•  |
  •  |
  • END

Desde el mismo día que anunciaron que mineros chilenos quedaron atrapados en una mina de cobre en Chile, producto de una explosión, de inmediato pensé que iban a morir o estaban muertos porque siempre en la mayoría de los casos casi no se salvan y además si estaban vivos sería muy difícil su rescate.

Pero siempre hubo una luz de esperanza de su familia, de las autoridades chilenas y del pueblo chileno y sobretodo de un presidente que tuvo la voluntad férrea de hacer todo lo que estuviera a su alcance, ese hombre era Sebastián Piñera. Cuando llegó la primera sonda al lugar del refugio hubo una luz de esperanza para los mineros porque ellos anunciaban que estaban vivos los treinta y tres compañeros mineros y de inmediato se comenzó a idear el rescate, donde brotó una lluvia de solidaridad internacional de todo el planeta, el mundo estaba a la expectativa, sensibilizado por esta tragedia de estos mineros atrapados en el fondo de la tierra a más de 622 metros de profundidad que se veían sonrientes y llenos de optimismo con toda la esperanza del mundo de que iban a ser rescatados.

Observamos un mundo único, un mundo solidario pendiente de las vidas de estos mineros, aquí no hubo diferencias ideológicas, ni religiosas ni enemigos, etc. Era un solo planeta solidario y sensibilizado. En Chile todo el pueblo chileno activado y unido a una sola causa desde el más humilde hasta el más rico, artistas, personajes, empresarios, escritores tanto nacional como a nivel internacional.

Hubo el día más maravilloso para los chilenos y el mundo cuando comenzaron a ser rescatados uno a uno los mineros hasta que salió el ultimo minero y posteriormente los rescatistas y solo imaginémonos al último rescatista que se quedó por unos instantes sólo, que pasaría por su mente a más de seiscientos veinte y dos metros de profundidad y ver que la cápsula subía y bajaba 77 veces y la última subida de él completaba las 78 para un largo camino en total de 48.50 km, aproximadamente.

Todo esto deja un trauma para la vida de los mineros, pero también deja una lección para el mundo entero sobre todo para los gobiernos para que se preocupen por la seguridad de las minas y de los mineros, y de todos los obreros del mundo, esto viene a cambiar las leyes mineras en muchos países, además que contribuye a ser conciencia en los gobernantes y en la humanidad entera que en vez de matarnos y agredirnos, los pueblos y sus gobiernos seamos solidarios y nos ayudemos unos a otros a combatir la miseria, el hambre y pobreza en nuestro planeta, todos juntos podemos desarrollarnos, todos podemos producir, el que tiene tecnología aporta sus medios y recursos; todo se puede, la misma NASA contribuyó con recursos humanos y tecnología sin ellos hubiese sido imposible el rescate; ese sería un ejemplo de la tecnología al servicio de la humanidad, de hecho el mundo cambió y no va a ser el mismo.

Los medios de todo tipo contribuyeron a este acercamiento del rescate y nos involucraron, porque creo que todos nos sentimos parte como si fuéramos una sola familia y en efecto somos una sola familia, somos seres humanos que tenemos los mismos derechos que cualquier otro de la misma especie.

Fue gracias a la televisión específicamente por CNN que transmitió todo el evento del rescate, es meritoria su participación ya que nos permitió que fuese posible ver este maravilloso desenlace trágico que terminó en alegría y llantos en Chile y en todo el mundo.

Observaba por CNN a un Sebastián Piñera preocupado que estuvo al frente todo el tiempo que duró el rescate, atento con sus familiares dándoles aliento y esperanzas, lo miré sonriente, con gran optimismo, sus ojos enrojecidos tal vez por el desvelo o el cansancio de tantos días de trabajo para el rescate de estos mineros o posiblemente enrojecidos por lagrimas de alegrías que le parecía imposible ver lo que estaba sucediendo; la realidad del rescate de los mineros que había llegado la hora cero para traerlos de vuelta a la vida porque habían nacido de nuevo, hubo treinta y tres nuevos nacimientos ese día, bendecidos con el nombre de esperanza.

Ojalá que estos gobernantes o políticos de aquí aprendan esa lección para que no atrapen al pueblo y lo entierren y le quiten todas las esperanzas de vida, que sus derechos sean respetados, que no sean humillados con salarios miserables, que no sean corridos de sus trabajos solo por no ser partidarios de Ortega, que no sean apedreados y garroteados por reclamar dignamente sus derechos, fue al pueblo al que le costó su liberación del somocismo fue el pueblo el que puso los muertos y siempre ha sido el pueblo.

Que nos sirva de reflexión que hay que trabajar por el pueblo y no aprovecharse de él, tampoco manipular ayuda u obras de progreso porque eso no es digno de ser solidarios con el pueblo, mucho menos cristiano, ser cristiano y revolucionario es respetar el derecho de los demás, es respetar la fe cristiana de los nicaragüenses, es respetar las elecciones y hacerlas transparentes y honestas. Queremos vivir en una Nicaragua con paz y en armonía, queremos que los gobernantes nos dejen tranquilo, cumplieron su período, es hora que se retiren y que venga otro, esa es la democracia y no aferrarse al poder, señor Ortega retírese y no dañe al pueblo, usted no es mesiánico ni ha sido puesto ni por el pueblo ni por Dios, sino que fue puesto por el pacto de Arnoldo, no haga sufrir más a este pueblo, permítale el paso a otro de los suyos que tienen tanto derecho o mas derecho que usted y se sometan a elecciones limpias y transparentes.

Busquemos la armonía entre los pueblos, no esperemos que haya guerra o tragedias para unirnos, el cambio climático es una tragedia permanente que nos da esa oportunidad de estar juntos y ser solidarios. Hoy vivimos momentos unidos a nivel mundial y nos despojamos de todo y nos concentramos en un solo objetivo, pero si se pudo unos días convivir casi junto a nivel mundial, por qué no intentarlo toda una vida, los gobernantes de las potencias tienen la última palabra y podemos concluir diciendo,” Sí se puede”.