•  |
  •  |
  • END

¡Mentira! Aquí no existen como tal. Porque la gran mayoría de las autollamadas que actualmente usurpan ese término muy lejos están de serlo por una sencillísima razón: No tienen ninguna calidad de interacción con el poder y tampoco comunicación con la gente. ¿Y por qué no la tienen? Porque ellas mismas se lo han negado al pretender jugar en el ámbito de lo partidario, alejándose de su autentica razón de ser: El quehacer público. Cosa que no es lo mismo ni se escribe igual. Y esa equivocada actuación --o diríamos mala intención--, además las deslegitima ante los ojos de las mayorías que pretende defender en sus necesidades.

Si no, veamos qué ha sucedido cuando estas estructuras poco más o menos bursátiles --pues la mayoría de sus dirigentes comen y viven de ellas--, en sus rondas jaculatorias han intentado citar al pueblo para que las apoyen y nadie les pone atención, dada su nula capacidad de convocatoria por las razones que señalamos –-entre otras--, teniendo que llamar a sus socios partidarios a que las apoyen para así tratar de salvarles algo de su legitimidad y legalidad sospechosa, todo auspiciado por algunos medios de comunicación militantes del aún existente caciquismo del oriente pernicioso que es farisaico, desdeñoso y egoísta en su actitud frente a la vida de los Nicaragüenses.

Estas supuestas organizaciones civiles, sin fines de lucro, tienen disímiles perfiles y vuelcos; son pocos profesionales en la consecución de las metas que presuntamente persiguen debido a su total falta de trato y de comunicación con el gobierno, pues al ubicarse como elementos políticos con vocería sesgada se anulan como interlocutores validos, sin otra opción que las de convertirse en otro partido político, del enorme arcoiris ya existente en el país. Esta es una realidad más que evidente en nuestro medio y no se requiere ser un sabio cuántico para entenderlo correctamente.

Y aquí no estamos hablando exclusivamente de la faena que cumplen de forma cínicamente desvirtuada; como agentes partidarios desestabilizadores, sino también tratamos de la legalidad formal en el manejo de los fondos que es sospechosísima (sólo basta recordar la triangulación de fondos que hacía “Cinco” al llamado “Movimiento de Mujeres”), ilícito que sin ambages aceptaron que cometían sin ningún escrúpulo ni recato, probablemente motivado por las absurdeces de su íntimo “destino manifiesto” que los hace supuestos dueños de la legalidad absoluta, en un mundo que hoy solamente existe en sus cabecitas mañosas y almidonadas.

¿Y qué decir de la mayoría de su dirigencia? Viejos candidatos de partidos políticos con propuestas fracasadas que no dan para más porque el pueblo no se las compra y no lo engañan mas, porque también ya aprendieron a leer como lo orientó Carlos Fonseca y lo cumplió y llevó a cabo Daniel Ortega. Esto les guste o no les guste. Pero además, para dicha y por el bien de la gente, hoy ésta se ha organizado y existe entorno al Poder Ciudadano. Modelo que ratifica, agigantando, la máxima de que “solamente el pueblo salva al pueblo”.

Pero hay algo más, ya que en su oportunismo partidario, estos señores de la discordia menesterosa pretenden manipular a todo el mundo, incluyendo a esos niños que algunos alegan defender,… y para muestra un botón: Una de estas organizaciones en días recientes hizo publicar en este Diario y en primera plana, una fotografía de niños con caras pintadas como artistas circenses (payasos), para reclamar y exigiendo aumento en el presupuesto de educación y salud. La verdad es que todo el mundo tiene derecho a hacerle demandas al gobierno. Especialmente los niños que han sido y son los mimados de la revolución. No obstante, yo me pregunto si acaso estos señores le habrán explicado a esos niños, que si bien se requiere de más recursos, el gobierno del Presidente Ortega lo aumentado con creces en el marco de lo que es posible hacer en este pueblo empobrecido por más de 180 años de gobiernos derechistas, a los que hoy ellos representan, y que en su política de gobierno el Presidente Ortega ha instaurado el programa de la “Educación Universal y Gratuita”, así como el esfuerzo permanente en elevar su calidad, pasando el presupuesto de educación de 8,692.6 millones de córdobas en el año 2006, a 13,295.8 millones en el 2009. ¡Qué tal!
¿Les explicaran esto a los niños que manipulan? No lo creo porque no están ellos para eso. Están para mentir y manipular en su afán de politiquear de forma negativa. Pero bueno, al final en verdad es una lástima que estas organizaciones sean como son y se estructuren como tal. Pues con una actuación dentro del marco de su competencia, creo que hasta podrían jugar algún papel que tenga como meta reclamar; sin soslayos negativos, mayores espacios que beneficien a los más necesitados, siendo propositivos y sin la reducida visión de un caballo cochero granadino.


En Palmira, Noviembre 2010