Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

La Asamblea Nacional está a punto de aprobar una ley que según los diputados lleva aproximadamente ocho años de haber sido introducida por personas que dicen ser amantes de los animales.

Los diputados ignoran que hay anteproyectos de ley que están durmiendo el sueño eterno en las gavetas de sus escritorios y que seguramente sean más importantes para los nicaragüenses.

Es notorio que el principal promotor de este anteproyecto de ley es un ciudadano de nacionalidad uruguaya, que no se sabe por qué motivos abandonó su país y viene a Nicaragua a entrometerse con las costumbres típicas y ancestrales de nuestros pueblos.

Hace unos cuatro años la Comisión del Medio Ambiente de la Asamblea Nacional, envió al Colegio de Médicos Veterinarios de Nicaragua, una copia del anteproyecto de ley en mención para que fuera analizada y enviarles las respectivas consideraciones y recomendaciones a la misma. La Junta Directiva de dicho Colegio delegó en mi persona esta solicitud.

Después de un minucioso análisis de todos y cada uno de los artículos del anteproyecto en mención, remitimos a la Comisión del Medio Ambiente de la Asamblea Nacional todas nuestras consideraciones y recomendaciones, solicitando al mismo tiempo se nos tomara en cuenta al momento en que dicho anteproyecto de ley fuera discutido para su aprobación. Nunca tuvimos respuesta alguna.

Los que promueven esta ley no se sabe de dónde la copiaron o no saben en qué planeta pretenden ponerla en vigencia, pues encontramos ridiculeces en todos y cada uno de sus artículos.

Desde su inicio, en su Considerando, se dice que el Estado está obligado a proteger el bienestar de los animales domésticos y silvestres…
Esto supone que el Estado está obligado a proveer de vacunas, medicamentos y alimentos a todos estos animales.

El Estado no puede proteger el bienestar de los animales solamente penalizando la acción de otros.

En el artículo 3 de esta ley se dice entre otras cosas “que los animales (mascotas) no deben sufrir por hambre, sed, miedo y angustia”.

En miles de hogares nicaragüenses muchos niños sufren hambre y el agua no la tienen o les llega racionada.

En muchas festividades y sobre todo en las navideñas se usa mucha pólvora y no se puede prohibir porque a las mascotas les da miedo. Mi perro tiembla de miedo y angustia cada vez que oye un morterazo, y éstos no los prohíbe la policía.

En uno de sus artículos se establece que “nadie, bajo ningún motivo, puede privar de la vida a un animal, y que todo animal escogido como mascota tiene derecho a que la duración de su vida sea conforme a su longevidad natural.”

Cabe mencionar que si alguien tiene un conejo o un gallo como mascota, nunca podrá decidir matarlo para comérselo, de acuerdo con esta ley.

En el caso de brotes de ciertas enfermedades como la Fiebre Aftosa, Peste Porcina Africana, Influenza aviar, entre otras, se procede a sacrificar a todos los animales susceptibles a la enfermedad, que estén dentro del foco o próximos al mismo, quiera o no el propietario de los animales, por lo que será indemnizado. Esta ley no hace mención de estos casos.

Qué papel jugarían las tales asociaciones protectoras de animales en caso de que el Magfor decida aplicar el rifle sanitario?
En otro de sus artículos se lee: “proporcionar la información que le sea requerida por la autoridad”.

A qué autoridad se refiere este artículo, porque una asociación protectora de animales no puede ser considerada una autoridad.

Una asociación protectora de animales no tiene autoridad para ir a indagar sobre el trato que se les da a los animales en una granja o en una finca, donde los caballos son sometidos al uso de espuelas punteagudas, o donde los bueyes son controlados con chuzos, etc, etc.

Esta ley hace mención de asociaciones protectoras de animales, pero ninguna de estas asociaciones mencionadas en el artículo 4 tienen por objeto la protección de los animales, ya que son asociaciones con fines de lucro, que recaudan dinero por la inscripción o registro de animales.

¿Para qué y a cuenta de qué estas asociaciones podrán ser delegatarias del Magfor?
Con esta ley se prohíbe la extracción, uso y aprovechamiento de las especies de fauna silvestre, incluyendo para alimentación humana. Pero en uno de sus artículos se establece que podrá venderse comidas de especies silvestres en comedores y restaurantes debidamente autorizados.

Si se prohíbe la tenencia y comercio de animales silvestres, ninguna autoridad podrá autorizar a nadie la tenencia ni el consumo de los mismos.

Según esta ley, las peleas de gallo estarán prohibidas, pero las autorizan solo cuando se trate de torneos nacionales e internacionales. En qué quedamos entonces, se prohíbe o no estas peleas? No hay diferencia si se dan en fiestas patronales de algún pueblo y las que se autorizan en torneos nacionales e internacionales. ¿Será que en estos últimos casos los gallos no son sometidos a sufrimiento? Estamos frente a una ley gallo gallina.

Esta ley es tan absurda que prohíbe regalar animales. No se puede prohibir que alguien regale un buen equino o un buen toro para obras benéficas ( por ejemplo, la Cruz Roja, Bomberos, etc.) Estos animales podrán ser vendidos y luego utilizar el producto para las obras que desee el adquirente.

También es absurdo obligar el uso de una placa en las mascotas, ya que si ésta es un ratón, por ejemplo, sería ridículo ponerle una placa en el cuello de esta mascota. Es sumamente ridículo que esta ley mandate al Magfor a efectuar un censo poblacional de todas las mascotas existentes en el país.

Me pregunto en qué puede beneficiar un censo de la cantidad de gatos que hay en cada ciudad.

Otro disparate es lo relacionado a que es función del Magfor habilitar centros de incineración para animales y ponerlos a la disposición de toda autoridad y personas que lo requieran. Ni los hospitales capitalinos cuentan con incineradores. Los hospitales de Managua mandan a botar desperdicios y miembros humanos a predios baldíos cercanos a Ciudad Sandino, lo que ya ha sido denunciado por pobladores y medios de comunicación.

En cuanto a las sanciones se proponen multas exageradas, que ni a los condenados por narcotráfico ni en casos de asociación ilícita para delinquir, se las imponen.

Es necesario que los señores diputados piensen, sepan y estén claros qué es lo que están haciendo y que no se dejen llevar por campañas propagandísticas amañadas, mucho menos cuando son orquestadas por extranjeros que no son gratos en nuestro país y que desconocen la idiosincrasia pinolera.

*Médico Veterinario.

Fundador del Colegio de Médicos Veterinarios de Nicaragua.