•  |
  •  |
  • END

Hace muchos años llegó a nuestro poder un cuadernito perteneciente a un radio-operador de la contra caído en combate, en él aún se leían un sinnúmero de mensajes desencriptados dentro de los cuales aún recuerdo dos de ellos que siguen llamando mi atención, a través del primero nos dimos cuenta que el contenido del mismo estaba dirigido a disponerse políticamente y por entero a la campaña proselitista de la UNO; en aquella oportunidad el mensaje iba dirigido a los Comandantes de Brigadas y Batallones del ERN y firmado por Israel Galeano, comandante “Franklin”, quien actuaba como Jefe de Estado Mayor de dicho Ejército contra–ya en el año 89 Estados Unidos había orientado a la contra conformarse en un supuesto Ejército con características tipo convencional de cara a lograr su posible inserción en un nuevo Ejército Nacional porque apostaban por desaparecer al EPS una vez logrado el triunfo de la UNO en 1990. El contenido del texto más o menos era el siguiente: El Departamento de Estado Norteamericano había decidido que el candidato Presidencial de la Unión Nicaragüense Opositora era el Ing. Enrique Bolaños Geyer por lo cual debían informar a todos los comandos y disponerse a hacer proselitismo y a votar el 25 de febrero de 1990 a favor de éste. Un mes después “Franklin” reorientaba, en un segundo mensaje, a los mismos destinatarios que el candidato presidencial de la UNO era la ex miembro de la Junta de Gobierno Violeta Chamorro y su vicepresidente el señor Virgilio Godoy. Estados Unidos había observado que con Bolaños como Presidente la guerra continuaría por su alto grado de confrontación con el sandinismo y además dentro de la misma fuerza opositora era factor de desunión, por lo cual decidió su relevo por la “irreprochable” personalidad de Violeta.

Cuento esto porque desde antaño cierta parte de los nicaragüenses están acostumbrados a que sea el Departamento de Estado norteamericano quien escoja a los candidatos presidenciales de la derecha, en ese sentido la historia no se puede negar.

En esta nueva coyuntura, Estados Unidos ha lidiado infructuosamente con las posiciones de cada grupo opositor a fin de imponerles que sea uno y solo uno el bloque antisandinista que se presente a las elecciones nacionales con un candidato bendecido por ellos. En 2006 la rebeldía de Alemán para no entregar el PLC le granjeó la enemistad de manera temporal con su amo del norte y las fuerzas “democráticas” fueron derrotadas por ir desunidas. Estados Unidos soportó ese trago amargo, y continuó aferrado a su idea de mantener unidas a estas fuerzas e ir en contra del Frente. A pesar que en las elecciones municipales de 2008 logró imponer a Montealegre para que compitiera por la Alcaldía de Managua bajo la bandera del PLC a cambio de liberar a Arnoldo de algunos juicios en su contra en cortes americanas, no contaba con que éste socavaría a su mismo candidato incluso a costa de perder Managua.

Para las elecciones de 2011 la embajada norteamericana y los destacamentos de los Partidos Republicano (Instituto Republicano Internacional-IRI) y Demócrata (Instituto Nacional Demócrata para Asuntos Internacionales-NDI) que se encuentran en Managua, han modificado sus estrategias a fin de lograr derrotar al Frente. Consideran que pueden activar una oposición excluyendo a Alemán en un primer momento –aún lo siguen considerando “su hijo de p” como decían de Somoza y de muchos dictadores latinoamericanos, pero desconfían un poco de él, por sus ambiciones- concentrándose en lo que denominan “sociedad civil” y los micropartidos opositores con un candidato que no represente animadversión entre ellos mismos. Recordemos que la figura de Montealegre ha sido golpeada por sus fracasos, aún el mismo Eduardo está claro de su bajo perfil y de ahí la aceptación de la propuesta de los halcones yanquis de que sea un empresario radial el candidato presidencial. Con ello además pretenden que a medida que vaya creciendo la figura de dicho empresario, Alemán ceda la estructura del PLC y así conformar el tan ansiado bloque antisandinista, de no ser efectiva tal consideración prevén en un segundo momento contar con los votos de los simpatizantes del PLC porque apuestan por una segunda vuelta electoral.

Muchas cosas han considerado, por lo pronto la salida a la palestra pública del candidato del norte, quien decía que no aceptaba una candidatura si no era con el consenso de todas las fuerzas (agosto) y un mes después (septiembre) lo vemos aceptando ser el candidato de una fracción de la derecha ante la renuncia de Montealegre nos indica que Estados Unidos seguirá en su maniobra por unir en un solo alero todas las fuerzas antisandinistas, incluso así tengan que cambiar la seña de su candidato y busquen a otro personaje que pueda contar un mejor cuento. Sin embargo, también saben y está en sus cálculos, el crecimiento del Frente Sandinista y dentro de sus conjeturas contemplan que aun uniendo a la derecha el Frente puede derrotarlos fácilmente. Por eso es conveniente monitorear en forma permanente cada una de las maniobras que estarán desarrollando previo a las elecciones de 2011 y trabajar con más ahínco para evitar el retorno del neoliberalismo y mantener este Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional y los programas sociales que éste impulsa en beneficio de la población nicaragüense.