•  |
  •  |
  • END

Siguen por las nubes, a más de veinte córdobas la libra. ¿Y el Gobierno, qué explicaciones da sobre este asunto? Ninguna que la población considere convincentes.

Muchos nicaragüenses ya no están comiendo frijoles agravando su, de por sí, magra dieta. Uno de los elementos base de nuestra cultura alimentaria se está afectando seriamente por el encarecimiento desmesurado y sin justificación razonable de este grano tan recurrentemente presente en nuestras mesas.

Buscando respuestas de parte de las autoridades del Gobierno encargadas de este asunto, el jefe de la bancada del MRS, Diputado Víctor Hugo Tinoco, introdujo ante la primera Secretaría de la Asamblea Nacional, una carta dirigida al Presidente de este órgano legislativo, Ingeniero René Núñez, solicitando la comparecencia ante el plenario del Director de Enabás. La carta en referencia tiene fecha del 27 de octubre recién pasado. Más de un mes después tal solicitud sigue durmiendo el sueño de los justos en las gavetas del primer secretario o en las del presidente de dicho órgano.

¿Por qué solicitudes como ésta no se atienden con la celeridad que el caso amerita? ¿Qué intereses ocultos lo impiden? Para que la ciudadanía conozca el contenido de dicha solicitud y valore si urge o no que las autoridades del Gobierno asuman con responsabilidad el tema, les comparto un resumen de su contenido.

De acuerdo con datos publicados por el Magfor en sus Reportes desde el No. 748 del 6 de enero hasta el 785 del 20 de octubre del presente año, el precio del frijol rojo se ha incrementado en ese lapso desde C$ 750 hasta C$ 2000 el quintal, lo que significa un aumento del 166.66%. Al 22 de octubre el frijol rojo se encontraba en los mercados a un precio de aproximadamente 22 córdobas la libra.

Este incremento se puede explicar por la escasez de oferta de frijol rojo en el mercado nacional que a nuestro modo de ver está relacionada, entre otros, a los siguientes orígenes:
1. La pérdida de al menos el 20% de las manzanas que se había sembrado de frijol producto de la fuerte temporada de lluvias que hemos vivido el presente año. Según datos oficiales, de las 104,672 manzanas de frijol que se sembraron, 21,836 manzanas se perdieron.

2. El incremento de las exportaciones de frijol hacia otros países. Según datos del Banco Central, en el Cuadro 2 de los Anexos de su Informe Trimestral de Balanza de Pagos sobre Exportaciones de Mercancías FOB, entre enero y junio del presente año se había exportado un estimado preliminar de 44,543,100 kilogramos que traducido a quintales equivalen a aproximadamente 979,948 quintales, por un valor de US$ 48.1 millones de Dólares. Esto representó un incremento de 13.2% en volumen y de 21% en el valor de las exportaciones de frijol en relación con el mismo período del año pasado. El mismo Banco Central, en el cuadro VI-4 de sus informes mensuales del Sector Externo, indica que al mes de agosto se había exportado frijoles por un valor total de US$ 54.5 millones de dólares.

3. La ineficiencia en la gestión oportuna de Enabás, una vez que arreciaron las lluvias y se empezó a perder la cosecha, tomando en cuenta la cantidad de frijol que ya se había exportado y los compromisos comerciales que existen con empresas de otros países como El Salvador, Costa Rica y Venezuela, para acopiar las cantidades necesarias que le permitieran jugar su rol de estabilizador de precios en tiempos de escasez. Diversas organizaciones defensoras de los consumidores habían alertado desde la tercera semana de Julio sobre la necesidad del acopio de parte de Enabás pero éste no se empezó a realizar sino hasta los primeros días de septiembre. Esta falta total de previsión de Enabás y el incumplimiento de sus funciones como ente estabilizador de precios, contribuyó de manera decisiva a la espiral especulativa de los precios del frijol rojo y del frijol negro.

Esta empresa estatal anunció que en la semana que dio inicio el 19 de septiembre, se empezaría a realizar la distribución de frijol que aparentemente ya tenían disponible. Se decía que Enabás tenía suficientes existencias. El 22 de septiembre, medios de prensa escrita informaron que Alba Alimentos de Nicaragua, S.A. (Albalinisa) llevaría una caravana de furgones llenas de frijoles procedente de Estados Unidos y de China a las bodegas de Enabás y que a partir de ese día Enabás iba a empezar a distribuir 30 mil quintales en sus puestos, esto último confirmado por Nelson Largaespada, funcionario de esa entidad estatal, en declaraciones al noticiero 100% Noticias. Sin embargo, al 04 de octubre no había llegado el frijol a los centros de distribución, aún cuando se supo que a esa fecha Albalinisa estaba vendiendo en los mercados el quintal de frijoles a C$1,100 córdobas, empacado en unos sacos donde se podía leer “Corporación de abastecimiento y servicios agrícolas. Distribuido internacionalmente por ALBA de Nicaragua S.A. (Albanisa)”. Cuando finalmente la distribución de Enabás dio inicio, esta empresa del Estado lo estaba ofreciendo a un precio de C$10 córdobas la libra, superior al precio de C$ 7 córdobas en que se había mantenido previo a la escasez, lo que no contribuyó a la estabilización de los precios.

El 10 de septiembre pasado el gobierno liberó la importación de frijol rojo mediante el Acuerdo Ministerial del MIFIC No. 017-2010, donde dispone “modificar los Derechos Arancelarios a la Importación (DAI) a los frijoles”, pasando del 30% al 0%. Esta medida tendría una vigencia desde esa fecha hasta el 30 de Noviembre próximo. Sin embargo, al 16 de septiembre solamente se habían presentado cuatro solicitudes de importación de parte del sector privado. Hay que apuntar que el ministro del Mific dijo el 24 de noviembre que extendería esta disposición más allá de esta fecha; quiere decir que el problema está lejos de resolverse.

El día 29 de septiembre se supo través de medios de prensa, que la empresa Agricorp importaría 40 mil quintales de frijol rojo y otras dos empresas importarían 15 mil quintales.

Ante la demostrada incompetencia del gobierno del Presidente Ortega en la prevención de la ola especulativa de los precios del frijol y del frijol rojo que es el que normalmente consumimos los nicaragüenses, el 5 de octubre se informó en los medios de prensa que Herminio Escoto, Director de Enabás, dijo que ahora es una política del gobierno orientada por el Presidente Daniel Ortega, promover el consumo de frijol negro. Por esos mismos días, el Presidente Daniel Ortega pidió a la población nicaragüense que coma arvejas en vez de frijoles.

Al 10 de octubre se sabía que la venta de frijoles rojos en los puestos de Enabás estaba racionada y condicionada a llevar otros productos (se estaba vendiendo solamente dos libras de frijol por persona) y en muchos de estos lugares imponían condiciones, como adquirir una bolsa de pastas para poder obtener el grano. Al 22 de octubre, el precio del frijol rojo en los mercados estaba a 22 córdobas la libra y el del frijol negro, que era el que estaba distribuyendo Enabás, se encontraba a 9 córdobas la libra.

Como último dato a tener en cuenta encontramos en el último párrafo de la página 12 del Informe de Cooperación Oficial Externa del Banco Central, del primer semestre de 2010, la información de que se destinarían de ésta $7,2 (millones de dólares) para el acopio de granos básicos. ¿A dónde fue a parar ese dinero?
Tomando en cuenta estos antecedentes, como Jefe de la Bancada del MRS en la Asamblea Nacional, amparado en el Artículo 146 de la Ley Orgánica del Poder Legislativo, el diputado Tinoco solicitó a través suyo la comparecencia a este Poder del Estado del Sr. Herminio Escoto, Director de Enabás, para que aclare en el Plenario, entre otras cosas, las siguientes:

1. ¿Por qué razones Enabás no empezó a acopiar a tiempo el frijol rojo una vez que empezaron a perderse las cosechas, para contribuir a la estabilización de los precios de ese alimento vital para las familias nicaragüenses?
2. ¿Cuánto ha acopiado Enabás, en qué sectores ha abastecido y cuál es la razón por la que aún no se ha logrado frenar la especulación, así como disminuir y estabilizar los precios, lo que afecta de forma dramática la posibilidad de consumo de la población de menores ingresos?
3. ¿Por qué razones, en muchos de los puestos de distribución de Enabás se estaba condicionando la venta del frijol rojo a la compra de otros productos?
4. ¿Por qué el gobierno está promoviendo el consumo del frijol negro y de arvejas, en vez del frijol rojo que es al que normalmente estamos acostumbrados? ¿Está orientada esa política a favorecer los negocios y las ganancias de determinadas empresas exportadoras de frijoles?
5. ¿Fue deliberada la falta de acopio oportuno de frijol por parte de Enabás con el objeto de facilitar la intermediación comercial de Albalinisa en la importación de ese grano básico, que Enabás ha estado ofertando en sus puestos de distribución?
6. ¿Los 40 mil quintales que está previsto sean importados por Agricorp, también los va a distribuir Enabás? ¿A qué precios?
7. ¿Qué pasos se tienen programados para acopiar y distribuir más frijol?