•  |
  •  |
  • END

Un jovenzuelo, instrumento barato de envilecidos intereses, a quien en CNN ocupan de relleno y es yanqui, de origen colombiano, engreído, antipático y por fortuna, poco inteligente, organizó un programa sobre los recientes sucesos en el Ecuador al cual llamaron “Golpe o sublevación”, tratando, por supuesto, con una imparcialidad fingida y mal hecha de echarle la culpa al Presidente Rafael Correa.

La foto de Correa que ponen como referencia, es repetitiva, una obscena forma de hacer daño. Fue seleccionada entre las más desfavorables y durante la entrevista hace lo posible por hostigar, enredar y tenderle trampas verbales al entrevistado. Hace algún tiempo este jovenzuelo entrevistó al presidente Álvaro Uribe y daba náusea ver cómo se babeaba de la complacencia con un servilismo repulsivo. ¡Qué asco!
En el programa trata sin pudor alguno, sin respeto a su familia, a su honor, al presidente Correa. Alguien me decía que los periodistas de derecha y sus monaguillos - sobre todo los dueños de los medios- carecen de sentimientos humanos. Con tal de cumplir con su propósito de desprestigiar a alguien, no les interesa el daño que ocasionan. Son malditos e irredentos, aseguraba mi amigo.

Esta forma de actuar, tan común en este mundo, donde los medios de derecha – como CNN y otros- son los más numerosos y cuentan con grandes recursos económicos y también con recursos humanos como es el caso de este pobre muchacho, esclavo y pobre diablo obediente a las órdenes de sus amos, quienes les pagan malos salarios. Ellos entre más se envilecen reciben más palmaditas y elogios y eso los pone felices, aunque destruyan honrosas familias, con inaudita capacidad para la mentira deliberada y perversa.

Durante el programa hay evidente desprecio hacia la familia de Correa. Los policías criminales no pudieron matar al presidente, pero CNN y otros lo mataría moralmente con sumo placer. Y este crimen si se consuma, es el peor, el más repulsivo y abominable porque generalmente queda impune.

Correa es un hombre de bien y, estoy seguro, que no tocará ni un pelo de la cabeza a quienes intentaron matarlo con balas ni a quienes intentaron asesinarlo moralmente. Me refiero también a los periodistas de ultraderecha de Ecuador y de otras latitudes No sé lo que sentiría en su corazón Rafael Correa, pero esos seres malvados deberían ser despreciados hasta el último aliento aunque contra ellos no exista, no debe existir, la venganza personal.

Nuestra solidaridad una vez más con el carismático, honesto y revolucionario amigo, Rafael Correa y con todas aquellas víctimas del odio, de la calumnia, de las verdades a medias y de las mentiras absolutas.

Con esa campaña de CNN y todos los medios de la derecha, pretenden minar la popularidad del líder revolucionario para que pierda las próximas elecciones. Igual ocurre en Nicaragua. No lo van a lograr, lo juramos por Dios y por la historia. Es preferible la muerte.