•  |
  •  |
  • END

Creo que después de la Penalización del Aborto Terapéutico, Ley Criminal que ya lleva a su cargo la muerte de más de 126 mujeres pobres (que se sepan) y la orfandad de más de 325 niños y niñas, cuyas fotos nunca se vieron en ningún periódico….es el caso de la penalidad injusta impuesta a la Dra. Anestesióloga Ma. Auxiliadora Rodríguez, lo que nos demuestra que la justicia no existe para el pueblo de Nicaragua! O como bien dijera Eduardo Galeano cuando el gobierno se dedicó a atacar al poeta Ernesto Cardenal: “Otra infamia más de una justicia infame”.

No sólo la Ley de Penalización del Aborto Terapéutico es criminal, sino que convierte a los doctores que juraron el juramento de Hipócrates al tomar su título de médicos, en perjuros. Es humano para el médico el no querer pagar 30 años de cárcel por salvar la vida de una mujer embarazada amenazada de muerte. (Muerte en que va acompañada por la muerte del feto naturalmente). Pero recuerden estos doctores que el mismo miedo sintieron los doctores a los que Hitler les imponía experimentar con los judíos, y por lo tanto igualmente perjuros.

El caso del juicio a la Dra. María Auxiliadora es para que se hubiera llamado a un tribunal de ciencia médica, que científicamente pudiera probar si había o no anestesia en la sangre o si había un trombo graso (como ha pasado en tantos casos anteriores en estas operaciones de estética).

Veo con alegría que los doctores y doctoras que hoy marcharon en defensa de esta terrible injusticia a la Dra. María Auxiliadora (en un país civilizado denominaríamos al juicio de ella un monkey trial) pertenecen al grupo de los que siguen los principios que nadie nos puede quitar en la vida. El de combatir la injusticia hecha a una compañera, en cuyo juicio ni hubo testigos de parte de ella, ni permitieron siquiera para soporte moral a su familia. Y lo más importante no hubo un jurado científico e imparcial para aclarar la causa de la muerte de la fallecida.

Qué esperan ustedes (doctores todos, para colegiarse teniendo) de haber existido el Colegio Médico, con todas sus facultades científicas de análisis y soporte, no tendríamos la consumación ni la condena de la Dra. Ma. Auxiliadora, y para más INRI (palabras en la cruz que Cristo murió) acusarla de dolo, prácticamente de asesina.

Como viuda de médico y cirujano a la edad de 24 años, y quedándome un hijo de cinco meses, médico hoy también, fui totalmente respaldada por el Colegio Médico en La Habana, Cuba, con una pensión, hasta que pudiendo salir de mi pérdida y dolor, empecé a trabajar y seguir adelante en la vida. ¿Qué les detiene para tener lo que tienen los Contadores Públicos, los Abogados? Consideren que su profesión es la más riesgosa de las profesiones, y de no tener un respaldo, la injusticia puede acabar con muchas de sus vidas, como es el caso de la Dra. María Auxiliadora.

De existir hoy un Colegio Médico no se hubiera permitido la injusticia criminal contra la Doctora. Ma. Auxiliadora Rodríguez. Este caso, de no revertirse, no sólo debe ser protestado en Nicaragua por todos ustedes, sino que debe ir organizaciones internacionales, a Amnesty International de la que soy miembro por años y años. Y gracias a miles de reclamos se han logrado salvar presos que estaban en las peores de las dictaduras.


*Ciudadana del Mundo