• |
  • |
  • END

Señala un destacado analista político y abogado “que Nicaragua es quizás el país latinoamericano que mejor sigue las grandes olas de cambios mundiales”. (L H Guzmán, página 7, Democracia y partidos en Nicaragua).

Veamos:

Efectivamente, nuestro país ha vivido, desde su fundación como nación independiente, grandes cambios. Desde la colonia hasta nuestros tiempos. Tomando ciertas consideraciones del libro escribo este artículo con el propósito de hacer un breve análisis de lo que es actualmente la situación de los partidos políticos y su rol en la unificación de las fuerzas de la oposición a este gobierno que preside el Comandante Daniel Ortega Saavedra.

Entre 1990 y 2006 hubo formas de gobiernos que significaron verdaderos cambios en el sistema político que precedió este período. Del totalitarismo y control estatal absoluto se pasó de un solo tirón a otro modelo, que intentó y que de hecho casi logra, implantar un proceso de democratización. Durante su implementación hubo permanente presión desde abajo para tratar de coartar las libertades públicas, la libertad de expresión y el libre ejercicio de la democracia mediante actos barbáricos que obligaron a los tres gobiernos de ese período, después de reconocer la peligrosidad de su adversario, a hacer arreglos de gobernabilidad. El entonces derrocado líder y caudillo del FSLN a través de un protocolo de transición, acuerdos de gobernabilidad y una sucia maniobra paraliza bruscamente el proceso de democratización del país, manchando el liderazgo de un excelente político y sembrando la división del partido más fuerte de ese momento: el PLC. Y como corolario, retoma el poder político
El agua ha corrido debajo del puente y desbordado cauces ante la fuerte inyección de petrodólares provenientes de Venezuela convirtiendo a los antiguos revolucionarios en verdaderos oligarcas multimillonarios a quienes tanto criticaron en su primer gobierno.

Los partidos políticos más importantes de Nicaragua

Hoy día los mejor organizados como el Partido Conservador, al que cancelaron y devolvieron su personería; el MRS, cancelado también hasta quién sabe cuando, el ALN en abierto entendimiento con el FSLN y por componenda electoral, segunda fuerza; el PLI con serias divisiones que confunden hasta a los mismos partidarios; los cristianos AC y PCC, en constantes movimientos en espera de señas y el PLC, único con ejercicios democráticos, reingeniería partidaria, elecciones primarias internas, proyecto de elecciones primarias entre partidos, sólido tendido electoral, que rechazó a escoger 25 funcionarios del Estado como muestra de solidaridad y compromiso por los acuerdos de Metrocentro I y II. Esa es mi visión de lo que considero partidos más importantes.

Sobre la unidad

¿Cómo lograríamos que los partidos mencionados se unieran?
Parece que lograrlo será como milagroso de no buscar la única alternativa factible. Una grande alianza multipartidaria que se someta a practicar algún tipo de elección preliminar (ideal: las elecciones primarias interpartidarias).

Haciendo una revaloración, los partidos pueden lograr este objetivo, el cual llevará a establecer una nueva modalidad de reglas internas, a efectos de medir el liderazgo de sus miembros directivos. Los acuerdos entre los partidos deben respetarse para evitar precisamente el pactismo que tanto critican quienes no cumplen sus compromisos. Por ello creo fundamental que sea precisamente a través de elecciones primarias interpartidarias. La elección o selección de un candidato único.

La competencia es sana, los espacios políticos se ganan y la mejor forma de demostrar el liderazgo es poniéndolo a pruebas. ¿Cuál es el miedo señores políticos? El verdadero consenso es la aprobación popular a través de votación y no el endoso de una candidatura. Lo demás son cuentos de camino.