•  |
  •  |
  • END

La historia no se puede concebir como una serie de sucesos, fenómenos políticos, económicos, sociales, acabados, petrificados, sino en constante cambio, movimiento, transformación, es decir, dialécticamente. La visión mecanicista y dogmática es contraria a la ciencia, sobre todo, cuando se trata de fenómenos sociales y económicos. De ahí que la ciencia marxista aborrezca todo lo relacionado con el maniqueísmo y la manipulación. Es por eso que el marxismo es un instrumento, una guía para la acción.

Estudiar nuestra historia como marxistas, y aplicar el marxismo como nicaragüenses, es una tarea que debemos llevar adelante, quienes tenemos una mentalidad abierta, receptiva, propositiva y constructiva. Los dogmáticos, autosuficientes y prepotentes, que tildan a quienes tienen un enfoque diferente de su concepción maniqueista de “carentes de capacidad de reflejos objetivos”, dejan entrever que, el odio visceral contra el FSLN, no les permite fundamentar constructivamente, llevando la polémica y discusión, la mayorías de las veces, al plano personal, con insultos, calificativos ofensivos y posiciones excluyentes. De por sí, ya queda tela de dudas respecto de la militancia ideológica de quienes, durante los años 80 defendían al sandinismo, a la RPS y, años después se convierten en renegados como también lo fue Kaustky.

El enfoque contra el FSLN “el orteguismo” y la reelección presidencial de parte de los antisandinista es sesgado, carente de mayor rigor científico respecto a la dialéctica marxista. En principio, se machaca obsesivamente, hasta la saciedad, que la reelección ha tenido, históricamente, resultados negativos para el país. Esta posición está enmarcada en hechos históricos de siglos atrás y de la época de la dictadura militar somocista. Hacen caso omiso que Nicaragua entró a una nueva etapa histórica a partir del 19 de Julio de1979. Es decir, que el análisis sobre reelección, debe hacerse en base a los últimos 30 años.

Ahora bien. ¿Por qué adelantarse a los hechos, en el sentido de cuestionar la reelección (la lucha contra el continuismo y la reelección), cuando no existe una experiencia que fundamente, objetivamente, que ésta es dañina para la nación cuando no ha sucedido? ¿Alguien viajó en la máquina del tiempo y se transportó al futuro conociendo de antemano lo que sucedió entre 2012 y 2016?.

La reelección es fundamental y necesaria para continuar desarrollando y transformando al país en todos los niveles. Con el FSLN gobernando cinco años más, Nicaragua sobrepasará en desarrollo a los países centroamericanos, incluyendo a Costa Rica. La reelección es necesaria para cambiar la matriz energética, lo cual fortalece la independencia económica y, por ende, la soberanía patria. La reelección es fundamental para continuar el combate contra la pobreza a través de hambre cero, programa puesto en práctica con buenos resultados en Brasil, pero aquí, los antisandinistas le llaman programas clientelistas, asistencialistas y electoreros sin preguntarse (aunque lo saben) qué hizo la restauración conservadora y el neoliberalismo con el campesinado y los sectores populares desde 1990 a 2006.

La reelección es necesaria, imprescindible y fundamental para continuar beneficiando a las mujeres con el programa usura cero; calles para el pueblo; el programa Amor, la educación y ampliación escolar gratuita, así como la salud.

Los antisandinistas conocen toda esta situación pero, en su ofuscación, miopía política y defensa a ultranza de los sectores más reaccionarios del país, por su posición dogmática, solo atinan a lanzar- con buena puntería- argumentos maniqueos, manipuladores y sesgados contra todo aquello que se está llevando a cabo por el FSLN a través del GRUN .

Los antisandinistas señalan que para “(…) no estar contra la historia el orteguismo tendrá que renunciar al continuismo de un mismo individuo en el poder y permitir el desarrollo democrático del país(…)”. ¿Cuál desarrollo de cuál democracia? ¿La democracia del desmantelamiento de las conquistas revolucionarias llevada a cabo por el “yernísimo”, Alemán y Bolaños? ¿La democracia de la corrupción, robo y latrocinio de Alemán y Bolaños? ¿La democracia de acudir a las urnas cada periodo de tiempo para elegir a quienes, posteriormente, le dan las espaldas a los que les otorgan ese cheque en blanco llamado botín del Estado? ¿La democracia de la pobreza, el hambre, la desnutrición, el analfabetismo, la explotación, marginación y exclusión de grandes cantidades de ciudadanos mujeres, niños, jóvenes, ancianos? ¿La democracia de aquellos que se apropian la riqueza material que produce la sociedad pero que cada día ésta se hunde en la desesperación y desesperanza?.

La reelección presidencial que los antisandinistas denominan “(…) continuismo de un mismo individuo en el poder (…)” es para profundizar la democracia que está forjando el FSLN a través del GRUN dentro del contexto del socialismo del siglo XXI: poder ciudadano, democracia participativa en una Nicaragua solidaria.

La reforma a la Constitución es fundamental y necesaria debido al desarrollo dialéctico de la sociedad. Quienes piensan lo contrario hacen causa común con lo gorilas militares y la oligarquía hondureña que echaron a Zelaya por el intento de reformar la constitución la cual está escrita en piedras y petrificada y sueñan con el golpe de Estado en Nicaragua.

Para los antisandinistas que ejercen el periodismo parece ser que las fuerzas progresistas y revolucionarias son las que aglutina el creador de Pancho Madrigal, el obispo Mata, Hombach.

La reforma a la Constitución para permitir la reelección se da dentro del contexto de continuar profundizando las conquistas postergadas históricamente por la presencia injerencista de la potencia del norte en contubernio con los entreguistas y vende patria. El sandinismo es el padre de la Constitución promulgada en 1987. Por lo tanto la historia le demanda al FSLN, fuerza progresista y revolucionaria, su modernización y ajustes al contexto actual, aunque despotriquen quienes se escudan en la defensa a ultranza de la carta magna, para esconder sus resentimientos, odio visceral y menosprecio hacia la fuerza política que representa el desarrollo de una Nicaragua próspera, solidaria, sandinista y revolucionaria.


Sea moderado tu sueño.


carlosmcorea@yahoo.es