•  |
  •  |
  • END

El ocho de noviembre de 1895, hace 115 años, el ingeniero mecánico Wilhelm Röntgen descubrió los rayos X, en Alemania, en medio de la Segunda Revolución Industrial del capitalismo mundial y del impulso de la investigación en ciencias básicas y la docencia que las universidades alemanas daban para incorporar sus resultados, descubrimientos e invenciones a sus planes de estudio. Siete años después, en 1902, Nicaragua recibía su primer aparato de rayos X, el cual llegó a la ciudad de León, cuna de la universidad nacional y de la escuela de medicina por gestiones de los doctores Rosendo Rubí y Luis Henry Debayle Pallais. El Dr. R. Rubí fue también un físico entusiasta a quien se le atribuye haber inventado un sistema de telegrafía sin hilos, inalámbrica diríamos hoy, patentado en Estados Unidos en 1900, acaso el precursor de los teléfonos inalámbricos y celulares. El Dr. L. H. Debayle Pallais, llamado “El sabio Debayle” graduado en Francia, personalidad fundacional de la moderna medicina y cirugía del país, facilitó el local esquinero de la Casa de Salud, en el centro histórico de León), donde él ejercía su práctica médica privada, para alojar el novedoso equipo de rayos X.

Los doctores Rubí y Debayle fueron, hace 108 años, los precursores, es decir, los primeros en usar los rayos X o rayos Röntgen en Nicaragua. Poco tiempo después, en Granada, el Dr. Juan José Martínez Moya, graduado en Estados Unidos, utilizó lo que se ha reportado como el segundo aparato de rayos X en nuestro país. Martínez Moya fue el primero, en el país, en aplicar los rayos X como auxiliar diagnóstico en obstetricia. En 1920, regresaron a Nicaragua cuatro médicos graduados en la Universidad de La Sorbona (París, Francia): Alfonso Argüello, Humberto Tijerino, Pedro Alcides Delgadillo y Luis Alberto Martínez, quienes ejercieron su práctica clínica en la ciudad de León. El Dr. Tijerino, conocido como “El mono sabio”, además de ser un excelente médico clínico, fue un entusiasta impulsor de la práctica y enseñanza de la radiología. Los doctores Humberto Tijerino, Pedro Alcides Delgadillo y Luis Alberto Martínez formaban el famoso e influyente “Trío de La Sorbona”. Entre 1925 y 1926, el Dr. Inocente Lacayo regresó de Francia donde realizó estudios de radiología, trayendo consigo un aparato de rayos X. Él fue el primer radiólogo nicaragüense dedicado a la especialidad de radiología a tiempo completo; el Dr. I. Lacayo era reconocido como radiólogo por los demás galenos y laboró en el Hospital General de Managua. En 1929, el Dr. Lacayo firmó un contrato de libre introducción de aparatos de rayos X con el gobierno liberal del general José María Moncada. El Dr. Alfonso Argüello Cervantes adquirió otro aparato de rayos X en el año de 1932, el cual posteriormente pasó al Hospital San Vicente de Paul, de la ciudad de León, punto de origen de la práctica médico-quirúrgica nacional moderna. En 1940, en Matagalpa, el Dr. Ramón Méndez Tijerino instaló otro equipo de rayos X y fue el precursor de la radiología en el norte de Nicaragua. En ese tiempo el Dr. Humberto Tijerino adquirió otro aparato de rayos X, en León. Entre 1940 y 1945, un médico alemán apellido Salomon, en plena II Guerra Mundial, trajo a Nicaragua un equipo de rayos X que fue instalado en el Hospital General de Managua, que luego fue trasladado al Hospital Bautista porque el gobierno de Estados Unidos donó, en 1944, un nuevo aparato de rayos X. Entre 1943 y 1944 se instaló el primer equipo de rayos X en Boaco. En 1945, el Dr. Luis Jacinto Espinoza Rodríguez, pediatra, regresó de México y comenzó a ejercer la radiología debido a la alta demanda de dicha especialidad por parte de sus demás colegas, discípulos de Hipócrates y Galeno. Esto lo estimuló para realizar un entrenamiento radiológico en México, tras lo cual regresó al país, con un nuevo equipo de rayos X, para dedicarse por entero a la radiología. Por varios años los doctores I. Lacayo y L. J. Espinoza R., ejercieron como los únicos radiólogos de Nicaragua, hasta que en el año de 1955 vino al país el Dr. Roberto Calderón Gutiérrez, primer radiólogo nicaragüense graduado en Estados Unidos. Pocos años después arribaron al país los siguientes radiólogos, que junto al Dr. Calderón G., conformaron la generación de los años 50, ellos fueron los doctores: Gonzalo Ramírez Morales, Ignacio Chávez Díaz, Evenor Argüello, Carlos Alberto Marín y Enrique Sacasa Sequeira.

En 1952, el Dr. L. J. Espinoza R., realizó por primera vez una colangiografía intravenosa, en el Hospital General de Managua; en ese mismo año se hacían en Nicaragua angiografías. Durante los años 60, llegó al antiguo Hospital El Retiro, la primera unidad de cobalto 60 y las primeras fuentes selladas de radio. En 1972, Nicaragua tenía un hospital moderno con equipo de rayos X con fluoroscopía y servicio de radioterapia adecuada. Después de 1972 llegaron al país los dos primeros ultrasonógrafos ubicados en lo que ahora es el Hospital “Bertha Calderón” y otro en el Hospital de Jinotepe. Entre 1976 y 1978 el Dr. Adolfo Blandino utilizó isótopos radiactivos en su laboratorio privado de medicina nuclear. En 1984, durante la Revolución Sandinista se fundaron los diferentes programas de especialidades médico-quirúrgicas, con certificación universitaria, como parte de una política gubernamental para formar los recursos humanos especializados que Nicaragua necesitaba. El título de Especialista en Radiología sería extendido por la UNAN. En este contexto, el Dr. Roberto Calderón Gutiérrez fundó el Postgrado de Radiología en el Hospital Escuela “Manolo Morales Peralta” de Managua. En 1985, el Hospital Militar adquirió su primer ultrasonógrafo; en 1989, el primer ecógrafo con doppler pulsado de Nicaragua; y en 1996 obtuvo el primer ultrasonógrafo con doppler color del país.

El 17 de diciembre de 1991, el Dr. Enrique Jiménez Quezada, primer neuro-radiólogo nicaragüense, instaló en su clínica privada el primer tomógrafo axial computarizado de Nicaragua. A inicios de la década de 1990 se comenzaron a instalar en el país los primeros mastógrafos para realizar mamografías. En 1997, se instaló un resonador magnético en una clínica privada; pero dicho equipo era de un modelo no muy avanzado, había excedido ya su vida útil y su calidad era, por lo tanto, cuestionable. El primer tomógrafo helicoidal fue traído por el Dr. E. Jiménez Quezada, en 1998. El 4 de junio de 1998 murió el Dr. Roberto Calderón Gutiérrez. En 1999, los hospitales públicos sólo contaban con equipos de rayos X y algunos tenían ultrasonógrafos; los pocos equipos con fluoroscopía estaban deteriorados. El Hospital Bautista, en 1999, adquirió un resonador magnético de 0.5T., el cual puede considerarse como el primero de buena calidad en nuestro país. El Hospital Salud Integral compró el primer tomógrafo de 64 cortes del país, en 2007. En 2008, el HEALFM recibió como donación, por parte del gobierno de Venezuela, el primer tomógrafo computarizado (de seis cortes) y el primer resonador magnético (abierto, de 0.35T), totalmente nuevos, que el sistema de salud pública nacional haya tenido en su historia, para hacer exámenes gratuitos a la población pobre. El 18 de septiembre de 1996, se fundó la Asociación Nicaragüense de Radiología e Imagen (A.N.R.I.), siendo su presidente fundador el Dr. Marvin Gutiérrez Sánchez. Se inauguraron nuevos Postgrados de Radiología, reconocidos por la U.N.A.N.-Managua en: Hospital Bautista (1999); HMEADB (2006); y HEALFM (2008); fundados por los doctores Marvin Gutiérrez S., Aracely Pérez O., y E. Lenin Fisher Ch., respectivamente. En los años 80 se inició el Seminario Nacional de Radiología en el Hospital Escuela “Manolo Morales Peralta. En el año 2008, el Programa Académico de la Especialidad de Radiología fue elaborado por los doctores Adolfo Blandino y E. Lenin Fisher Ch. El 31 de octubre de 2009 murió el Dr. Marvin Gutiérrez S. En noviembre de 2009, se inauguró el Primer Congreso Nicaragüense de Investigación Radiológica “William Roentgen” en el HEALFM.

Fuente:Historia de la Radiología en Nicaragua: la senda de la luz invisible. (En imprenta) Autor: Lenin Fisher. Radiólogo 8825. IRM-TAC