• |
  • |

Síntomas y Pronóstico.

Uno de los mitos que el FSLN pretende implantar en el imaginario social, que su voto disciplinado (38 %) más dispersión del voto de la derecha (varias opciones electorales) más la lluvia de regalos (100 millones de dólares) más “irregularidades” es igual a Daniel, Presidente el 6 de noviembre 2011, parece haber calado hasta en el discurso de líderes emblemáticos de la oposición, quienes refuerzan el mito en sus comentarios televisivos, escritos o radiales. Como una caja de resonancia escuchamos frases como: “si vamos desunidos perdemos”, “el voto sandinista es disciplinado”, “el sandinismo va a regalar de todo para ganar votos”, “ya está todo arreglado para el megafraude”. Sin embargo estoy convencido que esto no será así, sino todo lo contrario, hay que hacer lo que dijo un amigo cuando le preguntaron sobre la mejor manera de enfrentar a un político x, contesto: apáguenle la luz, o sea dejen de repetir lo que ellos quieren que creamos.

Lo más novedoso que tiene esta elección presidencial, es que nadie de los candidatos es novedoso. En este sentido no hay ventaja de ninguno sobre otro. Es más, me atrevo a decir que el perdedor en este aspecto es Daniel, porque apartando todo lo que ya sabemos de las elecciones 2006, Daniel llega a ser presidente porque la población le dio un voto de confianza, como buenos cristianos, creyendo en el hijo prodigo y su genuino arrepentimiento, cosa que se fue desmitificando.

Se dice que la población está desmotivada o desvinculada de la política, esto para mí no es exacto, por cuanto nosotros somos un pueblo bien politizado y de una u otra manera nos informamos y comentamos sobre política. Si bien la gran mayoría de los nicaragüenses que viven por debajo del nivel de pobreza les interesa más el bienestar individual que los asuntos de legalidad, pero piensan, aunque no lo digan, que los regalitos no le resuelven la vida. Pero lógicamente, le agarramos a cualquiera lo que sea regalado, esto lo hemos hecho siempre. Por mucho que el gobierno alabe las exportaciones actuales o el Cosep diga que está todo bien, el desempleo es alto, el costo de la vida sube cada día, los salarios no dan, los trabajos están escasos, la corrupción es la misma que la de todos los gobiernos anteriores. Paradójicamente, algunos opinan que por lo menos antes podías hacer tus negocitos, pero ahora no te dejan hacer nada, solo ellos quieren todo.

Frente al descontento de la población, el orteguismo ha desplegado un barrido casa por casa con los CPC y CLS, pero estos no lucen tan motivados, para colmo muchos de ellos no tienen trabajo y resienten que los que lograron puesto en el estado, no se están exponiendo al trabajo de base y ahora que el FSLN detecto que no está bien en el electorado, está implementando medidas de control para obligar a los empleados públicos “carnetizados” a integrarse al trabajo político del barrio donde vive, generando anticuerpos en los mismos, quienes no están contentos con este control, ni están contentos los CPC que sienten invadido su espacio político, al final tenemos mucha chispa alrededor de la maquinaria de base del FSLN.

Los dos grandes mitos que me llevan a creer que el Daniel no ganara las elecciones, siempre y cuando sean elecciones sin “irregularidades”, son: Voto disciplinado del FSLN. Desmitifiquemos esto. -El voto del FSLN es disciplinado y votará por el aunque le pongan un perro de candidato-, eso no es cierto, actualmente, el mejor ejemplo de esta afirmación es el caso de un Concejal Regional que sin ninguna negociación no votó en la dirección ordenada y tiene más valor este ejemplo porque fue público y con represalias a fin de atemorizar a quienes pudieran seguir el ejemplo de ese ex concejal, pero cuando este ejemplo del ex concejal sea una conducta privada y no pueda ser detectada, como el caso de no ir a votar, o votar en blanco pues mayor es la división que el famoso voto disciplinado tiene. También pueden votar contra Daniel porque es un voto secreto. El FSLN no ha pasado de 38 % de intención de voto abierto con más de 4 años de gobierno, algunos dicen que subirá y llegará hasta el 50 %, pero ojo, hasta el mismo FSLN está preocupado, porque después de lo que ha regalado no pasa de ese porcentaje en voto abierto. Es más, les preocupa que ese porcentaje anclado va contabilizado el voto amenazado con un puesto de trabajo, pero que al final no es seguro. Mucho más le preocupa el voto oculto, que todos sabemos que la características que distingue este segmento de votantes es su antisandinismo. El FSLN quiere que se eleve la abstención, pero la del voto oculto, no la de su voto “cautivo”.

Un ejemplo que nos ilustra que dicho voto ya no es cautivo y no está escrito en piedra es cuando el FSLN puso como candidato a Alcalde en Bluefields a Laurence Omeir (ex liberal) y el voto sandinista urbano no salió a votar y prefirió abstenerse perdiendo de esta forma la Alcaldía de Bluefields.

Hay mucho sandinismo resentido, o humillado, ofendido o desmitificado que habla de no votar, porque claro, aun no está preparado para votar en contra, o sea el FSLN también tiene su voto blando que es atacable.

La desunión de la oposición garantiza el triunfo sandinista. Desmitifiquemos esto. El FSLN ganará porque la oposición va desunida repiten muchos. Ciertamente veremos en estas elecciones, más de tres bandas corriendo en las mismas, pero eso no es condición para perder la Presidencia, porque si algo está claro es que todas las bandas, aparte de la del PLC, se van identificando en electorado como un sandinista comprado. Solo hay dos bandas (PLC-FSLN), y aunque compitan varias agrupaciones políticas, el FSLN quiere que el tema siga en debate público para reforzar su eje de desmoralización y por ende evitar el voto útil.

Otro elemento que poco se ha tomado en cuenta en los análisis, es que los diputados, tanto los que dejarán de ser como los que designarán, pueden ocasionar un gran daño, pues los candidatos a diputados son los que estarán en la primera línea de fuego para reforzar o destruir el esfuerzo del candidato a Presidente.

Siempre hay una transferencia de un lado otro y viceversa. Un caso concreto, los orteguitas en la RAAS pretenden designar como candidato a William Schwartz, actual Director de Inafor, pero él no desea, porque no ganaría. Ciertamente, William es un parte aguas en su mismo partido, muchos de ellos lo odian con tal furor que prefieren no votar, en vez de votar por él. Esta abstención, obviamente se lleva en el saco también al candidato a Presidente, claro, podría ocurrir que decidan votar solo para Presidente, pero ya esta predisposición crea un riesgo al voto duro y lo vuelve blando.

Finalmente, el candidato a Presidente debe enfocarse en los problemas de la cotidianidad. Para la mayoría de los nicaragüenses que vive bajo la línea de pobreza la amenaza social no es tanto, el narcotráfico sino la inseguridad ciudadana. Son pocos los nicaragüenses que no han sido objeto de robo. La pérdida de valores ofende a la gente adulta, la falta de trabajo, más que la falta de empleo, es grave, el narcomenudeo está asociado a la delincuencia juvenil, el hambre, las enfermedades, la miseria son temas puntuales que se deben abordar en discurso. Para muchos “por el bien común” no significa nada o es solo para ellos. Nada de esto transmite el discurso del candidato Daniel Ortega.

*Abogado y Municipalista Costeño