Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

Un grupo de poetas y escritores jóvenes apoyados por el Instituto Nicaragüense de Cultura (INC) intervino durante el carnaval poético que se desarrolló como parte del IV Festival Internacional de la Poesía de Granada, para reclamar más espacios para los poetas y escritores jóvenes.

Bajo el lema ¡NO A LA PRIVATIZACIÓN DE LA POESÍA! el grupo de jóvenes alegó que los espacios para promoción y publicaciones se encuentran concentrados en pocas personas que ya no necesitan más apoyo ni promoción.

Durante el recorrido del carnaval se intentó, con la Policía, retirar a los jóvenes que se expresaban libremente en las calles de Granada, a pesar de las solicitudes de los organizadores, la Policía en todo momento resguardó la seguridad de los jóvenes escritores y apoyó su derecho a la libre expresión.

Se contó tanto con el apoyo de la Policía Nacional como de parte de la población de Granada que comprendió claramente las demandas de los jóvenes. Sin embargo, al finalizar el carnaval, y cuando creyeron que los medios se habían retirado, un grupo agredió a un joven que portaba la manta; éste acudió al representante del INC a quejarse para lo cual se procedió a solicitar apoyo a los compañeros de la Policía.

Al día siguiente, la persecución continuó. La Policía Nacional realizó una llamada a las oficinas centrales del INC a indagar si era cierto acerca del respaldo del INC a esta acción, ya que se había puesto una denuncia en su delegación. Las autoridades del INC dieron su total respaldo a los jóvenes poetas y escritores que se manifestaban.

Pero las agresiones no quedaron ahí, puesto que al siguiente día del carnaval, los jóvenes, mientras desarrollaban su recital en el Convento San Francisco fueron agredidos por las mujeres poetas de una acción alternativa denominada La Franja, quienes quisieron pasar por encima de la lista y el orden de lectura de los jóvenes para hablar sobre política y criticar al gobierno; se les aclaró que había un orden y que debían respetarlo escuchando a los poetas jóvenes que le antecedían y esperaban desde antes que ellas llegaran.

Era una actividad sólo para poesía, pero vociferaron contra los jóvenes que nada tienen que ver con el gobierno y los cuales se identifican algunos como profeministas y otros, incluso, como críticos del gobierno. Se les repitió que era un evento de poesía, de poetas y escritores jóvenes, pero no entendieron al parecer el español en el que se les habló. En todo momento se dejó claro que el espacio estaba abierto a todas las expresiones alternativas al festival oficial, incluyendo acciones como las desarrolladas por este grupo, de demandar el derecho al aborto terapéutico para las mujeres a través de acciones artísticas.

La acción artística de los jóvenes escritores en Granada se complementó con el performance MENSAJE EN UNA BOTELLA, de la artista plástica estadounidense Jessica Hirst, que consistía en recolectar botellas plásticas vacías, se solicitaba a las personas que observaban a que escribieran poemas o pensamientos de amor al lago Cocibolca y luego se introducían en las botellas. Al final, cuando ya estuvo formado el mundo hecho de botellas plásticas con poemas dentro, se colocó temporalmente con luces intermitentes en el muelle.

Todas las iniciativas paralelas de este año son producto del Festival de Antipoesía desarrollado y organizado por quien suscribe este artículo, el año pasado, sin apoyo del gobierno ni de ningún tipo. Este evento abrió las puertas para que surgieran todas estas expresiones este año y las que surgirán en el futuro.

Para las actividades de este año se contó con el apoyo del Instituto Nicaragüense de Cultura, el Instituto Nicaragüense de Turismo, bajo la dirección de Doña Blanca Coronel, del Poeta Jymmy Obando, del Apoyo Cultural Noruego y de toda la población
de Granada.