• |
  • |

Generalmente la opinión publica escrita otorga una descripción de una situación, de un conflicto o de un personaje. En este caso el personaje es el jefe de Estado Libio, se ha vuelto muy conocido y popular gracias al trabajo orientador de la prensa comunicativa, que ve, escucha o lee una noticia. Todo emisor de opinión publica en temas de política, relaciones internacionales, historia, filosofía y religión que ensaye perfil político del personaje, debe con toda seguridad haber leído su libro “El Libro Verde”, compuesto de tres partes. Entre algunos libros viejos de lectura formativa necesaria en la década de los ochenta, para orientarse en temas de doctrina e ideología, encontré este ejemplar para colección y lo leí. La obra resulta como un manifiesto que ofrece un perfil cercano a la personalidad intelectual, cultural y política del autor. De su primera parte extraje ocho citas textuales definidas según el traductor de “Arab Revolutionary Press Tripoli- Al Jamahiriya.

La primera, referida al sistema de gobierno que dice: “cuando los votos de los electores se reparten entre un conjunto de candidatos, de los que uno de ellos obtienen más votos cada uno de los otros considerados individualmente” y seguido agrega una severa y realista crítica a los actuales sistemas democráticos y electorales de hoy. La segunda expresión sobre las asambleas parlamentarias expone: “las dictaduras más tiránicas que el mundo ha conocido se han establecido a la sombra de asambleas parlamentarias.” En su libro explica que el modelo parlamentario legislativo es una forma de gobierno mascarada de las actuales dictaduras modernas, las democracias occidentales de hoy. La tercera frase dedicada al partido dice: “Es la dictadura contemporánea, es el instrumento de gobierno de la dictadura actual ya que representa el poder de una fracción sobre el conjunto.” Debo anotar que cito textualmente la obra traducida, no conozco la lengua y tengo el favor ha haber leído la obra en su idioma y edición original, por lo que se debe tener en cuenta que las traducciones utilizan sus propias interpretaciones apropiadas a los modos de las lenguas de traducción. La cuarta expresión citada, tan conocida en nuestro país, trata sobre la “clase” y dice: “el sistema de poder de clases es el mismo sistema político de los partidos o el sistema político de las tribus…que una sociedad dominada por una clase, o un partido es finalmente lo mismo… poco a poco terminará teniendo las mismas contradicciones que la antigua sociedad” Las clase que destronan a otras clases opresoras terminan cometiendo los mismos errores. Sería sofocante despertar de una pesadilla en la cual los actuales sistemas de policía, defensa y de partidos del país, terminasen convirtiéndose en una nueva clase opresora.

La quinta frase a reflexionar se refiere a los referéndum: “Aquellos que dicen “sí” y aquellos que dicen “no” no expresan realmente su voluntad, sino que están amordazados en virtud del concepto de la democracia moderna y no les está permitido pronunciar más que una palabra “sí” o “no” Se trata del sistema represivo dictatorial máximo y más duro.” Al reflexionar el concepto de la voluntad democrática fuera de las dogmáticas constitucionales de los estados fieles al derecho positivo, cuestiona un grave problema de las “voluntades democráticas.” La sexta frase sobre los congresos populares y los comités amplía afirmando que: “Son el único medio de democracia popular…Todos los regímenes gubernamentales que prevalecen actualmente en el mundo no serán democráticos, mientras no hayan descubierto este modo” y expresa sin metáforas que el referéndum es un mecanismo electoral que camufla los sistemas electorales propios de los modelos parlamentarios elegidos democráticamente. La séptima argumentación ideológica-doctrinaria define la ley de la sociedad y define que: “La verdadera ley de cualquier sociedad es el uso o la religión; toda otra tentativa para encontrar la ley para cualquier sociedad al margen de estas dos fuentes, es no válida e ilógica.” Y el autor agrega un argumento con expresión de certeza y seguridad que: “Las constituciones no son la ley de la sociedad.” Colocando así los principios morales y éticos de la religión por encima de las normas jurídicas y los convencionalismos sociales que a su vez son impuestos por la religión. La octava nota literal que me llevó a redactar este ensayo opinión es el dedicado por el autor del libro verde a la “prensa” y afirma: “La prensa es un medio de expresión de la sociedad y no el medio de expresión de una persona física o jurídica. Entonces lógica y democráticamente; no puede ser de propiedad de uno o de otro.” Éste es un libro que en su primera parte refiere conceptos válidos y cuestionables en su época de edición y que aun en este tiempo afina con certeza los problemas actuales de la democracia y sus posibles soluciones. La obra es todo un manual instructivo ideológico, doctrinario y organizativo del pensamiento político, social y cultural del autor. El actual jefe de Estado de la República Libia, Muammar Al Gadhafi.

*Docente Universitario