•  |
  •  |
  • END

Llegamos al Concejo Municipal de Managua después de uno de los fraudes electorales más burdos y masivos en la historia de Nicaragua; sin embargo, los que verdaderamente ganamos recibimos la aprobación y la legitimidad de los capitalinos con doscientos mil votos depositados en la boleta electoral para los candidatos a concejales de la Alianza- PLC.

Desde el inicio de nuestro mandato en el Concejo Municipal de la Capital de la República entendimos que teníamos que fiscalizar a un gobierno putativo que desde su origen fraudulento e ilegítimo no ofrecía ningún tipo de garantías en materia de transparencia, eficiencia y dedicación para beneficio de las grandes mayorías; o sea, para ponerlo en sus propias palabras, un gobierno municipal para beneficio de los “pobres del mundo” y del “pueblo presidente” por no decir en beneficio de sus seguidores partidarios.

El municipio de Managua cuenta con el segundo presupuesto más grande del país después del Presupuesto General de la República, suficientes recursos para tener una extraordinaria infraestructura vial y pluvial; además, los mejores parques y áreas de esparcimiento para nuestra niñez, juventud y población en general. Áreas de esparcimiento que hoy están abandonadas, sucias y en manos de delincuentes, proxenetas, prostitutas y vendedores de drogas.

Los que fiscalizamos las obras de progreso que se deberían de estar ejecutando en los seiscientos treinta y dos barrios, comarcas y asentamientos conocemos con lujo de detalles el fracaso total del gobierno putativo del FSLN en Managua. Fracaso que se lo atribuyo a los dos ejes principales de la política del FSLN en el municipio de Managua: mediocridad y corrupción. Para ejemplo un botón: el único concejal de oposición electo por el Concejo Municipal como miembro de la Comisión Especial de Licitaciones ha sido invitado durante dos años a solo tres procesos completos de licitaciones públicas.Si tomamos en cuenta que durante el 2009 se realizaron más de ciento cuarenta adjudicaciones millonarias de proyectos a empresas de papel ligadas a algunos miembros de la nomenclatura del FSLN y que además éstas no están registradas como proveedoras del Estado, podemos fácilmente concluir que no existe transparencia y que se están realizando actos de corrupción en detrimento de esos tan mentados “pueblo presidente” y “pobres del mundo”.

Otro ejemplo concreto del negro panorama de nuestra ciudad Capital es el caso del transporte colectivo y selectivo, administrado por un gobierno municipal putativo que, a través de un instituto regulador, ha sido ciego, sordo y mudo sobre el control que ejerce una pequeña “mafia organizada” que además de estafar y afectar a sus propios socios organizados y afiliados en cooperativas, afectan a los usuarios y facilitan que el crimen organizado opere en las propias unidades de transporte. Miles son las víctimas de estos delincuentes que de manera complacientemente el gobierno municipal putativo de Managua permite que operen en buses y taxis sin tomar ninguna medida efectiva para brindarles seguridad a los usuarios.

Sobre ¿La Chureca? ya comentaré en un próximo escrito las violaciones a la Constitución Política y a la ley. Sobre ¿Los mercados? ésa es otra historia larga y compleja que me comprometo a estudiar y analizar con lujo de detalles ya que la falta de transparencia, la corrupción y los desmanes del gobierno putativo del FSLN en otras áreas de la comuna no me han permitido invertir calidad de tiempo fiscalizando nuestros mercados; sin embargo, lo poco que hasta el día de hoy he logrado conocer me indica que las cosa no están tan bien, pero tampoco están tan mal, pero eso lo voy a poder comentar con mayor autoridad después de visitar todos los mercados de la Capital, dialogar con los comerciantes y las autoridades de la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema).

Deseo concluir reconociendo el profesionalismo y el esfuerzo que hacen muchos trabajadores, técnicos y profesionales de la Alcaldía de Managua, en especial a los trabajadores que hacen un tremendo esfuerzo tratando de mantener nuestra Capital limpia. No es culpa de ellos el desastre del actual gobierno municipal, por lo que para ellos mi reconocimiento y respeto.


*Secretario de Prensa y Concejal Propietario del PLC ante el Concejo
Municipal de Managua.