• |
  • |

El conflicto de Nicaragua con Costa Rica por las pretensiones de esta última sobre el Río San Juan, ha contribuido a la sensibilización de la sociedad respecto de la unidad que debemos tener cuando se atenta contra la soberanía nacional y, por otro lado, para que los poderes del Estado, específicamente, el Ejecutivo, se interesen, aún más por el desarrollo del sureste de Nicaragua. La Ruta del Agua es el proyecto emblemático que ha logrado transformar gradualmente la infraestructura de la cabecera departamental, San Carlos, y de otros municipios como El Castillo y San Juan de Nicaragua. En este rincón paradisíaco, la construcción de la pista de aterrizaje contribuirá a que este olvidado municipio avance cualitativamente en su transformación.

Paralelamente la construcción de la carretera Acoyapa – San Carlos que unirá al departamento vía terrestre con el resto del país, constituye el eje central, la columna vertebral sobre el componente económico que desarrollará en los próximos años al departamento: el turismo. Sin embargo, existen situaciones estructurales, que deben ser atacadas y resueltas, de forma concreta, para desbrozar el camino lleno de obstáculos que frenan y frenarán en el futuro los objetivos y planes de desarrollo estratégicos. Uno de estos problemas estructurales de larga data es la falta de energía eléctrica.

Recientemente en una asamblea de trabajo con los ejecutivos nacionales del Instituto de Defensa del Consumidor y líderes de los barrios de San Carlos salieron a luz estos problemas estructurales. Respecto de la energía, existen poblados donde todavía el ocote, el candil y la candela constituyen los instrumentos del alumbrado. Gas Natural no ha invertido para nada en el desarrollo energético de Río San Juan. La carencia de energía eléctrica dificulta el desarrollo económico del departamento en el contexto del rubro turismo, ya que la falta del fluido eléctrico, impacta en hoteles, restaurantes, parques y, sobre todo, en la población en general, ya que, al fallar el fluido eléctrico, hay desabastecimiento del agua potable, lo cual es una catástrofe.

Además de lo anterior la población se encuentra en un estado de indefensión ya que las altas tarifas esquilman el bolsillo de los ciudadanos. En el mes de enero se contabilizaron más de 60 horas sin energía pero el recibo no varió en consumo y costo. Además intermitentes apagones que descomponen artefactos eléctricos como refrigeradoras, tostadoras, televisores, mantenedoras, son el pan nuestro de cada día.

En la reunión con los ejecutivos de INDEC se demostró la alteración de los recibos, el asalto, el robo de Gas Natural (DISSUR) a los usuarios del departamento de Río San Juan. ¿Coincidencias? ¿Irresponsabilidad de quienes leen el medidor? ¿Política de la empresa? La verdad es que respecto del tema de la energía la situación es sumamente difícil ya que a pesar de la multitudinaria avalancha de reclamos la empresa siempre está en lo correcto y los usuarios equivocados. La presencia de INE en San Carlos en un sueño de opio. Promover y desarrollar el turismo pasa, necesaria e indudablemente por la desaparición de este problema estratégico para avanzar en la calidad de vida y desarrollo del departamento. La inversión en este componente es fundamental.

Según algunos técnicos entendidos en la materia, uno de los problemas radica en la subestación, ubicada en el municipio de San Miguelito, la cual tiene más de 50 años de existencia. Paralelamente las líneas de transmisión y distribución están en las montañas (sic) a una distancia considerable de la carretera lo cual hace más ardua y difícil la labor de atención, mantenimiento y reparación de forma más expedita. Empresas grandes como la otrora, arrocera de “Palos Ralos” en Morrito, Palma Africana en El Castillo, que generan ingresos a las municipalidades deben tener energía estable. Se necesita por lo tanto convertir las líneas monofásicas en trifásicas desde San Miguelito a San Carlos y El Castillo.

Lo expuesto aquí es apenas una muestra de los graves problemas que tiene el departamento los cuales deben conocerse para buscar opciones y alternativas que permitan cumplir con los objetivos de desarrollo trazados. La inversión energética en el casco urbano, como en el interior del departamento, incluyendo el municipio más alejado, San Juan de Nicaragua, debe considerarse como una prioridad. No habrá desarrollo económico-turístico o agroindustrial sin inversión en energía eléctrica. El ejecutivo que tiene asiento en la junta directiva de Gas Natural, debe incidir de manera enérgica en el cumplimiento de los compromisos adquiridos por esta empresa cuando fue privatizada por el gobierno liberal de Alemán. Además, el gobierno debe explorar otras fuentes como la hidroeléctrica.
El diferendo con Costa Rica debe ser un referente de inversión y desarrollo del departamento, especialmente en el ámbito de la energía eléctrica u otras variables y alternativas. El tiempo ha llegado para Río San Juan marginado y aislado durante todo el tiempo de su existencia con la salvedad de los años 80. La construcción de la carretera, cuya fecha de inauguración está prevista para el mes de octubre de este año debe aglutinar armónicamente el resto de los componentes de desarrollo, principalmente la energía eléctrica. Realizar las adecuaciones fundamentales es una necesidad. Trasladar las torres de alta tensión lo más cerca de la carretera; transformar las líneas de transmisión y distribución monofásicas a trifásicas; la ampliación de la red hacia el interior del departamento; la reingeniería de la subestación de San Miguelito; la dotación de luminarias en las calles (otros asalto de Gas Natural); la contratación de personal capacitado, responsable y profesional para la lectura de los medidores (se supone que alteran la lecturas porque ganan comisión), deben ser las acciones y tareas a emprender para que de forma armónica , articulada y coherente, el departamento marche unificadamente en su desarrollo. Lo anterior es necesario para la presencia posterior de la comunicación por fibra óptica, telefonía convencional y celular, internet, y, sobre todo la eliminación completa y definitiva del problema de la falta de agua potable, problema muy sensible para la población.

La modernización y ajustes a los cambios actuales de un mundo globalizado constituyen un imperativo categórico para que la vecina del sur deje de ser el espejo de desarrollo socio económico y cultural en el cual los riosanjuaneños nos miramos a diario.

carlosmcorea@yahoo.es
San Carlos