultural y espiritual del departamento; avanzar en el desarrollo y consolidación organizativa y movilizativa, mediante el diagnostico e identificación de obstáculos y problemas más acuciosos que nos aquejan para vencerlos con madurez, optimismo y convencimiento. Es decir convertir el 13 de octubre en un referente histórico de combate, entrega, sacrificio, amor a la patria, al terruño y al FSLN, tal como quedó demostrado con el accionar valiente de las escuadras guerrilleras y de quienes entregaron su preciosa sangre por la liberación como Ernesto “Chato” Medrano, Elvis Chavarría, William González y Roberto Pichardo.

El 13 de octubre debe convertirse en una efeméride participativa, con colorido, embanderamiento de calles, comarcas, caseríos, con bandas rítmicas y musicales, comparsas, desfile de carrozas, gigantonas, foros, asambleas sectoriales para adquirir compromisos. ¿Por qué el 14 de septiembre y no el 13? ¿Por qué el carnaval acuático y no el 13? Hace 33 años nos despertamos, no con el ruido de los pájaros y chocoyos, sino con el tableteo de las ametralladoras y fusiles libertarios. Desde entonces mucha agua ha corrido bajo el puente.

En este 33 aniversario, debemos reflexionar sobre la problemática de conducción del FSLN en el departamento. Mejorar las formas, métodos y estilos de conducción política, se vuelve una necesidad insoslayable. Hacer de la militancia sandinista un destacamento más combativo, con mayor formación y conocimiento político-ideológico, con mayor análisis del proyecto que impulsa el FSLN a través del GRUN, un destacamento dotado de conocimientos de planificación, seguimiento, control y evaluación de las tareas, procesos y fenómenos sociales para evitar y erradicar el empirismo, la improvisación y el idealismo, por la cientificidad, son demandas que están presentes por las cuales sacrificaron sus vidas los héroes y mártires del 13 de octubre.

Así como Santiago de Cuba se llena de alegría y victorias combativas por el asalto al cuartel Moncada, los riosanjuaneños debemos sentirnos orgullosos por la conmemoración del 13 de octubre. No obstante, se necesita desburocratizar la conducción política departamental ya que carece de ideas, iniciativas, disposición y disponibilidad para guiar a un destacamento de militantes abnegados y a la población en general hacia nuevas victorias como la de 2011.

Nuestros héroes y mártires, la realidad, necesidades, el desarrollo científico técnico, la correlación de fuerzas nacional e internacional, la reorientación de las fuerzas democráticas progresistas y revolucionarias latinoamericanas y caribeñas, así como el ALBA, lo demandan.


*Lic. En ciencias sociales, graduado en la ex RDA, periodista, docente UPF San Carlos.