Silvia González
  •  |
  •  |
  • END

Una curiosidad de esas que todos los días publican en la Net, hablaba recientemente sobre una abuela que fue casada con un Coronel del Ejército. Un muy valiente militar que según él decía a lo único tenerle miedo era a los pendejos… ¡porque son muchos! –Comentaba el oficial. Y parece que esa es la cara que nos quieren ver --tanto a los Activos como a los Retirados de las Fuerzas Armadas-- los voceros de la derecha criolla, estos sin excluir a los heredados y mal intencionados especialistas del Ieepp, los que con su juicios arbitrarios han barrido con lo bueno que pudo haber tenido ese Instituto mientras fue El Centro de Estudios Estratégicos.

Primero la agarraron contra los Militares Retirados porque según estos “demócratas” no tenemos derecho de ocupar posiciones, hacer uso como ciudadanos del derecho a elegir y ser electos y mucho menos –según ellos--, a defender al único gobierno que ha sido y será nuestro gobierno, como es del Frente Sandinista con Daniel a la cabeza. ¿Por qué razón? Por razones obvias para la gran mayoría de estos Retirados honestos que vivimos la desatención, el menosprecio y hasta la satanización de parte de esa derecha política que gobernó durante los últimos 16 años, y que añora el sistema somocista, porque fueron parte de él, ya que éste les mantenía sus balsámicos y ofensivos privilegios de los que hoy ya no gozan más. Y que nada tiene que ver con el principio de la subordinación, la democracia ni el bienestar del pueblo, incluyendo el de los Retirados, a quienes ubican como si fuéramos vulgares delincuentes, sabiendo que siempre han sido y son ellos los pandilleros de corbata y antifaz.

En conclusión, los Retirados en sus reflexiones debemos estar claros en dos cosas:
Uno. Que la derecha odia al Retirado porque la gran mayoría venimos del Ejército Popular Sandinista, “brazo armado del pueblo”, cuya doctrina militar era defender sus conquistas revolucionarias presentes, pasadas y futuras. Y ese E.P.S., a su vez, tuvo su ombligo en la guerrilla Insurreccional Sandinista que derrocó a la dictadura que era aliada y la protegía… y eso no nos lo van a perdonar nunca mientras sean burguesía derechista.

Dos. Solo un gobierno que defiende al pueblo puede velar por el Retirado como parte importante de la defensa de ese pueblo. Muestra de esto es la diferencia abismal entre esos ya idos 16 años de limbo y de pantano, y la esperanza real y solidaria de este presente que testarudos debemos preservar, para así pueda haber un futuro para la mayoría, muy a pesar de todo lo que digan los asalariados del Ieepp que son enemigos de los Retirados y de Daniel Ortega, éste, por ser también parte de esa defensa cerrada del pueblo.

Por otro lado, a los señores de la derecha en sus corazones le disgusta los Militares Activos del Ejército de Nicaragua precisamente por ser eso: Militares que defienden a Nicaragua y están por encima de sus intereses particulares, buscando la modernización de las leyes que amparen su actuación constitucional en la defensa de la nación entera, sin manejes, engaños ni rasguños ponzoñosos.

Veamos aquí el siguiente panorama: Siendo ya Comandante en Jefe del Ejército el General Javier Carrión; si acaso no me equivoco, días antes de las elecciones de 2000 en las que ganó Enrique Bolaños, Arnoldo Alemán para supuestamente apoyarlo por ser su promotor, ordenó al Ejercito ocupar las calles en una maniobra intimidante y a todas luces ilegal, pero esa tropa salió sin deliberar y de forma obediente a cumplir la orden. Sin embargo en esa ocasión nadie de la derecha dijo nada, tampoco hubo voces de “especialistas” que condenaran semejante acción inoportuna y arbitraria.

Hoy, frente a desafíos que en verdad atentan en contra la seguridad de la nación y que nada tienen que ver con política ni elecciones, las Fuerzas Armadas, con el fin de enfrentar esas amenazas de manera enérgica --pero en el marco de la legalidad--, busca como actualizar sus medios para cumplir en tiempo y forma, y el comandante Ortega, como Jefe del Poder Ejecutivo y Jefe Supremo del Ejército y la Policía Nacional, anuente a entender esto y seguir fortaleciéndolas en su exitosa lucha en contra del crimen organizado y la narcoactividad le hace honores a la responsabilidad, enviando al Legislativo un conjunto de leyes que le son propicias para cumplir. Además, para cumplir como debe de ser: Constitucionalmente, sean estas en su forma las mejores leyes redactas o no.

Pero esta vez los corifeos del movimiento anti-pueblo protestan y se enredan en toda una maraña casi necrófila, tratando de confundir para ocultar sus villanías y falta de apoyo popular, buscan como revivir la ya fenecida campaña del miedo que un día ya lejano les dio resultado en sus intereses excluyentes, pero que hoy está muerta y no funciona más.

¡Por eso acusan al Ejército actual! Ya que además, obviando campantemente la verdad histórica omiten decir que fue el mismo Ejército Sandinista, el que un día –por sanidad de la nación- inicio el legítimo proceso para llegar a convertirse en lo que es hoy: Un real defensor de la soberanía y la seguridad de todos los nicaragüenses sin excepción alguna. Ojala y a propósito de lo que opinan algunos de la grey Católica; TODOS, en esta navidad nos pongamos a reflexionar de manera responsable sobre esto. Especialmente esos de la peana derechista que quieren clinche, y siguen pensando que si el actuar del Ejercito les conviene…, entonces es bueno, sino…No.