•  |
  •  |
  • END

La declaratoria por la Unesco de la Isla de Ometepe como una Reserva de Biosfera ha sido un logro para las organizaciones isleñas y las instituciones de gobierno participantes, que abre oportunidades para el desarrollo del ecoturismo al mismo tiempo que plantea serios retos para evitar la contaminación y destrucción de los recursos naturales.

Esta situación fue debatida en el reciente foro público realizado en Moyogalpa con la participación de representantes del gobierno municipal, delegaciones del gobierno nacional, organizaciones civiles isleñas y de medios de comunicación, bajo la coordinación de la Fundación Entre Volcanes con apoyo de Flora y Fauna Internacional y del Fondo Común para la Gobernabilidad.

Las Reservas de Biosfera son zonas designadas por la UNESCO para que sirvan de lugares de experimentación de caminos de desarrollo sostenible que puedan conservar la diversidad biológica y que contribuyan al bienestar de la población y al respeto de su cultura. Existe una Red Mundial de 564 Reservas de Biosfera situadas en 109 países, en Nicaragua están las reservas de Bosawás, Indio Maíz y Ometepe. Este año 2010 se han incorporado 13 nuevas reservas y se han descalificado a 3 reservas que no han mantenido los acuerdos internacionales vigentes.

El Lic. Julio Espinoza del Centro Humboldt explicó en el foro que existe una Declaración de Madrid y una Estrategia de Sevilla que contempla los compromisos que deben cumplirse en el Plan de Gestión de una Reserva de Biosfera. Aclaró Espinoza que en las reservas de biosfera no se prohíben las actividades productivas sino que se regulan y se encauzan para un manejo amigable con el medio ambiente. Un ejemplo en la Reserva de Bosawás es la producción de cacao, la diversificación de cultivos y la utilización de técnicas de agricultura sostenible.

Por parte de Fundenic el Ing. Fabio Buitrago planteo el reto de definir la capacidad de carga turística que puede soportar Ometepe sin perjudicar sus ecosistemas, en particular el manejo de deshechos sólidos y líquidos. También señalo la necesidad de regular el uso de agroquímicos, la ganadería extensiva y el monocultivo de plátano. La Dra. Rosario Sáenz señaló la importancia de la coordinación interinstitucional entre todas las organizaciones civiles y gubernamentales de ambos municipios para elaborar un plan de gestión de la reserva Ometepe con amplia participación de la ciudadanía.

La Dra. Ana Saballos, Vicealcaldesa del Municipio de Moyogalpa, destacó la trascendencia internacional que ha logrado Ometepe al ser declarada Reserva de Biosfera y la validez de este foro como un espacio de reflexión y dialogo que contribuya al desarrollo sostenible de la isla. Por su parte, el Lic. Martin Rodríguez, Delegado de Marena en el Dpto. de Rivas, señaló la necesidad de proteger los recursos naturales de Ometepe trabajando de forma conjunta el Marena con las organizaciones locales y los gobiernos municipales. La valiosa experiencia de 15 años de labor de la Comisión del Medio Ambiente fue destacada por el Lic. Martín Juárez de la FEV, quien explicó el proceso de consulta ciudadana realizado para aportar al proyecto de ley de reserva de biosfera.

Considerando los compromisos que implica el manejo de una Reserva de Biosfera, es preocupante que las obras de construcción de un aeropuerto internacional que dirige la Empresa Nacional de Aeropuertos en Ometepe hayan comenzado sin un estudio previo de impacto ambiental y una concertación con actores isleños como estipulan los principios de Unesco: “Los proyectos en las reservas de la biosfera deben dar atención a la cultura, la participación y los beneficios para las comunidades locales, promoviendo el diálogo entre los diferentes sujetos y la educación en biodiversidad. La preferencia debe darse a los proyectos en pequeña escala con enfoque holístico y a largo plazo, que promueva las capacidades para el manejo de la tierra, el agua y el desarrollo sustentable.”


*Investigador CASC-UCA