• |
  • |

Reelegido para los periodos en 1987, 1993, 1999, 2005 y en las últimas elecciones celebradas el 28 de noviembre de 2010, prolongó la política de su antecesor Anwar as-Sadat, quien el 6 de octubre de 1981 muere producto del atentado perpetrado por soldados integristas mientras Mubarak estaba sentado a su izquierda y se salva milagrosamente.


Siempre procuró mantener un equilibrio entre la posición árabe, Israel y la de los Estados Unidos. Apoyó la guerra del Golfo y se mostró contrario a la Guerra de Irak.


Gobierna sobre escándalos de corrupción junto con su familia y una profunda crisis económica que acarrea desde la década de los noventa. En 2011 se inician fuertes protestas populares en todas las ciudades de Egipto, exigiendo su salida del poder, que ostenta desde hace 30 años.


Procede de una familia de la burguesía media, egresado de la Academia Militar y graduado en Ciencias Militares, es sobreviviente en la aniquilación de la totalidad de los bombarderos egipcios en el ataque sorpresa israelí en el primer día de la Guerra de 1967. Fue jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire a la llegada a la Presidencia de Anwar as-Sadat, a quien sirvió con absoluta lealtad y quien más tarde lo convirtió en su vicepresidente y virtual sucesor.


Para Estados Unidos fue un aliado de su estrategia de paz regional, quienes apreciaron su virtud hacia el apaciguamiento de conflictos en el mundo árabe. En el estallido de la guerra en el golfo Pérsico por la invasión iraquí de Kuwait, junto con Siria y Marruecos, aportó 35.000, soldados gesto que George Bush agradeció anunciando la condonación de una parte de la deuda contraída con los Estados Unidos. Su constante reelección a la Presidencia ha sido simplemente plebiscitada por el electorado en comicios objetados como viciados por ser celebrados bajo intimidaciones, arrestos de candidatos opositores y acusaciones de fraude.


Existe hasta hoy un vacío sucesorio, las filas oficialistas incluyen a uno de sus dos hijos, con lo que se pretende crear una república dinástica. Desde el asesinato del Presidente Anwar as-Sadat, Egipto sufre persecuciones políticas, represión por ser sospechosos de pertenecer a grupos terroristas, detenciones arbitrarias y el procesamiento de civiles por tribunales militares, lo que le permite limitar los derechos políticos y civiles de los egipcios. El 27 de junio de 1995 el propio Mubarak salió ileso de un intento de asesinato en el que murieron 12 personas, entre escoltas y atacantes.


Su economía está sostenida con la exportación del petróleo, las remesas de los inmigrantes y los derechos de circulación por el Canal de Suez. Aplica las duras medidas exigidas por el FMI en un país donde 30 millones de personas viven bajo el umbral de la pobreza.


El Internet, esa red interconectada globalmente a través de la cual cada usuario puede acceder desde cualquier lugar a datos y programas desde un ordenador o telefonía celular; la utilidad del correo electrónico para relacionarse, reenviar y responder a mensajes, junto a Facebook y Twitter, esta es la nueva arma poderosa que desafía a Mubarak, quien no puede controlarlo todo.


Desde el exterior, la gente que sigue los acontecimientos se empeñan en retransmitir esos mensajes amordazados, incluyéndolos en sus perfiles de las redes sociales, en los post de algunos medios, en blogs y gracias a esto Mubarak no consigue callar al pueblo como lo ha hecho durante décadas. Mubarak ha cerrado las comunicaciones de la telefonía móvil e Internet, ha cancelado los servicios de ferrocarriles de todo el país, ha detenido el suministro de los combustibles, un caos general junto a los saqueos anuncia el fin de este otrora líder que aun se aferra con una ley de emergencia a un Estado de injusticia y pobreza. Es posible que en los próximos días el mundo sea testigo de la primera revolución on line convocada desde enlaces de la Internet y sea ésta, la otra herramienta que ostenta la sociedad en la dura lucha política y social para derrocar del poder a las personas autocráticas y anacrónicas.

*Abogado.